Lulú dice basta

Aldo Merlino
June García Ardiles

Fragmento


Vamos a cambiar los patrones,

vamos a aflorar nuestros dones.

Ya no va a haber culpa o temores,

somos unidad.

DENISE ROSENTHAL, "Encadená"

PERSONAJES


Lulú – ¡yop!

Pequeña humana que se dedica a hacer desorden y crítica de dibujos animados.

Max – mi hermano

Josefa – mamá

Fotógrafa oficial de la familia y fanática del ciclismo

Andrés – papá

Rey de los panqueques y mi asistente personal en las tareas escolares.

Luna – mi mejor amiga

Científica en proceso y campeona

LAS VACACIONES NO SON PARA SIEMPRE

El viaje de vuelta a casa, después de unas ricas vacaciones, es siempre fome. Mamá y papá tratan de hacerlo más divertido inventando juegos de carretera o haciendo karaoke de nuestras canciones favoritas, pero después de tres horas ni eso nos anima.

¿Se quedaron dormidos? —pregunta papá, mirando hacia atrás.

—Yo no. Max sí, hace rato —le respondo, apuntando la baba que sale de la boca de mi hermano.

—Hablemos más bajito para que no despierte —dice mamá, sin despegar los ojos de la autopista.

—¿Cuánto faltaaa? —pregunto con cara de desesperación.

—Unas dos horas, tal vez menos. Depende de si hay taco a la entrada de Santiago.

—¡Grrrr!

Cuando por fin llegamos a casa, lo primero que hago es ir corriendo a tirarme a mi cama. ¡No hay nada más suave que mi plumón de arcoíris! Estoy disfrutando de toda su comodidad cuando recuerdo que ¡me estoy haciendo pipí!, así que voy corriendo al baño.

—Lulú, tienes que vaciar tu bolso y dejar la ropa en el canasto de la ropa sucia. Luego te duchas, cenamos y se acuestan, porque mañana tienen clases —dice mi papá mientras me ve corriendo veloz por el pasillo.

—¡Max, sal de tu pieza! —grita mamá desde el cuartito donde están la lavadora y la secadora.

—¡Ya voooy! —le responde él con voz de porfavornomemolesten.

—¡Luisa!, ¿vas a estar mucho rato en el baño? —pregunta papá, tocándome la puerta.

—¡¿Por qué están todos gritando?! —digo, saliendo con el pantalón desabrochado

—Ay, perdón. Siempre es caótico el regreso de las vacaciones. Podríamos haber viajado ayer —le dice mamá a papá.

—Lulú, Max, como tienen que preparar sus cosas para el colegio, nosotros nos encargaremos de la ropa sucia y de la comida, pero mañana todos los deberes vuelven a la normalidad. ¿Entendido?

—Síííííí, papá —respondemos a coro y con mi hermano nos miramos felices. Las vacaciones pasaron volando. Fuimos a la casa de los tatas en el campo. ¡Amo esa casa!, aunque quede lejos. Es de adobe, que es como tierrita con paja. Tiene mucho pasto, una acequia grande y animales. Nuestra rutina diaria consistía en subir al cerro, alimentar a las gallinas en la mañana, comer comida de la abuelita (que es la más rica, ñami), jugar cartas en familia y descansar mucho. Lo único malo eran los gansos. ¡Los odio! Cada vez que pasaba cerca de ellos me perseguían y tenía que correr (al borde del infarto) porque, según yo, querían atacarme. ¡Y eso que ni los molestaba! El tata me decía que no me asustara, que los gansos eran «chupete de fierro» pero no me harían nada.

En fin, fueron unas lindas vacaciones... Ahora toca volver a la realidad.

Me como muy rápido los tallarines con salsa, me pongo pijama, me lavo los dientes y me meto a la cama como un rayo. Exploto de felicidad cuando noto que mis patitas congeladas se topan con algo caliente. Es el guatero que mi mamá nos pone siempre en invierno, ¡qué delicia!

Estoy adormilándome, relajada, cuando recuerdo que MAÑANA VOLVEMOS A CLASES. No puedo creerlo, ¡el segundo semestre ya llegó! Estuve tan metida en mi rol de ejem, ejem, presidenta, que el tiempo se me fue volando. Ustedes saben, vida de niña grande.

Lo bueno es que la mayoría de las propuestas se cumplieron. Con la directiva nos pusimos las pilas y aprovechamos las horas de orientación para trabajar en convertirnos en un mejor curso (y más divertido, obvio). Ahora tenemos la costumbre de ver películas juntos algunos días después de clases, armamos el famoso grupo de baile y el comité de deportes. Además, se nos ocurrió poner tutores por ramos. Funciona así: a los que les va bien en matemática ayudan a los que les va mal; lo mismo con todas las materias. Rafa, por ejemplo, me ayuda en historia, y yo ayudo a la Cata en ciencias naturales. ¡Qué gran idea!

Es cierto que hubo días en que me dieron ganas de dejar mi reinado (cof, cof, presidencia) por un ratito, porque estaba cansada, pero cuando veía que las cosas resultaban y que nuestro esfuerzo estaba dando frutos, se me quitaba la flojera y las pilas se me recargaban solas. Recibir una recompensa después de trabajar duro produce el mismo cosquilleo que te da cuando pruebas comida rica. ¡Ñum!

Para este semestre quedan muchas cosas por cumplir (porque las promesas de campaña no se rompen), así que tengo que aprovechar muy bien mis horas de sueño. Nadie quiere a una reina (cof, cof, presidenta) cansada. Buenas noches los pastores.


Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL. Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL. Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte de MGL.Texto de relleno para evitar el recorte

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist