Cuentos para entender el mundo 3

Eloy Moreno

Fragmento

cuentos-vol3

Cuentos_ilustracio_ESTRELLAS_byn

Allá por el 2014 inicié un pequeño proyecto que consistía en dar a conocer todos esos cuentos populares que se han ido perdiendo con el paso del tiempo. Cuentos que en unas pocas palabras son capaces de ayudarnos a entender el mundo.

Hace un tiempo publicamos una edición especial del primer y segundo volumen, y ahora tengo el placer de presentar esta nueva edición del tercero, completando así toda la colección. Es especial porque llega en un formato precioso, de coleccionista, y porque incluye un cuento nuevo y muchas ilustraciones inéditas de mi querido Pablo Zerda.

Pero, sobre todo, es especial porque esta nueva edición significa que todos estos cuentos se están leyendo, compartiendo, viviendo… Estamos recuperando la ilusión por contar pequeñas historias con grandes metáforas.

Como siempre he dicho, estos cuentos no son míos, porque ni en mil vidas yo podría escribir algo tan bonito. Lo único que he hecho ha sido adaptarlos a los tiempos que corren. He adaptado el lenguaje, los personajes, las historias, los escenarios… Pero si de algo me siento orgulloso es de haberlos recopilado para que nunca caigan en el olvido y así puedan seguir transmitiéndose de generación en generación.

He comentado muchas veces que estos cuentos no tienen edad, son tanto para pequeños como para adultos, en definitiva, para todos aquellos que siguen siendo niños aunque los adultos les obliguen a disimularlo.

Aprovecho para agradecer a mi compañero y amigo, Pablo Zerda, por las ilustraciones que acompañan a cada uno de los cuentos. Llevamos muchos años trabajando juntos y siempre ha sabido plasmar en imágenes la esencia de cada historia.

Agradecer también a todos los docentes que han propuesto como lectura en tantos y tantos centros educativos estos Cuentos para entender el mundo, pues estáis animando a que nuevas generaciones sigan transmitiéndolos.

Y por último daros las gracias a vosotros, a todos los lectores que día tras día estáis ahí, que me contáis lo que habéis sentido con mi literatura. Sin vosotros mi trabajo no tendría sentido.

Gracias, de corazón. Muchas gracias.

cap
cuentos-vol3-7

Había un ratón que les tenía mucho miedo a los gatos, por eso, en cuanto veía uno, huía y se escondía en cualquier rincón hasta que había pasado el peligro.

El problema era que, al vivir en una granja, casi siempre había gatos rondando por la zona.

Un día, un mago que pasaba por allí lo vio acurru­cado en un agujero de la pared y temblando de miedo. Tanta lástima le dio que se fue a hablar con él.

—Dime, ratón, ¿cómo podría ayudarte?

—¡Conviérteme en gato! —contestó el pequeño roedor.

—Si eso es lo que quieres… —Y con unas palabras mágicas lo convirtió en un precioso gato gris.

El antes ratón y ahora gato se puso muy contento y comenzó a caminar tranquilo entre los otros gatos, disfrutando de su nueva condición. Pero, a los pocos días, volvió a comportarse de la misma forma que antes: de vez en cuando se iba a un rincón y se escondía allí durante un buen rato.

Pasadas unas semanas, el mago pasó de nuevo por la granja para ver cómo le iba al gato que antes era ratón. Se sorprendió al verlo otra vez escondido en un rincón.

—Pero ¿qué te ocurre ahora? —le preguntó.

—Que me dan mucho miedo los perros —le contestó temblando.

El mago suspiró y volvió a hacerle la misma pregunta.

—Bueno, ¿y qué puedo hacer por ti?

—¡Conviérteme en perro! —le respondió.

Y de nuevo, el mago, con unas palabras mágicas lo convirtió en un perro precioso, alto y fuerte.

Fueron pasando los días y, como en la anterior ocasión, todo iba bien; pero a las pocas semanas, el ahora perro que antes fue gato y antes ratón comenzó a tenerles miedo a las personas. En cuanto oía a alguien hablando por los alrededores se iba corriendo y se escondía en cualquier hueco que encontraba. Y allí se quedaba hasta que creía que había pasado el peligro, a veces podía permanecer escondido durante varias horas.

El mago, que durante las últimas semanas había estado observando su comportamiento, volvió un día y, sin preguntarle ya nada, lo convirtió de nuevo en ratón.

—Pero, mago, ¡¿por qué me has hecho esto?! —protestó.

—Porque nada de lo que haga por ti te va a servir, pues siempre tendrás el corazón de un ratón.

cuentos-vol3-8

 

Una mujer llevaba mucho tiempo buscando la felicidad completa, necesitaba sentirla, deseaba descubrir si realmente existía esa sensación. Por eso había reunido todo el dinero que tenía y estaba dispuesta a dárselo a aquel que le hiciera sentir esa felicidad inmensa.

Se fue de pueblo en pueblo en busca de las personas más sabias, y a todas les decía lo mismo:

—En esta bolsa están todos mis ahorros, si es usted capaz de mostrarme qué es la felicidad intensa, la gran felicidad, esta bolsa es suya.

Pero todos la rechazaban, parecía que nadie era capaz de ayudarla. Aun así la mujer no dejaba de intentarlo.

Cierto día, después de semanas y semanas de camino, llegó a las afueras de una pequeña ciudad y se encontró a un hombre que estaba meditando bajo un árbol. Imaginó que sería el sabio del lugar y se acercó a él.

—Buenos días, maestro, perdone que le interrumpa —le dijo mientras el hombre que estaba meditando abría lentamente los ojos—. Verá, llevo mucho tiempo buscando a alguien que me haga sentir la felicidad completa. Estoy dispuesta a darle esta bolsa con todos mis ahorros a quien lo consiga.

En ese momento, el hombre se puso en pie de un solo salto, agarró la bolsa con el dinero y echó a correr.

La mujer se quedó paralizada. Jamás se le hubiera ocurrido que un sabio pudiera actuar así, por lo que dedujo que en realidad era un impostor, un ladrón que le acababa de quitar todo lo que tenía.

Se quedó observando cómo el ladrón entraba en la ciudad y, en ese momento, comenzó a correr tras él, pero ya era demasiad

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tu lista de deseos