Mujeres visibles, madres invisibles

Laura Gutman

Fragmento

Palabras preliminares

Las personas vivimos encerradas en nuestros dramas personales, creyendo que deberíamos encontrar una solución. Paradójicamente, esas supuestas soluciones no aparecerán si continuamos pensando aisladamente y desde un único punto de vista. Esa lente a través de la cual observamos —creyendo comprender el estado de las cosas— es el resultado de un sistema de ideas para adaptarnos a aquello que nos aconteció siendo niños. Es decir, no son buenas ni malas; simplemente nos sirvieron para sobrevivir del desamparo infantil. Recordemos, entonces, que nuestra visión suele ser acotada, fraccionada y relativa.

Por otra parte, las mujeres estamos atravesando una época especial, en plena crisis respecto a nuestra identidad. Quizá tendremos que asumir la reciente revalorización de la energía femenina integrada. Ojalá seamos capaces de abandonar el autoritarismo desgastado y las ideas preconcebidas del pasado y logremos saltar al vacío, aunque no sepamos qué es lo que nos espera del otro lado.

Desechar los prejuicios, dejar de repetir las mismas frases que hemos escuchado hasta el cansancio, atrevernos a pensar en libertad —cada uno a su manera y con el compromiso de hallar la concordancia con nuestras realidades internas— nos permitirá llegar a conclusiones, aciertos, propuestas y desafíos diferentes. Y de ese modo, elevar el pensamiento a favor de los intercambios amorosos con el propósito de generar más amor y compasión en nuestro entorno.

A diferencia de otros textos publicados —que necesitan el seguimiento teórico y el respeto de un cierto orden para abordar la complejidad de los conceptos—, en el presente libro, Mujeres visibles, madres invisibles, nos podemos permitir mayor libertad para leer. Esta es una selección de ideas, artículos, notas, pensamientos y anhelos publicados en diversas revistas entre 2005 y 2015 con el propósito de llegar al lector de un modo sencillo, pudiendo leer de atrás hacia adelante, o solo algunas partes, o como nos resulte útil o revelador.

Es mi deseo que las mujeres y los varones encontremos algunas pautas para desandar nuestros propios caminos —a veces autoritarios, prejuiciosos, amenazantes, sufrientes o lastimados— y asumamos la responsabilidad para conocernos más e interrogarnos más, a favor de quienes dependen de nuestro equilibrio emocional para su propio desarrollo.

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist