Las chicas son de ciencias

Irene Cívico
Sergio Parra

Fragmento

ellas

Descubre a 25 supercientíficas que cambiaron el mundo y demostraron que ¡las chicas son de ciencias!

¿Sabes cuántos descubrimientos científicos debemos a las mujeres?

Si no puedes, tranqui. Aquí tienes 25 ejemplos de supercientíficas que demuestran que las chicas y los laboratorios son una buena combinación.

¿Quién dijo que las chicas no eran de ciencias?

Sigue el hashtag #SomosGuerreras

Y si quieres saber todo sobre nuestras novedades, únete a nuestra comunidad en redes.

imagen Somos Infinitos

imagen @somosinfinitos

imagen @somosinfinitoslibros

Novedades, autores, presentaciones primeros capítulos, últimas noticias... Todo lo que necesitas saber en una comunidad para lectores como tú. ¡Te esperamos!

cap

irene

Para todas las personas que no tienen miedo a mostrarse tal y como son.

Sergio

A las personas que creen que sin ciencia no hay futuro.

Núria

A las mujeres que son luz, no dejéis de brillar.

cap-1

19430.jpg

El mundo está lleno de misterios. Cosas que ignoramos, cosas que nos resultan inquietantes… Hasta que descubrimos cómo funcionan.

Desde el principio de los tiempos, tanto los hombres como las mujeres han tratado de llegar hasta el fondo de las cosas. Y no hay manera más poderosa de conseguirlo que la ciencia.

Hemos dicho hombres y mujeres, pero eso no es exactamente así, ya lo sabéis. Su curiosidad puede haber sido la misma, pero su acceso a la ciencia no ha sido igual de fácil. Y esto no es porque las chicas sean menos listas ni porque los hombres hayan tenido mayor sed de conocimiento, está claro, sino porque durante muchos muuuchos años a las mujeres no se les han dado las mismas oportunidades que a los hombres. Pensad que durante siglos (¡siglos!) a las chicas no se les permitía ni tan siquiera acceder a la educación. Empezando por ahí, imaginaos lo imposible que era que pudieran dedicarse a temas científicos y mucho menos explicar sus descubrimientos al mundo. ¿Quién las iba a escuchar? A las chicas se les decía que su misión en la vida era cuidar de la casa y de la familia. Y si querían dedicarse a otra cosa, ¿qué? Pues nada, la mayoría se tenían que aguantar.

Peeero, por suerte, el mundo está lleno de superguerreras que no se aguantan. Y todas las chicas que encontraréis en este libro se enfrentaron a todo eso, lucharon a tope contra los estereotipos, rompieron las normas que la sociedad les imponía, creyeron en ellas mismas incluso cuando el mundo entero ponía en duda sus habilidades y terminaron demostrando lo fuerte que podían petarlo en el mundo de las ciencias. 25 mujeres intrépidas, que allanaron el camino a las futuras chicas ingenieras, químicas, biólogas, matemáticas, médicas, astrónomas, físicas… y que siguen inspirando a nuestros pequeños niños y niñas geeks de hoy en día para construir todos juntos el futuro de la humanidad.

Porque, a pesar de los prejuicios y algún que otro ignorante que queda por el mundo, las chicas pueden hacer todo lo que se propongan: curar enfermedades, escribir código, hacer despegar cohetes, demostrar teorías, descubrir galaxias, construir robots, ganar premios de todo tipo… y seguir trabajando duro día tras día para desvelar todos los misterios habidos y por haber.

Así que ya lo sabéis: cada vez que alguien os diga que las chicas no son de ciencias, ponedles este libro delante de la cara, ¡BOOM! Porque si hay algo que está científicamente superdemostrado es que las chicas molan muchísimo. Y las de ciencias, elevado al cubo, claro.

cap-2

Fecha y lugar de nacimiento

Siglo IV a. de C. (Atenas, Grecia).

Su mayor logro

Convertirse en médica cuando la medicina estaba prohibida para las mujeres.

Su lema

«Las mujeres somos tan buenas como los hombres.»

Cópiale

Lucha por tus sueños, aunque nadie los entienda.

Hace miles de años, las médicas ya existían. No eran animales mitológicos, no. Eran mujeres médicas, encargadas en aquel tiempo de curar a otras mujeres y, también, de ayudarlas a traer hijos al mundo. Con el paso de los años, los hombres empezaron a impedir a las chicas que ejerciesen medicina. De hecho, llegaron a prohibírselo. La razón detrás de tamaña estupidez es que los hombres creían que si daban libertad a las mujeres para ejercer la medicina, ellas podrían controlar la población escogiendo cuándo tener o no tener hijos. El problema de esta obsesión por controlar a la mujer es que tampoco se dejaba a demasiados médicos hombres que se ocuparan de ellas durante el parto, y a las mujeres tampoco les gustaba que las tocasen hombres que no fuesen sus maridos, así que muchas mujeres morían cuando daban a luz.

Pero en el siglo IV antes de Cristo, nació en Atenas una chica llamada Agnodice que soñaba con convertirse en una gran médica y salvar las vidas de las mujeres y sus bebés. Cuando se lo dijo a su padre, a este le entró el miedo: si las mujeres tenían prohibido ejercer la medicina os podéis imaginar que tampoco podían estudiarla. Pero el padre de Agnodice creía en su hija, que era una valiente, y la apoyó cuando esta decidió liarse la manta a la cabeza e irse a Alejandría a estudiar… Juntos trazaron un plan para que na

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados