El peligro de la verdad (Authentic Living Series)

Osho

Fragmento

Índice

Cubierta

El peligro de la verdad

1. La pseudorreligión: el alma adherente

2. Yo lo llamo reverencia por la vida

3. La política y el ansia de poder

4. El peligro: la verdad en acción

5. El éxtasis es ahora. ¿Por qué esperar?

6. Transformación, no renuncia

7. La naturaleza es lo único que existe

8. Dios no es una solución sino un problema

9. Yo enseño una religión no religiosa

10. Dios: el nadie que todo el mundo conoce

11. La verdad no es un dogma sino una danza

12. La fe es el suicidio de la inteligencia

13. El éxtasis consiste en saber que nadie te está dando la mano

14. La sociedad te abarrota; la meditación hace salir a tu multitud

15. Ellos dicen «cree»; yo digo «explora»

Biografía

Créditos

No me interesa transmitirte unas creencias, no me interesa inculcarte ningún tipo de ideología. Mi propósito —que ha sido, desde el principio de los tiempos, el propósito de todos los budas— es provocar en ti la verdad. Sé que ya está ahí. Solo necesita que se produzca una sincronicidad, necesita algo que desencadene el proceso de reconocimiento en ti.

«Authentic Living Series» es una colección de libros basados en unos encuentros de meditación en los que Osho responde preguntas formuladas por su audiencia.

Él mismo nos da algunas pautas acerca de este proceso:

¿Cómo hacer una pregunta que sea realmente trascendente, no únicamente en el aspecto intelectual, sino también en el existencial; no solo para aumentar el conocimiento intelectual, sino para evolucionar hacia una vida auténtica? Debemos tener en cuenta varias cosas:

Siempre que preguntes, no hagas una pregunta que hayas formulado de antemano, no hagas una pregunta estereotipada. Pregunta algo que te concierna directamente, algo que sea relevante para ti, que conlleve un mensaje de transformación. Haz esa pregunta de la que depende tu vida.

No hagas preguntas de libro, no hagas preguntas que no son tuyas. Pregunta lo que tú quieres preguntar. Cuando digo «tú» me refiero a la persona que eres en este momento, ahora mismo, a la persona actual. Cuando preguntas algo actual, de este momento, se vuelve existencial; no tiene nada que ver con tu memoria sino con tu ser.

No preguntes algo que no vaya a transformarte en algún aspecto cuando obtengas la respuesta. Por ejemplo, alguien puede preguntar si existe Dios: «¿Dios existe?». Puedes hacer esta pregunta siempre que la respuesta vaya a transformarte, de manera que si Dios existiera serías un tipo de persona, y si no existiera serías otro tipo distinto. Pero la pregunta carece de sentido cuando saber si Dios existe o no existe no provoca ninguna transformación en ti. Es simplemente una curiosidad, pero no una indagación.

A mi modo de ver, exista Dios o no, la gente sigue siendo la misma. Les interesa saberlo porque forma parte de los conocimientos periféricos. Pero realmente no les importa; no es una pregunta existencial.

De modo que recuerda preguntar aquello que te concierne realmente. Solo así la respuesta será relevante para ti, relevante en el sentido de que una respuesta distinta hará de ti una persona distinta. ¿Te convertirás en un tipo de persona distinto según sea la respuesta? ¿Cobrará tu vida una forma tan distinta que no puedas seguir siendo el mismo?

La verdadera religión te ayudará a encontrar la verdad. Pero recuerda que mi verdad nunca podrá ser la tuya, porque la verdad no es transferible de una persona a otra. Aunque un Gautama Buda conozca la verdad, no hay ninguna forma de que tú puedas saber si la conoce o no. Sí; puedes reconocer a alguien que la conoce si tú también conoces la verdad. Entonces tienes la capacidad de olerla. De lo contrario, solo estarás creyendo a la opinión pública.

OSHO

El peligro de la verdad va al corazón mismo de muchas de las cuestiones más fundamentales del ser humano. ¿Por qué no podemos vivir felices y contentos? Es como si la humanidad tuviese todo el conocimiento necesario para resolver sus problemas; sin embargo, la realidad es que esos problemas nunca se resuelven del todo, y a menudo solo empeoran. ¿Cuál es el motivo que subyace a nuestro fracaso? ¿Es algo intrínseco a la naturaleza humana o...?

La verdad que Osho expone acerca de las raíces de nuestros problemas no es cómoda, porque nos obliga a husmear en lo que realmente no queremos ver: ¡nuestro condicionamiento religioso! «¿Condicionamiento religioso? En absoluto, yo ya he superado todo eso», o «soy espiritual, pero no religioso», o «soy ateo y estoy de acuerdo en que la religión es el origen de muchos problemas, pero no de los míos». O tal vez te encuentres entre los que dicen: «¿Estás bromeando? ¡Si no fuera por la influencia de la religión el mundo sería aún más caótico de lo que ya es!».

Pero si puedes dejar de lado la protesta que se te ha ocurrido primero, o quizá son

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados