Encuentros con mis sentimientos

Sonia Jiménez

Fragmento

encuentros_con_mis_sentimientos_v3b-4

Capítulo 1

Empiezo un nuevo camino, voy al encuentro de algo que en estos momentos no sé qué es. Solo puedo decir que es un viaje hermoso, en el que me encuentro con una parte de mí misma que no sabía que existía: la escritura.

Cada palabra me enseña algo dormido que necesita ser sentido para hacer presencia en mí, dándome una enseñanza muy valiosa que me recuerda quién soy y que, por supuesto, me gustaría compartir con todos vosotros. Estas palabras me enseñan que todo lo escrito existe en mi interior y, por unos momentos, vuelo con ellas, perdiéndose la magia en días o minutos.

Esto es una parte de mí, donde voy desapareciendo poco a poco para sentirte a ti por unos minutos. Todo encaja y voy renovándome a fuego lento.

Este es mi comienzo.

El fuego de su amor invade mi sangre recorriendo cada parte de mi cuerpo, dando vida a cada célula, despertando en mí las ganas de vivir, haciendo resucitar un corazón dormido por la oscuridad del mundo, haciendo que mi espíritu vibre al son de su amor, haciendo de mí luz y vida para volar a través de los sueños y resucitar de nuevo para que sea escrito todo lo que me queda por vivir.

Sonia

Mi primer escrito, donde empieza mi vuelo por la magia de los sentimientos.

Siento tu corazón

Siento tu corazón cuando estoy contigo y me siento tan bendecida que digo: «Dios mío, que se pare el tiempo».

Siento tu corazón cuando se me hace corto el tiempo sentada junto a ti, con mi corazón ardiendo intensamente, y digo: «Dios mío, que se pare el tiempo».

Siento tu corazón cuando estoy contigo y no quiero irme de tu lado, y digo: «Dios mío, que se pare el tiempo».

Siento tu corazón cuando tengo unas ganas enormes de abrazarte y comerte a besos.

Siento tu corazón cuando lloro de emoción de amarte tan intensamente.

Siento tu corazón cuando estoy junto a ti una hora intensamente, intercambiando miradas y palabras llenas de amor, y digo: «Dios mío, que se pare el tiempo».

Siento tu corazón cuando quiero estar contigo y tú conmigo, llenándonos el uno del otro y Dios en medio de los dos, repartiéndonos este gran regalo.

Siento tu corazón cuando me miras con un amor tan grande que en ese momento me subes al cielo y este sentimiento me llena tanto que no necesito comer ni beber.

Ya sé lo que es estar en el cielo y lo sé cuando siento tu corazón.

Siempre es un hoy, aquí y ahora, para reencontrarte.

Hoy

Hoy es el día que cojo este papel y comienzo un nuevo vuelo.

Hoy es el día que la luz del universo penetra en mi alma para que comience un nuevo viaje.

Hoy es el día que esas palabras limpiaron mi mente de la oscuridad que insiste en acobardarme.

Hoy es el día que toqué tu mano porque me invitaste a bailar contigo el baile del amor.

Hoy es el día que me hiciste feliz porque me sonreíste con dulzura.

Hoy es el día que tanto esperaba porque me diste de beber el agua de la fuente de la vida, haciendo de mí esa paloma que vuela libre por el cielo con el gozo de sentir el aire en mi rostro y de poder posarme en lo más alto de ese árbol.

Este es el día que tocaste mis entrañas para que fuera libre, para regalarme la sabiduría y entender plenamente la vida. Tú y solo tú haces que arda mi corazón.

Sonrío en este vuelo que me regala Dios y doy las gracias por bailar conmigo todos los días de mi vida.

Encontré en un rincón de mi mente, ya olvidado, un diamante que reflejaba cada uno de vuestros rostros. Me invitó a entrar en él y viajar al pasado; allí fui espectadora de mi historia. Esto es para todos vosotros.

Para todos vosotros

Encontré esa música perfecta donde mi consciencia me llevó a un pasado lleno de recuerdos ya olvidados por mi mente. Me muestra cada una de las personas que he conocido, regalándome su generosa sonrisa llena de melodías angelicales, disfrutando como niños.

Me llevó a cada una de esas miradas intensas donde el tiempo se paraba ante mí para invitarme a entrar en toda su profundidad y llenarme de luz. Me llevó a cada gesto —vuestro sello divino— que os hace únicos y bellos.

Os observaba y sonreía por aprender de cada uno de vosotros.

Todo se detiene para ver mi pasado y mi alma me invita a disfrutar de vuestras risas y vuestras miradas porque formáis parte de mi mundo. Me habéis regalado un pedacito de vosotros sin el cual no sería yo, porque hacéis que mi vida sea perfecta tal y como es.

Imágenes que hacen palpitar mi corazón llevándome a ser un ser que observa su vida desde una consciencia plena que se enriquece de cada uno de vosotros.

Volveremos a encontrarnos para volver a sonreír juntos y llenarnos de luz con cada mirada. Volverá a pararse el tiempo porque nuestras almas se reconocerán y volverán a invitarse a bailar juntas de nuevo.

El alma siente y solo el amor habla sin juicios, volamos al interior de nuestro ser, donde todo es guardado con dulzura y cariño. Nos muestra lo que somos con amor para que nos sintamos profundamente y podamos abrazarnos sin miedo, ya que solo existes tú en toda su belleza plena y pura.

Ese amor eres tú, regalándote momentos mágicos que solo separándote de tu mente te puede mostrar.

Abre el corazón para viajar al interior de ti mismo, donde reside un universo entero lleno de estrellas y una riqueza incalculable esperando que la descubras para que puedas disfrutarla.

Sentí la pesadez de mi cuerpo y de mi mente. Me sentí presa de mis creencias y mis miedos.

Vivir en la inconsciencia

Dame tu mano y escapemos de aquí. Todo aquí es pesado y gris, todo se vuelve tan lógico, tan recto, tan poco o nada vivo que duele el alma. Aquí nada se mueve, todo está demasiado quieto y decaído por falta de movimiento y fluidez.

Aquí domina el miedo, el egoísmo, aquí estamos solos cada uno en su mundo, separados unos de otros.

Aquí hay falta de alegría, la tristeza se adueña de nosotros y la enfermedad siempre nos acompaña.

La inconsciencia y la falta de fe es lo que vive dentro de este cuerpo prestado por el universo, un cuerpo sobre el cual dejamos que esta inconsciencia haga su propio papel, lleno de sufrimientos y soberbia.

Salgamos de aquí. Quiero y deseo salir de esta mente que me separa del mundo y de ti. Salgamos de ese ego que nos domina a su antojo y lo peor de todo es que nos dejamos guiar por él, arrastrándonos al dolor de no ser, de estar muertos en vida, sin ilusiones vivas.

Ahora voy a emprender el camino de mi autoconocimiento, amando lo que soy, amando todo lo que hay en mí, dejando que la música me haga bailar sin descanso, viendo un mundo nuevo, lleno de color y fluidez, dando paso a la luz del universo para que guíe mis pasos.

Volaré hacia donde estás tú y te diré un «te amo» mirándote a los ojos, valorando lo que soy y lo que eres, dirigiendo yo mi propio papel en esta vida para ser libre de mi propia esclavitud.

Nadie nada más que yo me hago prisi

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist