Te lo digo por tu bien

Agustina Cabaleiro

Fragmento

Primero lo primero: acerca de mí y de este libro

Si llegaste a este libro por seguirme en redes sabés que lo mío es armar outfits para cualquier ocasión, bebotear en stories, crear contenido del bien, compartir marcas de ropa con diversidad de talles, militar el body positive y, en general, la libertad. Quizá te sentís bastante cómoda con tu cuerpo (alta suertuda, amiga) pero si no es así, esperá a leer un poco más: es mágico aprender a mirarte con otros ojos.

Hace unos años, cuando empecé a subir a mi cuenta @onlinemami_ más fotos mías y menos de objetos y paisajes, no conocía el concepto de amor propio ni el de activismo gordo; era una piba más que subía a las redes lo que comía, la ropa que se ponía y las fotos en bikini que se sacaba, igual que todas. La diferencia era que lo hacía con un cuerpo gordo.

Me di cuenta de que a mis primeras seguidoras les gustaba (y de alguna manera también las ayudaba) ver a una chica gorda viviendo la vida como cualquier piba: como si no fuera gorda (como si por gorda no calificara como piba, pero eso lo vamos a hablar en un toque). Porque, sin que yo me lo propusiera, entendieron que ellas también podían ser pibas que vivieran su vida tranquilas con un cuerpo gordo.

A las mujeres gordas siempre nos negaron la entrada a ciertos espacios, pero intentar ocuparlos igual con un cuerpo que, literalmente, ocupa más espacio físico, pareció el acto de rebeldía más valiente de todos. Yo creía que estaba subiendo una foto en bikini nomás.

Pero no te creas que siempre tuve una relación tan amistosa con mi cuerpo. De hecho, hasta no hace mucho, siguieron apareciendo en mi cabeza pensamientos intrusivos con ideas y motivos para adelgazar. Es más, confieso que todavía, a veces, aparecen. Cuesta mucho sacarse el chip de que ser gorda es sinónimo de ser fea, insalubre, de todo lo que está mal. Un poco sobre esa transición entre querer ser invisible y sentirme merecedora del espacio que ocupo (literal y figurado) trata este libro. Obvio que si no hubiera atravesado el proceso de dejar de odiar mi cuerpo, si no me sintiera orgullosa de mí, no me podría haber sentado a escribirlo. Pero, aunque vas a encontrar tips de autoestima y tal, este no es un libro de autosuperación. La idea no es hablar solo de mí (ni solo yo, pero eso es sorpresa), sino que mis vivencias sirvan de disparador para pensar en la experiencia común de ser las hijas y las nietas gordas del siglo XX, que están rompiendo el paradigma de la gordura vista como algo malo.

Voy a hablar, obvio subjetivamente, de experiencias irrefutables; de lo que viví y aprendí en 27 años de habitar un cuerpo gordo, y en estos cortos pero intensos de hacer @onlinemami_, durante los cuales muchas chicas —más jóvenes y más grandes— me han dicho: “Gracias a vos me animé a ponerme una pollera”. O que dejaron de odiar sus estrías, de vivir contando calorías y de evitar viajes o eventos porque el dresscode exigía un traje de baño.

La #OnlineArmy me recuerda todos los días por DM que era necesario hacer este libro que escribí pensando en lo que me habría servido leer de piba. El libro para la nena sufriendo en los probadores, la quinceañera en el nutricionista, la piba con vergüenza en la playa y la adulta que no se anima a sacarse la remera cuando está por coger con alguien.

Antes de que empieces a leer, quiero contarte lo que NO vas a encontrar acá. Dichos como: “Las apariencias no importan”, “la vida es hermosa” o “lo que importa es lo de adentro”. Todas frases que probablemente fueron inventadas por gente muy linda y seguramente muy flaca. Acá no vamos a dar vueltas: si las apariencias no importaran, nos habríamos ahorrado muchísimos problemas a lo largo de la historia de la humanidad. Y en este contexto patriarcal en el que vivimos, de todas las apariencias posibles de una persona, ser gorda parece LO PEOR que podemos ser.

Algo que pasa cuando hablás particularmente de la experiencia de ser gorda, que es muy distinta a la de ser mujer y no ser gorda, es que hay mucha data dando vueltas en tu cabeza. Muchas cositas que sabés porque las viviste a lo largo de tu vida, pero que quizás nunca nombraste en voz alta. Cosas que te pasan y que tu cabeza entiende que tienen que ver con tu cuerpo, pero al no hablarlas ni compartirlas con nadie se estancan en tu cerebro, como un obstáculo más de la vida a la que supuestamente estamos destinadas por tener el cuerpo que tenemos.

Como gordas, hay un montón de experiencias que nos agrupan y que son universales para todas. A TODAS o casi todas nos pasaron las cosas que voy a contar en este libro. Cambiando el momento de la historia, la locación y los personajes, todas vivimos la misma película. Una donde nunca somos protagonistas ni felices ni exitosas. Una donde quien nos gusta no nos da bola o si nos da bola es porque “supo ver más allá de nuestro físico” (cringe). Y aunque todas recontra vivimos esta peli, no lo hablamos entre nosotras sino que atravesamos estas experiencias en silencio. Porque ser gorda está tan mal que decidimos ignorar el tema por completo, haciendo de cuenta que no existimos y escapando de nombrarnos como tales. ¿Y todo eso que vivís justamente por ser gorda? Ni idea de qué estás hablando, cambiemos de tema…

Con este libro te propongo todo lo contrario: hablar de lo que nos pasa para entender por qué nos pasa. Para darle palabras y validez a eso que sentimos en soledad. Y te aviso: vas a leer mucho la palabra “gorda”. Sí, GORDA. No “rellenita” ni “grandota”, ni otro sinónimo sin sentido para escaparle a una palabra que nos da miedo decir. Vas a leer mucho la palabra “gorda”, porque uno de mis objetivos al escribir esto es que pierdas el miedo a decirla en voz alta. Porque ser gorda no está mal ni es un insulto: es tan solo otro de los tantos adjetivos que, quizás, te describen a vos. Gorda. La vas a leer tantas veces a lo largo de estas páginas que, quién te dice, terminás amigada con la palabra que siempre nos hizo correr un frío por la espalda. Gorda. Ya casi suena mejor, ¿no?

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist