La concesión del Premio Nacional de Ensayo a «El infinito en un junco» (Siruela, 2019) ha coronado la carrera de Irene Vallejo, autora de este tratado sobre el origen de la lectura que devino en un éxito editorial tan inesperado como aplaudido. La obra se cuela en las bambalinas del libro y recorre su historia desde que los egipcios descubrieran el potencial de un junco al que decidieron llamar papiro hasta la biblioteca de Sarajevo o el laberinto subterráneo de Oxford. Para celebrar su reciente reedición por DeBolsillo, LENGUA reproduce a continuación dos fragmentos dedicados a todas esas mujeres de la antigua Grecia que consagraron su vida a la escritura y cayeron en el olvido... hasta hoy.