La reina de la distracción

Matlen Terry

Fragmento

La reina de la distracción

Prefacio

Desde hace veinte años tengo el placer de conocer a Terry Matlen de forma profesional y personal como su mentora y colega. La vi convertirse en una respetada e influyente autoridad en materia de adultos con tdah (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad), así como en una de los pocos expertos en Estados Unidos que entienden los particulares desafíos y experiencias de las mujeres que padecen dicho trastorno gracias a su pionero trabajo en la red, sus escritos, su trabajo con los medios, su afiliación a consejos de organizaciones nacionales de tdah, y a sus tutorías y presentaciones.

A nivel personal, Terry comparte con su audiencia, lectores y clientes sus propias experiencias con el tdah de manera sincera y generosa. Esta sabiduría y conocimiento profesionales configuran la totalidad de su trabajo y le permiten transmitir los matices y sutilezas de lo que significa ser una mujer con tdah: lejos de dar sólo consejos y fórmulas, el nuevo libro de Terry combina el gusto por la investigación con la comprensión de las vivencias íntimas de este grupo de mujeres.

Conocí a Terry mientras escribía mi libro Mujeres con trastornos por déficit de atención, que se publicó originalmente en 1995. Algunas mujeres con esta distintiva química cerebral y calidad de vida comentaron que, en el libro, pudieron ver sus experiencias más secretas reflejadas a detalle por primera vez; eso desató oleadas de emoción en las lectoras, así como un interés profesional por las mujeres comúnmente no diagnosticadas y que no se ajustaban al estereotipo de niños hiperactivos prevaleciente en aquel tiempo. Como psicoterapeuta, me enfoqué en lo que les pasa a las mujeres que no pueden cubrir ciertas expectativas de rol de género debido a sus obstáculos; de este modo exploré la vergüenza y la culpa resultantes, que además las alejan de sus fortalezas, sus sueños y una vida satisfactoria.

Con esta perspectiva leo todo lo que se escribe para y sobre las mujeres que padecen tdah. Usualmente los libros, artículos o presentaciones para este público se enfocan sólo en los síntomas externos o en estrategias que no tienen relación con la problemática real o que no consideran las emociones que se entretejen de forma tan íntima con las dificultades de padecer tdah. Por lo tanto, las mujeres en busca de ayuda terminan siendo víctimas de la frustración y el fracaso. El nuevo libro de Terry, La reina de la distracción, incluye las piezas que faltaban para conectar estrategias efectivas con lo que le pasa a las lectoras, a la vez que reconoce que utilizar estas estrategias es mucho más complejo que simplemente comprar una buena agenda o tomar medicinas.

Terry proporciona descripciones detalladas y soluciones en áreas de gran impacto para mujeres con tdah, tales como ir de compras, vestirse u ordenar la casa. A pesar de que identifica con claridad estos problemas, su texto no parece reprochar, avergonzar o estereotipar, sino que muestra un amplio respeto por la lucha de quienes sufren este trastorno. Terry afirma con relevancia que las mujeres con tdah no deben definirse a sí mismas a partir de los retos que enfrentan.

Terry presenta su libro con humor, mediante historias memorables y reales de mujeres con tdah, y con un tono cálido y agradable que ayuda a las mujeres a sentirse comprendidas y aceptadas. Su honestidad es en extremo terapéutica. Su franqueza impulsa a las mujeres que en secreto han vivido por mucho tiempo con tdah a aceptarse de la misma manera en que Terry aprendió a hacerlo; las lectoras logran alcanzar ese sentido de pertenencia y comprensión que les faltaba en su vida.

La reina de la distracción es amplio en cuanto a los puntos que toca, con una estructura bien organizada que permite a las mujeres diagnosticadas con tdah que lo lean con facilidad, lo asimilen y se identifiquen con su contenido. El libro va más allá de simples soluciones, definiciones, diagnósticos y estereotipos, y presenta una visión auténtica y acertada dotada de una postura fresca y original. La metáfora de triaje o clasificación que Terry utiliza en varias áreas de desafío, en cuanto al desorden, por ejemplo, es especialmente cautivadora e interesante y una forma útil de priorizar y realizar las acciones necesarias.

Ya sea que recientemente te hayan diagnosticado el trastorno o desde hace años, te recomiendo ampliamente que leas este libro de principio a fin. Después de eso, tenlo a la mano para consultarlo cuando necesites una buena consejera como Terry. De igual manera, ábrelo siempre que te sientas abrumada o vulnerable, cuando necesites un recordatorio, como todas necesitamos de vez en cuando, de que tus dificultades son reales, que se originan en tu cerebro, que no son resultado de tu carácter o de tus defectos, y de que hay una innumerable cantidad de mujeres que comparten este viaje contigo.

Sari Solden

Maestra en ciencias

Terapeuta matrimonial y familiar con licencia

La reina de la distracción

Agradecimientos

Este libro no habría sido posible sin Melisa Valentine y el equipo de New Harbinger Publications. Gracias por encontrarme y otorgarme su confianza. Muchas gracias también para mi asesora y editora, Jeannie Ballew de Edit Prose, quien ayudó a pulir mis palabras y estuvo conmigo en las buenas y en las malas; no podría haber hecho esto sin tus consejos de experta y tu cálido apoyo.

Quisiera también agradecer a Sari Solden, cuyo revolucionario trabajo en esta área me incitó a ponerme la meta de ayudar a otras mujeres con tdah. Siempre estaré agradecida por tu generosa motivación y apoyo.

También agradezco a quienes se me han acercado durante estos años para compartir sus historias, sus penas y sus éxitos. Todas ustedes me han enseñado mucho; son mi gran inspiración: ¡nunca pierdan la esperanza!

A mi querida madre, Helen Wachler, quien diario me decía cuán orgullosa estaba de mí mientras escribía este libro (¡incluso a mi edad!). Tuve la suerte de haber sido criada por una madre que alentó la creatividad y que me dijo que tendría éxito en lo que hiciese, sin importar mis calificaciones. Y a mi padrastro, Norman Wachler, por la estabilidad que le proporcionó a nuestra familia y la sabiduría que nos regaló por años.

A mis extraordinarias y maravillosas hijas, Kate y Mackenzie, gracias por ser las luces de mi camino. No hay palabras para expresarles mi amor. ¡Ustedes hacen que mi vida sea grandiosa!

Y para Jerry, mi queridísimo esposo, mi apoyo, mi mejor amigo y compañero de pesca, gracias por tu paciencia, tu respaldo, por confiar en mí y animarme durante el año que este libro me absorbió. Gracias por tu amor inquebrantable, tu capacidad para hacerme reír a carcajadas incluso des

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist