El autor británico Roald Dahl, con su desbordante imaginación y su prodigiosa escritura, cambió para siempre el concepto de literatura infantil.