The Crazy Haacks y el espejo mágico (Serie The Crazy Haacks 5)

The Crazy Haacks

Fragmento

cap-1

imagen

Lo mejor de ser THE CRAZY HAACKS no es grabar videos. Ni hacer quedadas. Ni recibir un montón de cartas y regalos de FANS… Sin duda, lo MEJOR de lo MEJOR es que NUNCA nos aburrimos.

Incluso cuando el aburrimiento llama a nuestra puerta, nos libramos de él ideando un PLAN. Un PLAN SUPERMEGALOCO que convierte nuestro aburrimiento en el MOMENTO MÁS INOLVIDABLE DE NUESTRA VIDA.

Un momento, ¿he dicho que no nos aburrimos NUNCA?

¡Pues acabo de soltar una MENTIRA más grande que las hamburguesas que se come Hugo!

imagen

Y es que ahora mismo estoy MUY MUY MUY pero que MUY ABURRIDA.

¡Y completamente SOLA en la biblioteca!

imagen

Bueno…, sola del todo no. También está Raúl, pero no cuenta como compañía. Además, para variar, está castigado, ¡menuda sorpresa! Lo RARO sería que no lo estuviera: su estado natural es estar castigado. Bueno, en realidad ese es su estado natural la mitad del tiempo; la otra mitad está fastidiando a alguien. Y algo me dice que es capaz de hacer las dos cosas a la vez, así que cuanto más lo ignore, MEJOR.

Y no, yo no estoy castigada. De hecho, estoy en la biblioteca por todo lo contrario: soy la ÚNICA de la clase que ha aprobado el examen de arte sobre La Gioconda.

imagen

Pero ¿qué tipo de premio es que te manden a la biblioteca? Si hubiera suspendido no estaría mortalmente aburrida, ¡porque estaría CON EL RESTO DE MIS COMPAÑEROS haciendo el examen de recuperación! Además, los libros de la biblioteca son geniales, pero… ¡solo si sabes elegirlos bien!

imagenYo he escogido BLANCANIEVES Y LOS SIETE ENANITOS porque he pensado que si este cuento ha llegado a ser tan famoso, es porque es superguay y divertido. Pero no, está resultando ser UN ROLLAZO. ¿Un cuento de princesitas rescatadas por príncipes? ¡Venga ya! Pero si eso es del siglo pasado... ¡o del anterior!

imagen 

Cada vez estoy más aburrida y no sé qué hacer: si sigo así, me quedaré dormida de un momento a otro.

imagen

¡Ya está! ¿Cómo no se me ha ocurrido antes? Si yo fuese una niña NORMAL, estaría condenada al aburrimiento…, pero ¡soy una CRAZY! Y conozco a un inventor loco del futuro que es capaz de inventar los artilugios perfectos para no aburrirse JAMÁS. De hecho, uno de ellos está justo en mi bolsillo.

imagen

Es el reloj sin tiempo. Ayudamos a Klaus a fabricarlo juntando las piezas de distintos relojes creados a lo largo de la historia, y nos permite vernos con el inventor siempre que queramos, en una dimensión espaciotemporal creada a medida solo para nosotros. Así que tengo dos opciones:

1) Hacerle caso a mi hermano Mateo y no usar el reloj sin tiempo para no meterme en LÍOS, lo cual supone también arriesgarme a MORIR DE ABURRIMIENTO.imagen

2) No hacerle caso a Mateo y utilizar el reloj para contactar con KLAUS, lo que supone DIVERSIÓN ASEGURADA (y puede que algún lío sin importancia).

Creo que no hay ninguna duda, ¿no? Lo importante es NO MORIR, ¡ni siquiera de aburrimiento! Así que ¡vamos allá! ¡Contactando con Klaus!

Al instante, la persona que va a rescatarme del aburrimiento mortal aparece delante de mí.

Hallo, meine Freundin! ¿Me has llamado? ¿Qué necesitas?

—¡Hola, Klaus! Pues… Tengo que quedarme aquí en la biblioteca leyendo hasta que mis compañeros acaben el examen de arte… ¡Y me aburro! Este cuento está totalmente anticuado. ¿Se te ocurre algo para que sea más divertido? ¿Podrías cambiar la historia?

imagen

KLAUS me mira como si estuviera loca.

—¿Cambiar un cuento clásico taaan conocido? ¿Y del que se han hecho tantas películas? ¡IMPOSIBLE! Además, no puedo hacerles eso a los autores, los hermanos Grimm, que encima eran alemanes como yo. ¡Vaya sacrilegio!

—Klaus, porfi… —le ruego pestañeando y poniendo ojitos (nadie se resiste a esto)—. Si pudiste llevarnos a la época de Leonardo da Vinci para intentar cambiarle la sonrisa a la Gioconda, ¡esto no puede ser tan complicado!

imagen

Klaus se queda pensativo. Creo que tiene algunas dudas, pero ya hemos demostrado millones de veces que los hermanos HAACK somos capaces de CUALQUIER COSA, hasta de convencer a un inventor loco del futuro, para hacer realidad nuestras propias locuras.

—Klaus, ¿tienes algún invento para cambiar el cuento o no? —insisto cruzándome de brazos.

—Mmm… Daniela, cambiar el cuento no es posible, tendría TERRIBLES CONSECUENCIAS. ¿Te imaginas lo confusos que estarían millones de niños si les cambias la historia? ¿Y qué pasaría con todas las películas? ¿Ya no las podrían ver?

imagen

Tiene razón. Igual estoy pidiendo algo DEMASIADO loco.

—Pero, ahora que lo pienso…, ¿te valdría algún invento que sirviera para vivir el cuento a tu manera? —me propone Klaus.

—¿«A mi manera»? ¿«Vivirlo»? ¿Quieres decir que…?

—NATÜRLICH! —responde Klaus dándome UN ESPEJO de mano que se saca del bolsillo como por arte de magia.

—Esto… eeeh… No entiendo nada, Klaus. No es por dármelas de listilla como mi hermano Mateo, pero esto se llama ESPEJO, no «naturbicho» o como lo hayas llamado. ¡Y no me hace falta ningún espejo! A no ser que me digas que tengo mal el pelo…

imagen

Me miro en el espejo para comprobar si estoy despeinada. Yo no soy como mi hermano Hugo y quiero mi pelo PERFECTO. ¡No puedo volver a clase con mi peinado hecho un desastre!

imagen

—Pero, Klaus, ¡el espejo está roto! ¡Aquí no se ve nada!

—Nein, Daniela. Es un espejo, pero no uno cualquiera, sino un espejo mágico. Y no te preocupes por tu pelo, ¡está todo en orden!

—¿Mágico? ¿Qué quieres decir? —pregunto con mucho interés.

imagen

—Todo lo que se refleje en él se fusionará cuando aprietes este botón del mango —me responde señalando un pequeño botón—, así que solo tienes que colocarte delante del espejo con el cuento y os integraréis en cuestión de segundos.

—O sea, que si nos reflejamos el cuento y yo y aprieto el botón…, ¿se me quedará cara de libro?

—¡Ja, ja, ja! ¡Qué cosas tienes, Daniela! Cuando os reflejéis el cuento y tú, tú formarás parte del cuento y el cuento formará parte de ti. Así entrarás dentro de la historia y podrás cambiarla a tu gusto. ¿Qué te parece?

imagen 

—¡Me parece genial! Se va a enterar el príncipe ese de quién manda en el cuento…, y a la reina mala la voy a poner de sirvienta de BLANCANIEVES, ¡para que aprenda!

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist