Tan linda y tan solita

Aldo Merlino
June García Ardiles

Fragmento

BIENVENIDA

BIENVENIDA

¡Hola! Me llamo Julieta, soy mujer y nací en Chile. Creo que estos datos bastan para que te hagas una idea de cómo ha sido mi vida. En las páginas siguientes voy a revelarte detalles de mi infancia, de mi adolescencia y algo más... No espero que después de leer me consideres un ejemplo de persona ni nada por el estilo, simplemente quiero contarte qué ha significado para mí crecer en este país y formarme como feminista.

Desde niña me di cuenta de que por el solo hecho de ser mujer me ponían ciertas limitaciones: a veces me consideraban «menos» en relación con mis pares hombres y me enfrentaba a muchas injusticias que me generaban frustración. Movida por este sentimiento, me acerqué al feminismo. Y descubrí que la incomodidad no era solo mía, que la opresión que sentimos responde a un problema estructural profundo que nos afecta a todas, y que debe ser resuelto ahora para que las niñas y mujeres del mundo podamos vivir libres, dignas y felices.

El feminismo es para todos y para todas, no debe estar encasillado ni en las universidades ni en grupos específicos; debe masificarse, estar afuera, en las calles, al alcance de cualquier persona, y por lo mismo estoy compartiendo esta experiencia con ustedes. Si no saben lo que es el feminismo, en estas páginas lo descubrirán. Es un concepto complejo, pero no tiene por qué ser complicado. No es necesario que hayas leído mil libros para considerarte feminista; a lo mejor solo leyendo este te darás cuenta de que ya lo eres.

PREGUNTAS FRECUENTES

preguntas frecuentes

1. ¿Por qué se llama «feminismo» y por qué lucha solo por los derechos de las mujeres?

Las mujeres hemos sido históricamente violentadas en muchos ámbitos y nuestros derechos han quedado en segundo lugar. El feminismo busca rescatar esos derechos, que valgan lo mismo que los de un hombre, que se nos respete por el simple hecho de ser personas y que se nos den las mismas oportunidades. El nombre responde a la intención de elevar los derechos femeninos cuya consecuencia sería la igualdad de género.

2. ¿Por qué luchar contra el patriarcado?

El patriarcado es un sistema de dominación masculina en el que se oprime a las mujeres como grupo y como personas, y se les relega a un segundo plano, dejándolas sin fuerza para poder salir de esa situación. Luchar contra el patriarcado es luchar por la dignidad humana.

3. ¿Odian a los hombres? Si soy hombre, ¿puedo ser feminista?

No odiamos a los hombres, ya que el problema no son ellos, sino el machismo y el patriarcado.

Los hombres pueden ser perfectos aliados feministas, pueden acompañarnos en la lucha, pero no liderarla.

4. ¿Qué es ser feminazi?

Este es un término peyorativo empleado para hacer creer que el feminismo busca una supremacía femenina, y además establece una comparación con algo tan terrible como el nazismo, pese a que nunca hemos luchado por algo así.

Una palabra como esta solo busca descalificar por medio de burlas nuestra lucha y nuestras ideas, pero a base de ignorancia.

5. ¿Las mujeres pueden ser machistas?

Sí, el machismo no es exclusivo de los hombres.

6. ¿Qué tienen de malo los roles de género?

Los roles de género limitan lo que queremos ser, cómo buscamos expresar nuestra identidad y cómo encauzamos nuestras acciones y decisiones. Por lo tanto, nos reducen.

7. ¿Qué tienen de malo los piropos?

Los «piropos» son una forma de acoso sexual. Durante años se nos ha dado a entender que nuestros cuerpos son de dominio público, por lo tanto, supuestamente todos tienen derecho a opinar sobre él, tocarlo o mirarlo como se les antoje y sin nuestro consentimiento. Cuando alguien nos dice un piropo nos incomoda y nos inseguriza, nos hace sentir como objetos y transgrede nuestro espacio personal. Por lo tanto, es violencia y nadie debería ser víctima de ella en ninguna de sus formas.

8. ¿Recibimos educación machista? ¿Por qué?

Sí, recibimos educación machista o sexista. La educación sexista es aquella enseñanza que a través de actitudes, comportamientos y valores introduce la desigualdad y la jerarquización en el trato entre hombres y mujeres sobre la base de la diferencia de sexo. Esta se expresa en el currículum explícito y en el oculto, a través de los textos escolares, el trato diferenciado por género, uso de lenguaje no inclusivo, segregación por sexos en los colegios, diferenciación en el uniforme, entre muchos otros ejemplos.

9. ¿Desde cuándo podemos considerarnos feministas?

Desde el momento en que reconoces las injusticias y luchas por la igualdad de género, eres feminista.

PRIMERA PARTE

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist