El gran libro de los niños malos

David Walliams

Fragmento

WWC_Prelims-FOR-COEDS-grey-title(1-14)(caste)

image

 

Para

todos mis amigos

de la Northern
Counties School,
con amor

D. W.

 

image

 

Para

Kate, Lucy D.
y la Banda de Kerswell,
los auténticos

T. R.

WWC_Prelims-FOR-COEDS-grey-title(1-14)(caste)

image

Me gustaría dar las gracias a algunos de los peores adultos del mundo que me han ayudado en este libro.

 

imageimageEn primer lugar, mi ilustrador TONY ROSS, que va a las librerías y destroza las obras de otros ilustradores dibujando encima cosas muy bestias.

En segundo lugar, mi editora, ANN-JANINE MURTAGH, Arrastra a los autores por matas de ortigas si no le entregan sus libros a tiempo.

Viva el jefazo de HarperCollins, CHARLIE REDMAYNE, que exige que todo el mundo lo llame Su Alteza Real el Rey Charlie.

Mi agente literario, PAUL STEVENS, merece mi agradecimiento. Intenta disimular que es totalmente calvo atándose a la cabeza un hámster vivo.

Está mi redactora, ALICE BLACKER, a la que le gusta tirarse unos cuescos de impresión y luego echa la culpa a la buena mujer de la mesa de al lado.

La directora de publicaciones, KATE BURNS, es experta en estornudar a propósito encima de los postres de los demás para terminárselos ella.

imageimageLa directora editorial, SAMANTHA STEWART, demás conocida como la ladrona fantasma de bolis. Tiene una colección de 20.000 bolis robados.

Frente a ella se sienta la directora creativa, VAL BRATHWAITE, que se pasa el día entero comiéndose la pelusilla del ombligo.

El director artístico, DAVID McDOUGALL, que se niega a trabajar si no le dejan ponerse unos calzoncillos en la cabeza.

Mi diseñadora de cubiertas, KATE CLARKE, a la que le gusta mucho hacer jugarretas. Kate engancha el vestido de sus compañeras en la silla para que cuando se levanten se rompa y se queden con el culo al aire delante de todo el mundo.

Mi diseñadora del texto, ELORINE GRANT, parece una tía maja, pero en el frasco gigante de «caramelos» que tiene encima de la mesa para invitar a sus compañeros lo que hay en realidad son ojos de cristal.

La directora de relaciones públicas, GERALDINE STROUD, es lo peor. Geraldine va a las librerías y amenaza con partir la cara a los niños si no compran mis libros. La verdad es que estoy totalmente a favor de su método.

A mi publicista, SAM WHITE, no debería darle las gracias, porque no pega golpe. Se pasa el día sacándose apestosas bolillas de cera de los oídos y lanzándoselas a la gente.

Y por último doy las gracias a mi editora de audio, TANYA HOUGHMAN, un personaje absolutamente cruel. Te echa pegamento en los auriculares para que después de haber grabado un audiolibro se te queden pegados en las orejas para siempre

image

image

image

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist