La familia

Laura Rojas-Marcos

Fragmento

cap-1

Notas al lector

A diario trabajo como psicóloga con hombres y mujeres que quieren cambiar algún aspecto de su vida, mejorar sus circunstancias y comprenderse a sí mismos y a las personas de su entorno. Uno de los temas que aparece a menudo durante las sesiones trata los conflictos, las afiliaciones y complicidades y los efectos emocionales que han tenido y tienen las relaciones con padres, hermanos, abuelos, tíos y primos, así como con la pareja, los hijos y la familia política: la familia.

Todos los días observo cómo las relaciones familiares pueden ser desde motivo de estrés, dolor, sufrimiento y amargura hasta una fuente de fortaleza y de sentimientos de seguridad, serenidad, amor y felicidad. Por mi profesión, soy testigo del más puro deseo de diferentes hombres y mujeres de sentirse conectados a otras personas y de su continua búsqueda de afectividad y felicidad. He podido ver el efecto que tiene emocionalmente en lo más profundo de su ser cuando lo consiguen y también cuando no lo logran. He observado de primera mano las consecuencias emocionales y relacionales tan destructivas que pueden llegar a tener el rechazo, el desprecio y la traición en la autoestima, la autoconfianza y la capacidad de sentir esperanza. Pero también he visto el efecto tan enriquecedor y reparador que tiene el recibir y dar cariño, apoyo sincero, seguridad y protección, así como formar parte de la vida de otras personas. Por esta razón decidí escribir sobre las relaciones familiares, ya que la familia es el lugar donde comenzamos a hacernos y donde recibimos las primeras lecciones de la vida; donde aprendemos a dar los primeros pasos en el área del autoconocimiento y de las habilidades sociales.

El objetivo de este escrito es ofrecer información que ayude a las personas a conocerse mejor a sí mismas y hacer un recorrido por el mundo de las relaciones familiares. En este ensayo analizaré los efectos que tienen determinadas experiencias durante el desarrollo y trataré las adversidades más habituales de la convivencia en el contexto del hogar familiar. A partir de la idea de que la familia es el grupo social primario en el cual la mayoría de las personas nos hemos criado y desarrollado, es evidente que las experiencias vividas en el entorno familiar contribuyen a la percepción que se tiene de la vida y de las personas, porque es el primer escenario en el cual aprendemos a relacionarnos, a valorarnos y a desarrollar nuestras habilidades e inteligencia emocional y social. Es en la familia donde encontramos los primeros retos, donde aprendemos a querer y a compartir, así como a competir, luchar y a defendernos. Es el lugar donde descubrimos los primeros obstáculos que dificultan nuestros sentimientos de bienestar y donde también obtenemos los primeros mensajes de amor y de cariño. Conocer cómo funcionan nuestras familias y descubrir sus fortalezas y debilidades nos abre las puertas a la posibilidad de conocernos a nosotros mismos un poco más y mejor, a saber por qué somos como somos y por qué sentimos lo que sentimos.

Para escribir este ensayo me he centrado en mi experiencia basándome en casos reales que he tratado a lo largo de mi carrera profesional, e igualmente he incluido algunos temas ya mencionados en trabajos anteriores. Naturalmente, he alterado los datos personales para proteger la identidad de las personas.

Esta obra tiene su base en escritos de diversa índole que incluyen publicaciones, datos empíricos y estudios de divulgación científica. Con motivo de facilitar la lectura he estructurado el libro en capítulos con sus apartados correspondientes para que el lector pueda leer los temas que más le interesen sin perder el hilo de la narración. Por lo tanto, si hubiera algún tema que no interesara se lo podría saltar y pasar al siguiente. De igual modo, he utilizado el género masculino a la hora de hablar de «hijos/niños» al referirme a ambos géneros, así como el término «padres» cuando me refiero a ambos progenitores. No obstante, cuando he necesitado especificar características diferenciales con relación al sexo he distinguido entre niño o niña, madre o padre (él/ella). Finalmente, quisiera alertar al lector que también he usado como sinónimos los términos «emociones» y «sentimientos». Mientras que en el campo de la psicología existen claras diferencias entre ambos conceptos, en el día a día cuando hablamos de emociones y sentimientos no existen diferencias, por lo tanto he considerado que debían utilizarse como sinónimos para facilitar la lectura.

cap-2

1

La familia

La familia es un sistema en la medida en que el cambio de una parte del sistema va seguido de un cambio compensatorio de otras partes de ese sistema. Prefiero pensar en la familia como en una variedad de sistemas y subsistemas. Los sistemas funcionan en todos los niveles de eficacia, que van desde un nivel óptimo hasta el mal funcionamiento o el fallo total.

MURRAY BOWEN,

De la familia al individuo

LA FAMILIA: EL PRIMER ESCENARIO DE NUESTRA VIDA

La familia es la primera puesta en escena de nuestra vida. Es el lugar donde nacemos, donde descubrimos nuestros sentimientos, donde aprendemos a convivir y donde ejercemos nuestros primeros papeles como actores de una obra de teatro que se titula Mi vida. La familia es el lugar donde se asientan los primeros pilares de nuestra vida, donde tenemos nuestras primeras experiencias, positivas y negativas, y donde nos formamos. Por lo tanto, antes de adentrarnos en el asombroso y extraordinario mundo de la familia y hablar sobre este lugar tan versátil y mágico repleto de escenarios cambiantes y coloridos necesitamos comprender primero qué es y su función en la sociedad. Aprender sobre este mundo de tonos oscuros y claros, con héroes y villanos que viven historias de misterio y suspense, de amor y de desamor, de amistad y traición, de humor y de tragedia nos ayudará a entender a nuestro personaje principal: nosotros mismos.

Para comprender a nuestro personaje, para saber quiénes somos, los porqués y los cómos, necesitamos comprender igualmente a los otros protagonistas: los miembros de nuestra familia, tanto nuclear como extensa. Ellos también tienen un papel esencial, único e insustituible en la obra de nuestra vida. Gran parte de lo que ellos son y hacen influye directamente en la esencia de nuestro personaje, en nuestros sentimientos y comportamientos. Por lo tanto, comprender los entresijos de las relaciones familiares nos ayudará a descubrir por qué somos como somos, por qué reaccionamos como lo hacemos y, sobre todo, por qué la familia afecta tanto a nuestras emociones, pensamientos, decisiones, relaciones y moldea nuestra vida en general.

La familia es el escenario principal donde encarnamos nuestro primer personaje: «nosotros mismos». Sin embargo, a diferencia de las obras tradicionales, en esta obra las reglas son distintas y cambian a menudo, ya que además de tener el papel de actor principal, también tenemos en ocasiones el de actor secundario, o incluso somos un extra al que ni se ve ni se aprecia, pero realizamos desde el anonimato un

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados