SKUAD. La historia de nuestras vidas

Salva

Fragmento

cap-1

1

ANTES QUE NADA, ME PRESENTO

No sé muy bien cómo empezar a escribir este libro, la verdad. Os prometo que en el colegio se me daba genial redactar, pero ahora es como que siento la necesidad de contaros una historia, de explicaros algo que no sepáis sobre mí. Para ello empezaré por el principio, por lo básico y sencillo. Hola, ¿cómo estáis? Soy yo, SALVA, un chico normal, pero antes de ser un youtuber conocido también era un chico normal, de verdad: con mis miedos y con mis inseguridades, como todos los chavales de mi edad. De pequeño quería ser comentarista deportivo como los de la tele, ¿os imagináis? Era tan flipado que mientras jugaba al FIFA con mis amigos, o incluso yo solo, me ponía a retransmitir las jugadas que veía en la pantalla del televisor. De verdad, os juro que no destacaba especialmente, era uno más en mi instituto, uno más en mi barrio y uno más en mi ciudad: Málaga. Bueno, en realidad era casi normal, tengo una tara que conoce poca gente: odio profundamente los ascensores, los odio con todas mis fuerzas, no soporto estar ahí encerrado pendiente de un hilo. Pero no soy un hater, también adoro a los gatos, he tenido varios, y a mi amado Harry Potter, soy tan flipado que por eso llevo un tatuaje en mi brazo derecho sobre Las Reliquias de la Muerte. ME LLAMO SALVADOR, como mi padre y como mi abuelo (y seguramente como todos mis antepasados, supongo que la originalidad no es el fuerte de mi familia), pero todos mis amigos me llamaban SALVA y todos mis seguidores, que son como mis amigos, también. Es el tipo de cosas que nunca he querido que cambien, aunque a veces los cambios llegan sin que tú puedas evitarlos o provocarlos.

Sí, mi vida cambió por completo gracias a YouTube, pero no porque yo lo buscase, sino porque algo especial me encontró, no sabría definirlo con palabras, es una sensación de que de repente empiezas a conectar con un montón de gente que no te conoce de nada, que PUEDES SER TÚ MISMO, reírte de tonterías y hacer un poco el payaso. Me considero un chico afortunado, mi vida es mi trabajo y mi trabajo es divertirme con mis amigos. Podría sucederte a ti también, de verdad, solo tienes que pensar en ser tú mismo, en hacer todas las cosas que te gustaría hacer cuando eras pequeño, divertirte mucho mientras lo grabas con tu cámara y después compartirlo con todo el mundo. Y trabajar duro cada día, eso sí, que nadie se olvide de que hay mucho esfuerzo y trabajo detrás de lo que hacemos los youtubers. Transmitir felicidad engancha y ver a otros felices sé que también puede ayudar a mucha gente a sentirse algo mejor.

Todas esas cosas no las sabía hace pocos años, tampoco las imaginaba. Si alguien me hubiese explicado que acabaría siendo conocido, no lo hubiera creído. Como os decía yo era un chico normal y corriente que una buena tarde decidió subir un vídeo a YouTube. Evidentemente, ese vídeo no marcó la diferencia. Ni el segundo, ni el tercero. Mis compañeros de instituto tampoco entendían muy bien qué pretendía con aquello de grabar vídeos y colgarlos en YouTube. Y os juro que intenté explicarlo mil y una veces, pero siempre que me veían trabajando, teníamos la misma conversación:

—SALVA, tío, deja un poquito el ordenador, que te vas a quedar ciego.

—¡Eso lo dices porque no has jugado al CLASH ROYALE, Daniel!

—¿Qué es eso, tío? Déjate de juegos que tenemos examen mañana por la mañana y la vas a liar...

—La que estoy liando en el Clash sí que es importante.

—Tío, si se pudiera vivir de jugar a estas cosas serías multimillonario, pero de momento tenemos que estudiar algo para no acabar en el paro.

—Tío, igual te equivocas, igual algún día me puedo ganar la vida jugando a la consola.

—Mira, yo creo que prefiero seguir estudiando, y tú deberías hacer lo mismo, que no quiero que repitas curso y dejar de vernos...

Mi colega DANIEL me quería bien y se preocupaba, pero le costaba disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, como jugar. Pero bueno, ojalá pudiera viajar al pasado a revivir esa discusión y alguna otra para reírme de mí mismo. QUÉ MAL LO PASABA CUANDO ME TENÍA QUE PONER A CLAVAR CODOS y en mi cabeza solo se me ocurrían nuevas formas de jugar. Yo sabía internamente que tenía razón, que algún día, tarde o temprano, podría vivir de lo que realmente me gustaba. Call of Duty, Clash of Clans y Clash Royale, quizá fue realmente con ellos donde empezó todo.

SKAUD_ilustracio%cc%81n%20N%c2%ba%2001.tif

Mis primeros vídeos eran lo más cutre que te podías encontrar en internet, espero que nunca nadie dé con ellos, ¡QUÉ VERGÜENZA! Apenas tenía quince años y grababa la tele con el móvil mientras jugaba al Call of Duty y comentaba mis jugadas con la voz más niño-rata que os podáis imaginar. Pero a pesar de los comentarios negativos y las críticas destructivas que me llegaban, así es internet, nunca me desvié de mi camino y poco a poco fui mejorando y subiendo mejor contenido hasta llegar a donde estoy. Un consejo: nunca os dejéis asustar por lo que piensen de vosotros, con el tiempo todo el mundo mejora en todo lo que se proponga; si no me creéis, probadlo. Yo antes era una persona tímida e insegura, y a fuerza de exponerme cada semana y soportar las críticas me convertí en alguien muy seguro de mí mismo. Vamos, gracias a vosotros, ahora soy una versión mejorada de mí mismo. Pero como de lo que se trata es de ir superándose, sé que cada día que pasa soy un poco mejor que el anterior.

cap-2

2

Y ASÍ FUE COMO CONOCÍ A LOGAN

Pero en esta historia que os voy a contar, por supuesto, no estoy solo. Estoy con mis colegas de la SKUAD. Si os he dicho que YouTube y los videojuegos me han dado las cosas que más quiero en mi vida, no exagero en absoluto. Mis amigos, que son casi mi familia, ¿qué os voy a contar?, también salen de ahí, ¡faltaría más! A veces tenemos la idea equivocada de que conocer gente a través de internet no es lo mismo que conocerlos en persona en tu colegio o en tu barrio; la gente mayor, además, cree que las amistades surgidas en la red tienen menos peso o menos valor, o que pueden acabarse en cualquier momento. Por esa época, antes de ser youtuber, tenía un buen amigo llamado Daniel, ya lo he mencionado al principio. ÉRAMOS UÑA Y CARNE, nos pasábamos todo el día juntos, pero a él lo de YouTube no le interesaba en absoluto, supongo que eso fue lo que nos hizo ir distanciándonos poco a poco... Así que puedo deciros, que en mi caso, los amigos y las amigas que me han ido apareciendo en la vida gracias a mi trabajo son tan auténticos como si me los hubieran presentado de fiesta o en la playa.

Y aquí viene información sobre mi pasado: si no lo sabíais, mi anterior canal, —que abrí para grabar vídeos con mi hermano—, estaba completamente dedicado a los juegos que os he comentado antes, y fue en él donde, gracias a un vídeo sobre cómo conseguir gemas gratis en el Clash, me convertí en una celebridad. Era un vídeo que nunca pensé que me iba a reportar grandes cosas, pero me equivocaba por completo: fue colgarlo y... al estrellato absoluto, chavales. Así que

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist