Mariposas verdes

Enrique Patiño Orozco

Fragmento

MARIPOSAS VERDES

img

CONTENIDO

img

PRÓLOGO

PRIMERA LECCIÓN DE VUELO

LOS AÑOS INTERMEDIOS

LAS PIEZAS SE ROMPEN

UNA PARTE QUE NO ENCAJA

LA AMISTAD Y LAS CONFESIONES

LOS AÑOS DE LA SOLEDAD

LA RUEDA DE LA QUE HABÍA QUE ESCAPAR

LA MIRADA FIJA EN MÍ

NOS EDUCABAN PARA DISTANCIARNOS

EL AMOR ES UN CRIMEN

LA REPRESIÓN Y EL TORMENTO

EL AMOR ES ESO QUE ESCAPA

QUEMAR LAS NAVES PARA HALLARME EN TU ORILLA

EL HORROR, EL AMOR

LA ATROZ PERSECUCIÓN

LA IMAGEN DECISIVA

SOLO CONTRA EL MUNDO

Y ASÍ TERMINA TODO

MIS FRASES ANARQUISTAS DE CAJÓN COMO ÚLTIMO REGALO

MARIPOSAS VERDES

img

PRÓLOGO

img

Por GUSTAVO NIETO ROA

El bullying es una expresión más de la violencia, problemática que se presenta en cualquier parte del mundo, sin importar la esfera social en que nos movamos. Comienza generalmente en la familia, con el trato que los padres se dan entre sí, y ellos con los hijos, y los hijos con los hermanos y otros familiares, y de allí se transporta al colegio, la universidad, la calle, las relaciones de pareja, el trabajo, y cualquier otro espacio que implique interacción entre seres humanos.

El sometimiento del fuerte sobre el débil ha existido en todas las etapas de la historia de nuestra evolución; donde quiera que hay agrupaciones de gente, suele aparecer alguien que, aprovechándose de su poder, superioridad física u otro factor que lo haga sentirse más que el otro, humilla, desprecia, violenta y agrede a quienes están en condiciones de inferioridad, vulnerándolos físicamente, o en su dignidad, o en sus sentimientos y emociones. La sociedad ha sido muy permisiva en este sentido, pareciera que acepta el maltrato como una forma de corregir a otros, de mantener la disciplina o cierto orden, como sucede en los casos que presenta este libro.

En los últimos años hemos visto una oleada de campañas y de hechos que han empezado a despertar conciencia frente al matoneo y sus consecuencias, pero aún queda mucho trabajo por hacer.

En el proyecto Mariposas verdes, que hace referencia al libro y a la película, no caben todas las formas de violencia que viven las personas que descubren que su orientación sexual es diversa, o que su cuerpo o su personalidad se salen de las formas comunes y válidas para los demás, convirtiéndose en víctimas de la exclusión.

Fueron hechos reales los que motivaron a los guionistas de la película a buscar noticias sobre chicos y chicas que sufrieron el acoso escolar, y a investigar sobre el tema para luego imaginar y plantear una historia que comprendiera algunas de las situaciones recurrentes que se viven en los colegios, razón por la que espectadores y lectores sentirán familiaridad con este relato y las cosas que en él se cuentan. Reitero, no todo cabe en las líneas de un guión o en las páginas de un libro, pero quizás en Mariposas verdes encontrarán herramientas suficientes para mirar con otros ojos la realidad que tenemos en frente.

Como el director y el responsable de contar una historia que llame la atención y mantenga el interés de la audiencia, reconozco que logramos en Mateo –el protagonista– un personaje fuera de serie, con intereses muy particulares, una forma de ver el mundo bastante peculiar, una mente brillante que lo hace destacarse entre sus compañeros de clase, una capacidad de discernimiento envidiable y de cuestionamiento constante frente a su entorno, y una valentía tal, que estoy seguro dejará una huella necesaria para impulsar un cambio que la sociedad debe tener en su actitud frente a aquellos a quienes simplemente ve diferentes y decide no aceptar.

La comunidad LGBTI cuenta con organizaciones que han logrado la reivindicación de muchos de sus derechos, y trabajan constantemente por alcanzar el reconocimiento y la aceptación que merecen. En Mariposas verdes tratamos de mostrar la realidad que viven muchos jóvenes que son víctimas de violencia escolar o familiar y que desconocen la existencia de estos grupos o colectivos sociales que, de un modo u otro, hubieran podido cambiar el rumbo historias como la de Mateo, pero que afortunadamente están ahí para darle un giro a las que siguen escribiéndose a diario en medio de la intolerancia y la indiferencia. Siempre hay una voz amiga y una persona dispuesta a brindarte el apoyo que necesitas, no lo olvides.

No puedo terminar estas palabras sin antes agradecer a Enrique Patiño por dar rienda suelta a su imaginación para brindarnos una lección invaluable de la mano de un valiente como Mateo, y por ayudarnos a rendir un sincero homenaje a quienes inspiraron este proyecto.

Espero que disfruten de esta historia tanto como yo lo hice y que el mensaje implícito en ella no pase desapercibido, sino que quede en nuestra memoria para empezar a entender que, a pesar de las diferencias, todos somos seres humanos que lloramos, sentimos, nos alegramos, amamos, y que tenemos un espacio y una labor en esta sociedad.

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist