¡Un equipo amazing!

Sofía Surferss

Fragmento

cap-1

CAPÍTULO 1

—¡Vamos, Sofía! ¡Que nos vamos sin ti, ¿eh?! —me dice mi padre por el portero automático—. ¡Ya estamos todos en el coche!

—¡Ya bajo! ¡Esperaaadme! ¡No os marchéis sin mí! —respondo—. Es que no encuentro la parte de arriba del biquini... ¡Cinco minutos, plis!

01.tif

En cuanto cuelgo, salgo disparada hacia mi habitación. «Si lo tenía encima de la cama...», pienso. Nada más entrar en ella se me enciende la bombilla: «¡Hela y Zito!» Y es que, justo cuando me estaba vistiendo, han entrado, se han subido a mi cama, se han hecho un ovillo y se han puesto a... dormir, of course! ¿Sabéis que los gatos se pasan un 70 por ciento del día durmiendo? 1f632.tif Pues nada, a ellos directa que he ido y, en efecto, debajo de sus peludos y mulliditos cuerpos he visto que se asomaba la tira de atar de mi biquini favorito. He tirado de ella y ¡ni se han inmutado! La he metido en la mochila y he bajado corriendo a la calle como alma que lleva el diablo: ¡no me quiero quedar en tierra!

Me monto en el coche con el corazón a mil por hora. El abrazo que me da Enzo en cuanto me siento a su lado hace que se me pase el agobio —es tan tan dulce mi hermanito 1f607.tif— y en cero coma ya tengo la mente puesta en lo bien que lo vamos a pasar haciendo windsurf. ¡¡¡Nos encanta!!! Vamos muchos domingos y hasta formamos parte de un club.

02.tif

En el trayecto en coche mis padres se apiadan de Lola y de mí y nos dejan escuchar una de las playlists que crea mi famosa hermanita. ¡Qué suerte tengo de tenerla y de compartir tantos gustos con ella! Pues eso, que mientras vamos a la playa escuchamos canciones de Paolo Londra, Lunay, Daddy Yankee, Bad Bunny, J Balvin, El Guincho... Las caras de mis padres no tienen desperdicio..., pero, bueno, somos una familia democrática y seguro que a la vuelta nos toca ir oyendo las canciones de los noventa que les gustan a ellos o, peor aún, ¡los Cuentacuentos de Enzo!

Como al igual que todos los de mi generación, soy multitask, mientras suena la música voy hablando por WhatsApp con Las Chamaritas. ¿Que cuál es el tema de conversación? ¡El viaje a Nueva York! Últimamente no hablamos de otra cosa. Es que está a la vuelta de la esquina: quedan siete días para que cojamos un avión rumbo a la ciudad de los rascacielos. Es el premio que recibimos cuando ganamos la competición amistosa de gimnasia rítmica. Estaremos allí una semana entera y estamos superemocionadas.

Sofía

¡Ey, Chamaritas! ¿Cómo van esos nervios? ¿Ya sabéis lo que os vais a llevar?

Anna

Yo aún no... tristeza.tif ¿Hace frío en Nueva York en septiembre?

María

Yo me estoy haciendo una lista... Ya llevo dos páginas sonrisa.tif

Laia

Yo estoy histérica... Esta noche hasta he soñado que cuando estábamos en lo alto del Empire State aparecía King Kong y se me llevaba...

Rita

Por si aparece ese gigantesco gorila, yo echaría alguna arma en la mochila.

Vera

¡Ja, ja, ja! ¡¡Tú y tus rimas, Rita!! Estad tranquilas, Chamaritas, ya veréis lo bien que nos lo vamos a pasar. Y por lo de la maleta no os preocupéis, lo que le falte a una lo tendrá la otra y, si no, siempre lo podremos comprar. Don’t worry!

Sofía

Ay, sí... ¡¡Qué alegría!!

Mis amigas siguen chateando, pero yo paro porque ya hemos llegado a la playa.

Estoy haciendo grandes progresos con el windsurf. Ya consigo estar más tiempo sobre la tabla, por lo que cada vez hago más honor a mi nombre: ¡Sofía Surferss! Eso sí, acabo muerta; tanto que, al montarme en el coche para regresar a casa, creí estar alucinando porque veía cómo por el cuello de la camiseta para protegerse del sol que mi padre aún llevaba puesta aparecía y desaparecía algo chiquitín de color rojo... «Debe de ser un espejismo por el cansancio», me dije. Ese fue mi pensamiento hasta que, de pronto, mi padre salió como una bala del coche y se quitó la camiseta. Fue entonces cuando vimos cómo un cangrejito se aferraba con sus pinzas a ella. 1f980.tif ¡Qué gracia! Es lo que tienen los revolcones con las olas cerca de la orilla... Mi padre, riendo como todos, lo ha desenganchado y lo ha llevado de nuevo a la playa: es, como toda mi familia, un amante de los animales. ¡Alegría!

03.tif

En cuanto llegamos a casa y después de ducharnos, Lola y yo nos vamos a su habitación a grabar un tiktok con una canción de Rosalía Con altura. Nos queda superchulo y en cuanto lo cuelgo recibo miles de likes. Me pongo contentísima. Y también me pongo contentísima cuando suena mi móvil y veo que es Pablo, mi chico, que me llama por FaceTime:

04.tif

—Hola, Sofía, ¿te pillo en buen momento? ¿Puedes hablar?

—Contigo, siempre...

—Nada, solo es para decirte que estoy agotado del partido de fútbol de hoy y...

—Es normal después de meter tres goles.

—Supongo…, pero la verdad es que ha sido un partido muy duro. Pues nada, que me voy ya a la cama y quería desearte buenas noches. Te quiero.

—Buenas noches, amore!

Después de la llamada y antes de cenar, navego por internet para buscar cosas sobre Nueva York. Es gracioso porque, aunque nunca haya estado allí, todo me resulta familiar por el montón de películas, series, vídeos musicales... que se han rodado en esa ciudad. Que me resulte familiar no quiere decir que solo con pensar que voy a estar allí en una semana no se me ponga la piel de gallina: es un sueño hecho realidad o, como dirían allí, a dream come true! guio.tif

—¡A cenar, Sofía! —me avisa mi padre.

—Ya voooy —contesto. Pero antes de ir al comedor, aprovecho para enviar un wasap a Las Chamaritas:

Sofía

Chamaritas, ¿quién va a llevar plancha para el pelo?

Natalia

¡Yo! 1f64b-1f3fc.tif Aunque no sé si me va a caber en la maleta con todo el cargamento de tila que voy a llevar. ¡Tía, me da pánico volar!

Sofía

Ánimo, que merecerá la pena. Y son solo unas horitas.

Natalia

¿Unas horitas? ¡¡¡Son más de ocho!!

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist