Libros de actividades para desafiar la curiosidad veraniega
Rebeldes con causa 3 min

Libros de actividades para desafiar la curiosidad veraniega

Los libros de actividades fomentan el desarrollo integral de chicos y chicas, abordando aspectos físicos, cognitivos, emocionales y sociales. Y, además, son una divertida manera de pasar el tiempo en las vacaciones de verano. Seguí leyendo para conocer nuestros recomendados.

EQUIPO PENGUIN KIDS

@penguinkidsar

Pasó diciembre. Pasó el trajín del cierre de la escuela y de cada una de las actividades de nuestros hijos e hijas. Pasaron las muestras y los brindis; los viajes de acá para allá, el apuro -con el cansancio del año acumulado. Pasaron las fiestas, la preparación de la comida para la cena, la búsqueda de regalos. Y de pronto: vacaciones. Por lo menos para los chicos.

Una vez que nuestros hijos e hijas se encuentran con todo ese tiempo libre, ese espacio mental vacante, esa libertad de horarios y de tiempos, suele haber un momento de confusión, de shock. ¿Qué hago ahora que no tengo horarios?, ¿ahora que dispongo de segundos y minutos, de horas y de días? Y si bien al principio la respuesta es una sonrisa y tirarse de espaldas sobre la cama y festejar, al rato suelen aparecer los primeros aburrimientos, los primeros ¿y ahora qué hago? ¿qué vamos a hacer después?, ¿y mañana?

Además de jugar, practicar algún deporte, encontrarse con amigos, cocinar juntos, leer novelas y cuentos, también existen grandes aliados para disfrutar durante las vacaciones de verano: los libros de actividades. Hay un montón de propuestas diferentes, para satisfacer los intereses de chicos y chicas según su edad y desarrollo. Porque en el verano ¡se puede seguir aprendiendo!

Te recomendamos

¿Sabías que los libros de actividades tienen muchos beneficios?

*Habilidades motoras finas: Muchas actividades en los libros, como colorear, recortar, pegar y escribir, ayudan a desarrollar la destreza y coordinación de las manos y los dedos.

*Desarrollo del lenguaje: Los libros de actividades a menudo incluyen instrucciones y preguntas que fomentan la comunicación verbal. Esto ayuda a desarrollar el vocabulario, la comprensión del lenguaje y la expresión oral.

*Habilidades cognitivas: Resolver rompecabezas, laberintos y juegos de asociación en los libros estimula el pensamiento lógico, la resolución de problemas y la capacidad de atención.

*Creatividad: Las actividades artísticas y creativas presentes en los libros permiten que los niños exploren su imaginación y expresen sus ideas de manera creativa.

*Desarrollo de la lectura: Libros de actividades que incluyen palabras y frases ayudan a los niños a desarrollar habilidades de lectura temprana, reconocimiento de letras y comprensión de texto.

*Conocimiento del entorno: Algunos libros de actividades están diseñados para enseñar conceptos específicos, como formas, colores, números o temas científicos.

*Coordinación mano-ojo: Muchas actividades, como unir puntos o seguir líneas con un lápiz, contribuyen al desarrollo de la coordinación mano-ojo, lo cual es esencial para diversas tareas en la vida diaria.

*Habilidades sociales: Algunas actividades promueven la colaboración, como juegos de mesa o actividades grupales, ayudando a desarrollar habilidades sociales como compartir, tomar turnos y trabajar en equipo.

*Autoestima: Completar actividades con éxito, ya sea resolver un problema o crear una obra de arte, contribuye al desarrollo de la autoestima y la confianza en sí mismos.

*Habilidades emocionales: Libros que abordan temas emocionales pueden ayudar a los niños a comprender y expresar sus propias emociones, así como a desarrollar empatía hacia los demás.

Te recomendamos tres de sus más famosas novelas de aventuras para compartir con tus hijos e hijas o para invitar a que las lean por sí mismos de la mano de la colección «Inolvidables», que presenta los clásicos imprescindibles de este autor en cuidadas ediciones actualizadas, ilustradas y adaptadas a lectores a partir de 9 años.

Esta es nuestra selección para que tus hijos e hijas disfruten este verano:

Dónde está Bluey

Bluey, la adorable e inagotable perrita de seis años que vive con su padre, su madre y su hermana, es la protagonista de una serie animada que es furor entre chicos y chicas. Y por suerte sus aventuras también se pueden encontrar en papel. Dónde está Bluey es un clásico libro de busca y encuentra, en el que Bluey, sus familiares, sus amigos y muchos objetos están escondidos y hay que encontrarlos. Estas propuestas ayudan a aumentar la concentración y la agudeza visual, desarrolla la memoria, amplía el vocabulario y estimula las capacidades intelectuales y sensoriales. 

Jugá con Lyna

La saga Una familia anormal, escrita por Lyna Vallejos, la youtuber y gamer argentina que tiene millones de seguidores, hizo que muchísimos chicos y chicas se volcaran a la lectura. Seguramente todos ellos van a adorar Jugá con Lyna, un libro de actividades en el que hay propuestas muy divertidas como escribir un cadáver exquisito, dibujar con los ojos cerrados y hasta se pueden encontrar recetas. Algunas actividades para completar invitan a reflexiones más profundas (por ejemplo, anotar diez elementos que les dejarías a los niños del futuro para que sepan qué usamos ahora; o pensar consejos para cuidar el ambiente). 

Pokémon Comictivity

Fanáticos y fanáticas de Pokémon van a encontrar dos cosas que aman en un solo libro: las historietas y los pasatiempos. En Pokémon Comictivity las páginas con comics llenos de acción se van intercalando con los laberintos, sopas de letras, enigmas y desafíos de dibujos y así podrán acompañar a Ash y a Goh a descubrir los secretos de la región Galar. Un libro que incluye lectura y que requiere altos niveles de atención, que están garantizados al tener una temática que tanto disfrutan chicos y chicas.

Mayor y menor para dibujar y jugar

Chanti creó la saga más tierna y divertida de los últimos tiempos, Mayor y menor (¡que este año cumplió su 20° aniversario!). Escenas de la vida cotidiana de una familia argentina están retratadas con humor, ingenio y dulzura por este genial historietista. A sus seguidores -los más antiguos y los nuevos- no puede faltarles Mayor y menor para dibujar y jugar, un libro para dibujar, imaginar, jugar con sus personajes favoritos y sumergirse en el mundo de la historieta. Una verdadera aventura creativa de la mano de Chanti

¡A disfrutar el verano aprovechando estos libros que, además de entretener y ayudar a que el tiempo transcurra, enseñan y alejan a los chicos de las pantallas! 

Más Populares

Más populares

Mayor y menor. Para dibujar y jugar
  • ¡En oferta!
  • Fuera de stock
Chanti
Mayor y menor. Para dibujar y jugar
9789500764872
 
En este libro vas a poder dibujar mucho, imaginar sin límites, jugar con tus personajes favoritos y sumergirte en el mundo de la historieta. ¡Bienvenidos a esta aventura creativa!
Fuera de stock
$ 8.799,00

Artículos relacionados

Una carta para la Franja de Gaza: de viaje por la memoria de un reportero de guerra
La situación entre Palestina e Israel sigue siendo extremadamente delicada, con intensos y devastadores enfrentamientos desde el 7 octubre de 2023, especialmente entre Israel y Hamas en Gaza, resultando en miles de muertes y desplazamientos masivos. Hoy, junio de 2024, ocho meses después de que estallará este nuevo episodio de violencia en la región (el último de una lucha muy duradera y sangrienta y que ha marcado la historia de Oriente Medio), la crisis humanitaria en la Franja de Gaza es severa, con una gran escasez de agua, alimentos y medicinas, y la comunidad internacional, incluida la ONU, ha pedido un alto el fuego con carácter inmediato​. Sin embargo, el final de esta guerra se antoja muy lejano. De hecho, la historia nos hace pensar en que es posible que nunca se alcance una paz duradera en la zona. Si echamos la vista atrás, veremos que estamos en un callejón sin salida: en el siguiente extracto, un texto que forma parte del libro autobiográfico «Lecciones de una vida en guerra» (Plaza & Janés), viajamos con el reportero de guerra y documentalista Hernán Zin a la Palestina del año 2006, adonde acudió para entender y arrojar luz sobre las zonas más oscuras de una guerra que parece no tener fin.
Una carta para la Franja de Gaza: de viaje por la memoria de un reportero de guerra
30 años de «Super 8»: Los Planetas y la banda sonora de una generación
«Super 8», el debut discográfico de Los Planetas, cumple treinta años este 13 de junio de 2024. Un sonido «noise-pop» tan distorsionado como fresco y unas letras donde las relaciones de desamor marcan el paso (y que con el tiempo se convertirían en característica seña de identidad de la banda de Granada) hicieron de este disco un hito generacional y un impulso determinante para el establecimiento del «indie» en España. Hoy, Los Planetas están de gira de celebración, tocando íntegramente esta ópera prima para dejar claro que pocos álbumes resisten el paso del tiempo con tanta solvencia; además, «Segundo premio», la película de Isaki Lacuesta que (no) narra la historia de la banda, sigue recibiendo miles de espectadores en las salas de cine (un apunte: Plaza & Janés acaba de publicar «La planta baja», un diario de rodaje en el que Alejandro Simón Partal narra la intrahistoria del filme). Al hilo de la efeméride y de este auge espontáneo de una banda imprescindible para entender la música alternativa en España, en LENGUA publicamos un extracto de la autobiografía «Cuatro millones de golpes» (Plaza & Janés, 2017), un texto en el que Eric Jiménez, el batería de la formación desde el segundo disco, relata sus primeros encuentros con los miembros fundadores de Los Planetas (cuando ni siquiera se hacían llamar así) y las sensaciones que tuvo cuando, hace ya tres décadas, se topó con aquella epifanía titulada «Super 8».
30 años de «Super 8»: Los Planetas y la banda sonora de una generación
Cristina Rivera Garza por Laura Fernández: el diálogo con Liliana que no termina, ni terminará
Ella quería que su hermana viajase. Que viajase todo lo que no pudo viajar. «Fue lo primero que le dije a mi editor inglés. Él quería saber qué había pensado para el libro, cuáles eran mis expectativas respecto a la edición inglesa. Y yo le contesté: "I want Liliana to go places". Que es como decir que quería que Liliana tuviera un futuro, que llegase lejos. Todo lo lejos que fuese posible. Porque ese ha sido mi compromiso con ella desde el principio». La que habla es Cristina Rivera Garza (Matamoros, Tamaulipas, México), que no podía imaginar, en esa reunión con su editor, la reunión que tuvo cuando la traducción de «El invencible verano de Liliana» (Random House) estuvo lista, que ese libro que contiene, y contendrá para siempre, a su hermana, que la invoca y la vuelve «real», la coloca junto al lector, que está con él mientras lee, ganaría el Premio Pulitzer. Algo, admite, inimaginable. «Sólo ha podido ocurrir porque el libro fue escrito originalmente en ambas lenguas, inglés y español», dice. Con un pie y un pedazo de su mente, esa mente siempre inquieta, siempre en busca de algo que devolver a la vida, que reinterpretar, algo a lo que darle el espacio que se le negó, en Estados Unidos y otro en México, la escritora ha hecho Historia, con mayúsculas, con un delicado y potente, valiosísimo artefacto que sirve de amuleto para nombrar aquello que no se nombra, y para permitir que exista, y así poder huir de él, o aprender a desactivarlo. Porque no puede lucharse contra el monstruo si nadie lo está viendo. Porque el monstruo —aquí, el feminicidio, que aún no era palabra cuando ocurrió, cuando le ocurrió a su hermana Liliana— no existe si no se le nombra. O, mejor dicho, existe, pero no hay forma de darle «caza» porque se esconde en otras «formas». «En inglés sigue sin existir una palabra para el feminicidio. No hacen más que traducirme mal cuando la digo. El feminicida es un simple "killer" para ellos. Y no es así. Si mi hermana hubiera tenido las herramientas que tenemos hoy, lo que ocurrió se podría haber evitado. Habríamos visto más de lo que vimos», dice. Lo que vieron, y lo que no, está dentro de ese libro que, además de un brillante, casi palpable —su lectura es por completo sensorial, las palabras producen imágenes a la manera de un poema que estuviese «pensando» mientras se escribe— ejercicio literario, una invocación de no personaje sino «alma» de ese personaje, un alguien real al que la escritura ama, y el lector «conoce»—, es un manual de detección de monstruos, o de ese tipo de monstruos. Aquí, Rivera Garza le cuenta a la periodista y escritora Laura Fernández cómo gestó su obra, pensando siempre en el otro.
Cristina Rivera Garza por Laura Fernández: el diálogo con Liliana que no termina, ni terminará
Añadido a tu lista de deseos