One Direction. La historia

Danny White

Fragmento

Creditos

Título original: The One Direction Story

Traducción: Irene Saslavsky

1.ª edición: noviembre 2012

© Michael O’Mara Books Limited 2012

© Ediciones B, S. A., 2012

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

Depósito Legal: B.31142-2012

ISBN DIGITAL: 978-84-9019-290-0

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

Contenido one_direction-1.xhtml

INTRODUCCIÓN

Un mes puede suponer un período prolongado y muy movido: solo has de preguntárselo a One Direction. Para Liam, Louis, Niall, Harry y Zayn, por ejemplo, los treinta días de abril de 2012 fueron jornadas atestadas de incidentes internacionales, grandes triunfos y momentos atormentados. Hacía solo cinco años todos ellos se limitaban a ser cinco chicos adolescentes normales que contaban los días hasta que llegara el del casting del concurso de The X Factor. A partir de entonces, su vida pasó a ser cualquier cosa menos normal.

En abril fueron invitados a la Casa Blanca por Michelle Obama. Anunciaron un concierto que se celebraría en el estadio más prestigioso de Estados Unidos: el Madison Square Garden... y luego agotaron todas las entradas en tiempo récord. Entraron en el plató para grabar con Justin Bieber, el rey canadiense del pop. Al tiempo que Estados Unidos se enamoraba del grupo, aparecieron en los principales programas de televisión, como The Today Show y Saturday Night Live. Entretanto, una sombra se proyectó sobre su sueño americano cuando se enfrentaron a un proceso judicial interpuesto por un grupo estadounidense del mismo nombre. Los miembros del grupo estadounidense no tardaron en recibir amenazas de muerte de los enfurecidos fans de sus homólogos británicos.

Más adelante, también en abril, el grupo voló al hemisferio sur. Allí descubrieron encantados que las chicas australianas y neozelandesas sentían la misma devoción por ellos que sus homólogas estadounidenses y británicas. En Sidney, un ejército de fans se aglomeró en torno al grupo y en cierta ocasión, un joven que no guardaba ninguna relación con ellos fue rodeado por vociferantes fans cuando lo confundieron con un miembro del grupo. Aunque las medidas de seguridad se incrementaron, una fan australiana declaró que estaba dispuesta a que le dispararan, solo por poder acercarse a ellos. Después, una tostada medio devorada por Niall fue subastada y alcanzó ofertas de casi 100.000 libras esterlinas.

Mientras celebraban la noticia de que su single de debut había superado el millón de ejemplares vendidos en Estados Unidos, cada miembro del grupo se embolsó unos dos millones de libras. Louis decidió que tenía ganas de comprar un mono como mascota y, como si todo eso no fuera bastante tras solo un mes, se sintieron simultáneamente halagados al recibir los elogios de Rihanna, la princesa del pop, y luego decepcionados al descubrir que Madonna había declarado que ignoraba quiénes eran. Antes de que abril llegara a su fin el grupo también besó a unos cuantos koalas, causando el temor de que hubieran contraído clamidia debido al contacto con la orina de los koalas; después fueron a practicar surf en el océano Pacífico. Incluso hubo tiempo suficiente para que Niall sufriera una intoxicación por alimentos y que otros dos miembros hicieran bungee y saltaran desde una altura de 192 metros. Después regresaron a Gran Bretaña donde, como siempre, fueron recibidos por miles de enloquecidos fans.

No resulta extraño que el frenesí que rodea a One Direction haya sido compar

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist