Astropoets: tu guía del zodiaco

Alex Dimitrov
Dorothea Lasky

Fragmento

astro_poets-2

BIENVENIDO

A NUESTRO LIBRO

Qué alegría que estés aquí! Hemos escrito este libro para ti, para todas las personas con las que saldrás algún día y con las que has salido, para tu madre, para tu hermana, para el perro que pronto adoptarás y para el desconocido de la calle al que te has quedado con las ganas de saludar (al menos de momento). Lo hemos escrito para tu jefe actual, para el imbécil de tu exjefe y para tu compañero de trabajo pesado y despótico. Lo hemos escrito para todos tus amigos, tanto los que te rescataron una vez y luego te decepcionaron como los que nunca te han fallado. Esperamos que encuentres una parte de ellos en estas páginas. Aquí también te encontrarás con la Luna, el Sol, obsesiones, océanos de tiempo e, incluso, un pequeño espejo en el que te verás reflejado de vez en cuando.

La astrología nos muestra cómo estamos conectados. Es como un mapa con los bordes requemados, mojado y apenas descifrable que llevas contigo allá donde vas. Nunca nos indicará con exactitud dónde está ese lugar, pero sí que nos contará algunas cosas sobre el amor y la eternidad, sobre el pasado y el futuro, y sobre lo que deberías hacer nada más terminar de leer este libro (que es acercarte más a tu verdadera pasión).

Nosotros llevábamos encima ese mapa cuando nos conocimos en una fiesta tras un recital poético en abril de 2011. Ambos somos signos de fuego, así que la conexión fue instantánea y, naturalmente, surgieron muchas ideas, entre ellas la de Astro Poets, aunque entonces no lo llamamos así. Todo empezó con una cuenta de Twitter sobre astrología llamada Fire Signs 4 Life (porque ser un signo de fuego entraña una lucha constante). Al cabo de unas semanas tuiteando, nos aburrimos. Así somos los signos de fuego: nos emocionamos con las posibilidades y nos sobra energía, pero nos falta constancia. Sin embargo, en noviembre de 2016 retomamos la idea y decidimos empezar Astro Poets. Esta vez la poesía sería el núcleo del proyecto y eso fue lo que hizo que funcionara. Como la astrología, la poesía (el lenguaje en general, la verdad) tiene mucho que ver con el pasado y con el futuro. El lenguaje es la puerta de entrada a lo que somos, a lo que hemos sido y a lo que aún podemos llegar a ser. Es la puerta de entrada a un presente sagrado, donde los ecos de nuestros antepasados se funden con los ecos de nuestro futuro yo. En otras palabras, la poesía nos devuelve a lo que somos.

Antes de que sigas leyendo este libro, deberías tener claras unas cuantas cosas básicas sobre la astrología. A continuación te ofrecemos algunas respuestas a las preguntas más candentes.

¿Qué es el signo solar?

El signo solar suele ser lo primero que se aprende al introducirte en la astrología. Es lo que quiere saber una persona cuando te pregunta: «¿Qué signo eres?». Si alguien te dice: «Hola, soy virgo», lo que realmente quiere decir es que Virgo es su signo solar. (Y, si no eres compatible con los virgo, esta es tu señal para echar a correr. Y rápido. Porque un virgo sabrá encontrarte).

Tu signo solar está determinado por el día, la hora y el lugar en que naciste. Hace referencia a la posición del Sol en el momento de tu nacimiento. Hay doce signos del Zodiaco: Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis. Todos los signos tienen un elemento (fuego, tierra, aire o agua) y una modalidad (cardinal, fija o mutable). Aquí los tienes desglosados:

Tu signo solar es el dato más importante para saber cómo afecta la astrología a tu personalidad. Puede considerarse tu yo o el potencial de tu alma. En muchos sentidos, representa la posibilidad más esperanzadora de quién puedes llegar a ser en la vida. Piensa en él como si fuera tu guía del karma.

La gente suele preguntar qué signos son buenos y cuáles son malos. Suele ser porque han conocido a un escorpio y quieren saber si todos son la encarnación del mal. La respuesta —sí, incluso en lo que respecta a los escorpio— es que ningún signo es más «malvado» que otro. Todos los signos solares tienen rasgos positivos y negativos y lo importante es la manera en la que utilizamos nuestro potencial para convertirnos en la persona que queremos ser.

Todo esto viene a decir que tu carta astral no es tu destino, sino un esbozo, con muchos espacios en blanco para que los rellenes como desees. Existe una multitud de fuerzas que influyen en nosotros y el signo solar solo es una más. Todas las personas, con independencia de su signo, reciben la influencia de su propia voluntad. Tu signo solar no decide tu destino; el camino está plagado de factores que complicarán las cosas.

Prince (géminis) canta: «Ain’t no particular sign I’m more compatible with» (No soy compatible con ningún signo en particular). Y no le faltaba razón. En primer lugar, los géminis encajan con la mayoría de los signos, gracias a que son de trato fácil y poseen una simpatía arrolladora y una buena disposición a complacer. Sin embargo, si hablamos en general, todos los signos pueden ser compatibles entre sí; lo que importa es el esfuerzo que cada uno esté dispuesto a hacer para llevarse bien con otra persona.

Cuando la gente piensa en la astrología, a menudo piensa en el amor. Hay una serie de leyes básicas que influyen en la compatibilidad amorosa, pero, una vez más, ese no es el cuadro completo. Un signo solar encajará en general con signos del mismo elemento. Por ejemplo, Aries y Leo son signos de fuego y casi siempre se llevarán bien. Los signos de elementos compatibles (fuego y aire; agua y tierra) también se atraerán. Por lo tanto, si eres tauro y le has echado el ojo a un piscis, ve a por él sin dudarlo. Sin embargo, si eres escorpio y te mola un leo y no intervienen otros factores, buena suerte. Te va a hacer falta.

¿Qué son los elementos?

Los elementos del Zodiaco son cuatro: fuego, tierra, aire y agua. Están dispuestos en ese orden en la rueda kármica, en una serie que se repite tres veces para abarcar los doce signos. Cada signo tiene una influencia elemental que rige sus motivaciones y acciones y que puede darnos una idea general de la esencia de esa persona. Si no tienes claro qué rasgos deberían asociarse con cada elemento, piensa en qué cosas relacionas con ellos. Si conoces a un enigmático piscis, no corras a buscar consejo en tu app de astrología. Piensa en todos tus recuerdos relacionados con el agua y obtendrás la información que necesitas. Tus instintos te guiarán. Por ejemplo, suele considerarse a los signos de fuego (Aries, Leo y Sagitario) exuberantes, independientes e impulsivos; los signos de tierra (Tauro, Virgo, Capricornio) a menudo se tienen por sensuales, cariñosos y prácticos; los signos de agua (Cáncer, Escorpio y Piscis) son espirituales, temperamentales y empáticos; y los signos de aire (Libra, Acuario y Géminis) son, casi siempre, inteligentes, comunicativos e inquietos. Ten siempre presente que en tu interior, como ser humano, posees una comprensión implícita de los signos.

¿Qué es la modalidad?

Todos los signos tienen una modalidad y existen tres tipos diferentes: cardinal, fija y mutable. Los cuatro signos cardinales del Zodiaco son Aries, Cáncer, Libra y Capricornio; los fijo

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist