Isadora Moon va a una fiesta de pijamas (Isadora Moon 8)

Harriet Muncaster

Fragmento

IsadoraMoonPijamas-5.xhtml

cap1.jpg

—¡Vamos a hacer una competición! —anunció la señorita Guinda a la clase, una mañana de primavera luminosa y llena de flores—. ¡Una competición de cocina! Va a ser como ese concurso que veis todos en la televisión: Bizcocho a las ocho.

—¡Oh! —exclamó Oliver—. ¡Me encanta ese programa!

—¡A mí también! —gritó Sashi entusiasmada—. ¡Lo veo todas las semanas!

—Los ganadores —continuó la señorita Guinda— conseguirán entradas para ir a la final del concurso. ¡Podréis estar entre el público y verlo en la vida real!

—¡Síííííí! —chilló Zoe a mi lado.

pag10.jpg

Todos en clase se pusieron a charlar animadamente. Bueno, todos menos yo. Nunca había oído hablar de Bizcocho a las ocho. Ni siquiera tengo tele.

Mi mamá es un hada, ya sabéis… Le encanta estar al aire libre y no puede comprender por qué a los humanos les gusta «sentarse delante de cajas con fotos que se mueven».

pag11.jpg

Aunque si tuviéramos tele, solo podría ver Bizcocho a las ocho cuando papá no estuviera en casa. Para él sería un programa de horror. Es un vampiro, y toda la comida que no es roja le parece asquerosa.

—Tenéis que poneros por parejas —dijo la señorita Guinda— ¡y hacer la tarta más impresionante que podáis! La pareja que haga la mejor tarta ganará las entradas. Tenéis todo el fin de semana para cocinar, y yo valoraré las tartas el lunes por la mañana.

—¡Síííííí! —chilló Zoe otra vez—. ¡Qué emocionante! Isadora, ¿serás mi pareja, verdad?

pag13.jpg

—¡Claro que sí! —respondí encantada. Zoe es mi mejor amiga, aparte de Pinky. Pinky era mi peluche favorito hasta que mamá le dio vida con su varita mágica.

—Tengo una idea —dijo Zoe—. ¿Por qué no vienes a mi casa el sábado? Podemos preparar la tarta y después hacer una fiesta de pijamas. ¡Será muy divertido! ¡Dormir en la misma habitación, contar historias de fantasmas y hacer un banquete secreto a medianoche!

pag13b.jpg

—Me encantaría —dije—. Nunca he ido a una fiesta de pijamas.

—Entonces le diré a mi madre que hable con la tuya después del colegio —dijo Zoe—. ¡Oh, va a ser tan divertido…! ¡Qué ganas tengo!

—Nosotros también vamos a tener una fiesta de pijamas —dijo Oliver, detrás de nosotras—. Bruno y yo vamos a hacer la mejor tarta del mundo.

pag14.jpg

—Va a ser un dinosaurio —añadió Bruno—. De color verde…

—¡Shhh! —dijo Oliver—. No les cuentes nuestro plan.

—¡Ay! Perdón —dijo Bruno, poniéndose rojo—. No va a ser un dinosaurio.

—No pasa nada —le tranquilizó Zoe—. No te preocupes. No os robaremos la idea. ¡Tenemos una mucho mejor!

—¿Ah, sí? —le pregunté mientras recogíamos nuestras cosas para volver a casa.

—Bueno —susurró Zoe—, todavía no. ¡PERO LA TENDREMOS!

estrellas.jpg

Isadora va a ir a una fiesta de pijamas —dijo mamá en el desayuno, esa noche. En nuestra casa hacemos dos desayunos, porque papá duerme de día y se despierta por la noche.

—¿Una fiesta de pijamas? —preguntó papá—. ¿Para qué?

—Para divertirse —dijo mamá—. Al parecer, a los humanos les gusta.

pag17.jpg

—Sí —asentí—. Mis amigos están siempre haciendo fiestas de pijamas. ¡Zoe dice que te quedas despierto toda la madrugada y haces un banquete a medianoche!

—¿Ah, sí? —preguntó papá, confuso—. Eso suena igual que mi vida normal —siguió bebiendo su zumo rojo con una pajita, haciendo un ruido horrible al sorber. Cuando terminó, se limpió la boca y dijo—: Los humanos son unas criaturas muy raras.

estrellas.jpg

Al día siguiente, pasé la tarde preparando mi bolsa para la fiesta de pijamas. No quería que se me olvidara nada. Metí mi pijama de murciélagos, mis zapatillas, mi almohada y mi saco de dormir de cuando nos fuimos de acampada.

—Creo que esto es todo —le dije a Pinky—. ¿Se te ocurre algo más?

pag19.jpg

pag20.jpg

Pinky señaló mi varita, que estaba en la mesita de noche. La cogí y la puse entre las cosas para llevar.

—¡Buena idea! —le dije—. Podemos usarla como linterna.

estrellas.jpg

Cuando terminé de hacer la bolsa, estaba un poco nerviosa.

—No te preocupes —dijo mamá—. Seguro que te lo pasas muy bien.

—Sí, seguro que sí —asentí con un hilo de voz.

Mientras nos acercábamos andando a la puerta de la casa de Zoe, de pronto ya no estaba nada segura querer ir.

—A lo mejor no debería quedarme a pasar la noche —murmuré—. Quizá podría estar solo algunas horas y que después vinieras a buscarme.

—Si tú quieres, sí —dijo mamá—. Pero me parece que, en cuanto veas a Zoe, vas a cambiar de opinión. ¿Y si le digo a papá que venga en su paseo nocturno a comprobar cómo estás? Puede esperarte en el jardín de Zoe y, si sigues despierta a medianoche, te asomas a la ventana y le saludas para que sepa que e

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist