Recetas de fiesta (Webos Fritos)

Susana Pérez
Jesús Cerezo

Fragmento

cap-1

PRÓLOGO

Abrir las puertas de tu casa para recibir a tu familia o amigos en días especiales es una de las cosas más agradables que hay, un placer en tiempos en los que muchas veces cedemos a la tentación de organizar el plan fuera de casa para evitarnos el jaleo que se forma en casa del anfitrión.

Pensar en cómo vas a organizar tu casa y tu comida e intentar agradar a tu gente dice mucho de cuánto y cómo los quieres. Alrededor de una mesa y de una buena cocina se ponen en marcha muchas cosas: risas y complicidad con unos buenos amigos o una memoria con mil sabores compartidos en cada reunión año tras año si es tu familia a la que reúnes.

En este libro te propongo un montón de ideas: cómo organizarte con los preparativos; unas cuantas recetas de los tan socorridos aperitivos; unos buenos primeros; segundos con carnes, pescados o mariscos; postres sencillos y deliciosos; y por si tienes familia alojada en casa unos días entre fiesta y fiesta también te ofrezco soluciones para meriendas y desayunos, ya que cuando se termina de cenar parece imposible que al día siguiente se pueda desayunar con verdadero entusiasmo, pero lo cierto es que un rico desayuno desaparece casi antes de ponerlo...

Tampoco he querido pasar por alto, para esos días en los que te juntas con más comensales y se cocina en mayor cantidad, eso que tan bien he aprendido de mi madre a lo largo de los años: hacer del aprovechamiento de las sobras un verdadero arte, y conseguir superar al plato del que proceden con muy poco esfuerzo.

También se ha puesto muy de moda que para las reuniones festivas cada comensal aporte uno de los platos; espero que las secciones Aperitivos y Postres te sean especialmente útiles. Muchos encuentros de este tipo acaban siendo estupendos concursos en los que todos se implican y se vota el mejor plato, ¿serás tú el siguiente ganador?

Cada libro es un nuevo y apasionante reto. Quiero que las recetas de estas páginas y las imágenes de mi fotógrafo te acompañen año tras año como fieles ayudantes en tu cocina, haciéndote mucho más sencilla la confección y puesta en escena de lo que tus invitados van a tomar.

Ahora soy yo la que te abro las puertas de mi casa, me quito el delantal y me siento contigo a disfrutar. ¡Gracias una vez más, gracias!

Han pasado seis años desde que escribí este prólogo y en este último año una pandemia ha llenado nuestros días de tristeza y preocupación. Quiero pensar que, cuando tengas este libro en tus manos, tú y tu familia estaréis bien y con el deseo más fuerte que nunca de compartir momentos especiales y cosas ricas para comer. Hoy quiero tener un recuerdo especial para las ausencias que siempre hay en un mesa, pero déjame brindar contigo por la salud y la vida, por ti y por todos.

Octubre de 2021

cap-2

PREPARATIVOS

Planifica

Por fácil que vaya a ser tu menú si dedicas un poco de tiempo a planificarlo estarás menos estresado. Compra con antelación los ingredientes no perecederos, los congelados o los que vayas a congelar, y deja para los últimos días lo estrictamente necesario. Así, en cuanto tengas todo comprado podrás elaborarlo con rapidez y seguridad.

Piensa

En los platos que van a componer tu menú, en el presupuesto de que dispones, en si algún invitado tiene alguna peculiaridad o intolerancia en su alimentación. Valora los procesos que puedes tener adelantados, como una buena salsa que acompañará a un carne, o una masa quebrada que puede esperar en el congelador a convertirse en un delicioso pastel salado.

Buenos ingredientes

Busca siempre lo mejor dentro de tu presupuesto, y fíjate que digo ingredientes buenos, que no caros: es preferible una buena patata a un mal pescado.

Mimo

Por sencillo que sea el plato, una mesa preparada con cuidado lo ensalza. No hay que buscar la decoración más cara o incluso no hace falta comprar nada, pero hay que poner nuestras mejores galas, sean las que sean. Luego hay que lavar y planchar, pero eso será después. ¡No se te olvide comprobar un par de días antes el estado de tu menaje!

Los experimentos, con gaseosa

¡Y en otras fechas, claro! No es aconsejable en ocasiones especiales como estas preparar platos que no hayas probado a hacer antes. Suele pasar que llegue el fracaso en un detalle tonto, no tengas capacidad de respuesta y haya que salir a la mesa con el pánico del “he metido la pata”.

Dosifícate

Este punto es muy importante: si para cuando llegan todos tus invitados ya estás cansadísimo, no disfrutarás igual. Por complicado que sea un plato, no es más que una puesta en escena. Si entrenas con anterioridad no habrá plato que se te resista.

Confianza

Con todo lo anterior, más confianza, temple y cierta dosis de valentía por si hay que corregir sobre la marcha algún aspecto de la receta, puedes triunfar en la cocina. Nadie tiene mejores manos que nadie: todos podemos hacer cosas ricas con un nivel de dificultad medio.

Nota. Todas las cantidades de este libro están expresadas en gramos. Me parece mucho más cómodo pesar todo en la báscula que medir los líquidos y pesar los sólidos por separado.

imagen

cap-3

imagen

 

imagen

 

MESA CLÁSICA

• Planifica un poco tu espacio. Cada comensal ocupa unos 60 cm en la mesa. Estos son números ideales, porque si la compañía es estupenda no pasa nada por estar un poco apretados.

• Pon un muletón debajo del mantel: le dará prestancia a tu mesa.

• El mantel debe colgar por cada lado unos 40 cm aproximadamente.

• Coloca la servilleta a la izquierda del plato, nunca dentro de la copa.

• Los tenedores se ponen a la izquierda, y los cuchillos —con el filo hacia dentro— y las cucharas, a la derecha. Si hay utensilios especiales se colocan a la derecha, y puestos de fuera hacia dentro en el orden en que hayan de ser utilizados.

• Los cubiertos de postre se colocan delante del plato con los mangos orientados a la mano con la que se deban coger.

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist