El Monstruo Amable

Raffaele Simone

Fragmento

Indice

Índice

Portadilla

Índice

Citas

Dedicatoria

«¡Por favor, di algo de izquierdas!» por Joaquín Estefanía

Introducción

Agradecimiento

1. Declinando

Tan grande como una montaña

Sopla el ‘Zeitgeist’

2. Desteñirse antes de fundirse

El catálogo es este

Por qué huye la gente

Puede que el socialismo se haya acabado, pero la izquierda no

Morir y transfigurarse

Instantánea italiana, con enseñanzas para todos

Fusionismo

Buenismo

Segunda instantánea italiana, con enseñanzas para todos

3. Neoderecha

Tipos de derecha

Archicapitalismo

4. La política derrotada por el ‘Zeitgeist’

Tres telones de fondo

Disolución de la Clase General

¿Quién ocupa el lugar del pueblo?

¿Qué ha sido de los jóvenes?

5. El Monstruo Amable

Profecía de Tocqueville

Tiempo libre, tiempo ocupado

Realidad, ficción

La cámara ubicua

Ver

El «visionario»

Pasiones: vergüenza y compasión

Formas de futuro

‘Zeitgeist’ ahora mismo

6. El muelle tenso

¿El mundo es de derechas?

«Naturalidad» de la derecha

y «artificialidad» de la izquierda

Lo que decía Ortega y Gasset

7. A la altura de los tiempos

Índice onomástico

Notas

Sobre el autor

Créditos

Grupo Santillana

mon-01.xhtml

Vacila, pero no deja de pensar que el mundo es un buen lugar donde vivir, y que el sol del porvenir —pronto, a lo largo de esta vida suya— barrerá toda clase de tinieblas.

CLARA SERENI, Il lupo mercante, 2007

—¡Pero si yo soy de izquierdas!

—Calla, calla, que nos está mirando todo el mundo.

Viñeta de Altan, La Repubblica, 3 de septiembre de 2006

mon-02.xhtml

line.jpg

«¡POR FAVOR, DI ALGO DE IZQUIERDAS!»

Joaquín Estefanía

El protagonista de Abril, la película de Nanni Moretti, está viendo la televisión y en ella aparece Massimo D’Alema, antiguo dirigente del Partido Comunista (el más potente de Occidente) y exsecretario general de las juventudes comunistas italianas. D’Alema balbucea un discurso representativo del más insípido pensamiento débil y su interlocutor solitario, al otro lado de la pantalla, le grita desesperado, cabreado, como si el político pudiera oírle: «¡D’Alema, di algo de izquierdas!».

Y es que el espíritu de nuestra época, el clima intelectual y cultural de la era, el Zeitgeist («el tiempo vital, lo que cada generación llama nuestro tiempo», según Ortega y Gasset) parece conducir naturalmente a los postulados de la derecha global. Con la excepción muy notable del caso de Obama (izquierda en el sentido más amplio del término), en los países occidentales más importantes del mundo la gauche está dejando poco a poco de administrar la solución a los problemas comunes y públicos de los ciudadanos. De ella se podría afirmar, además, que se ha desteñido (es como la cerveza sin alcohol), que solo se la echa de menos cuando no está en el poder, y que cuando está se la deplora porque en el mejor de los casos es eficaz y en el peor solo aplica las recetas de la derecha (el capitalismo de rostro humano) y se ha olvidado de las transformaciones.

Este libro, escrito por un lingüista atónito por los cambios tectónicos de nuestro mundo y no por un político ni un politólogo profesional, plantea las mismas grandes cuestiones sobre las que se interrogan los ciudadanos que siguen creyendo que no es lo mismo un partido de izquierdas que uno de derechas y, sobre todo, un gobierno de uno u otro signo ideológico: ¿La izquierda tiene todavía futuro? ¿Sigue habiendo diferencias sustanciales entre la derecha y la izquierda? ¿Tiene aún sentido político el concepto de izquierda o es solo la matriz histórica de unas fuerzas que son diversas y muy heterogéneas, acaso destinadas a desaparecer? ¿Realmente hay que resignarse al capitalismo que cambia de faz, como única opción vital? Si hoy en día la izquierda parece haber perdido la capacidad de dar

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist