Los mayores villanos (Destripando la historia)

Álvaro Pascual «Pascu»
Rodrigo Septién «Rodri»

Fragmento

destripando-2.xhtml

pag13.jpg

El vampiro más famoso de todos los tiempos, el terror personificado, el vampiro original (no como esos de Crepúsculo que brillan. ¿Qué es eso?).

¿Cuántos habéis tenido el trauma infantil de estar en la cama y tener que taparos el cuello con la sábana por miedo a que os muerdan los vampiros? Oh, la sábana... Cualquier niño sabe que nada protege mejor de los vampiros que una sabanita bien puesta.

pag13b.jpg

Drácula: un tío del que se han hecho decenas de adaptaciones cinematográficas, entre las que hay auténticas obras maestras como Brácula, impecablemente interpretado por Chiquito de la Calzada, que en paz descanse…, si no se ha convertido en vampiro, como probablemente fuese su deseo. NO LO SABEMOS.

Pero… ¿de dónde viene Drácula? ¿Es solo un personaje de ficción o existió en realidad? ¿Por qué tiene esas manías tan específicas y sangrientas?

pag14.jpg

Si alguien puede destripar esta historia, somos nosotros.

pag14b.jpg

El «Drácula» que todos conocemos es un personaje de ficción creado en 1897 por el escritor irlandés Bram Stoker.

En la novela se dice que es un székely, descendiente de tribus guerreras que protegían las fronteras de Transilvania de tártaros (como la salsa) y de otros pueblos de carácter violento.

pag14c.jpg

Su pasado está envuelto en sombras. Se cree que era un soldado noble y culto, que tenía conocimientos de alquimia y otras ciencias, es decir, un adelantado a su época que no conocía ni el temor ni el arrepentimiento.

Hay quien afirma que se trataba de un príncipe que luchó fieramente contra los invasores turcos, que murió y fue enterrado, pero que volvió de la muerte para reinar desde su castillo acompañado por tres aterradoras novias vampiras.

Probablemente hayáis oído rumores, o incluso visto películas, que dicen que Drácula está enamorado, y eso es lo que le lleva a viajar a Londres para reencontrarse con su amada perdida. Si nos ceñimos a lo que cuenta la novela, a Drácula el amor le trae al fresco. Lo único que ansía es la total y absoluta dominación del mundo.

pag15.jpg

¿QUIÉN ERA DRÁCULA EN REALIDAD?

pag15b_fmt.jpeg

Un gran número de investigadores afirman que se trataba, nada más y nada menos, de Vlad Tepes. Evidentemente, no era un vampiro, pero sí que era un tipo muy chungo. Vlad era un voivoda (un príncipe) de Valaquia y se le conoce por una pequeña costumbre que tenía... LE ENCANTABA EMPALAR A LA GENTE. De ahí su apodo, Tepes, que en rumano significa «empalador».

pag16.jpg

Vlad era algo vengativo. Invitó a cenar a la familia de los asesinos de su padre y su hermano mayor y, tras el postre, ordenó empalar a los más ancianos. A los jóvenes les ordenó reconstruir un castillo hasta que muriesen de agotamiento.

pag16b.jpg

También era un hombre organizado y convirtió el empalamiento en un «arte». Le encantaba realizar empalamientos multitudinarios, organizaba a los empalados por rango y creaba formas geométricas. Se dice que empaló a unas 100.000 personas a lo largo de su vida.

pag16c.jpg

Tanto aliados como enemigos le temían..., y con razón. Nada dice mejor «ten cuidado conmigo» que una ciudad rodeada por dos anillos de empalados.

Stoker dotó a Drácula de una serie de características y poderes sobrenaturales típicos de vampiros que le precedieron en la literatura y el folclore.

pag17.jpg

Seguramente no hayáis oído hablar jamás de Varney, el Vampiro. Se trata de una serie de historietas de terror del siglo XIX, de dudosa y a veces inexistente calidad literaria, que narraba las desventuras de un vampiro llamado Varney, que, por no tener, ni siquiera tenía claro si era vampiro o no. Pero, curiosamente, sirvió como referente para muchos vampiros posteriores, como el propio Drácula. Varney mordía a la gente con sus afilados colmillos, los hipnotizaba y poseía una fuerza colosal.

pag17b.jpg

En el siglo XIX, a los románticos les encantaba escribir historias de vampiros, los cuales tenían una curiosa fijación con ir a Londres. Pero, realmente, vampiros ha habido toda la vida y por todo el mundo. En casi todas las civilizaciones antiguas hay mención a seres de características similares a las de los vampiros.

En la antigua China se temía, no entendemos muy bien por qué, a los Jiang Shi, unos vampiros zombis CIEGOS que estaban tan tiesos que solo podían moverse dando SALTITOS. El terror absoluto.

pag18.jpg

En la tradición hebrea, Lilith, la primera mujer de Adán (la mala), chupaba la sangre de los niños que no estaban circuncidados.

En Chile y Argentina se habla de una criatura conocida como El Cuero, que es nada más y nada menos que un trozo de cuero con dientes y tentaculillos que habita en el agua y se alimenta de animales y de la sangre humana que succiona con su boca en forma de ventosa.

pag18b.jpg

En la mitología griega nos encontramos con la leyenda de Lamia, quien, tras un romance con Zeus (cómo no), sufrió la ira de la diosa Hera, que asesinó a sus hijos y la convirtió en un monstruo que asesinaba a niños y viajeros despistados. Estas cosas eran habituales en Hera, a quien no le gustaban demasiado los escarceos amorosos de su marido Zeus.

pag19.jpg

Además, los griegos también tenían un vampiro llamado Vrykolakas, conocido en España con el nombre de Brucolaco. Estos seres, al contrario que sus primos eslavos, solo causaban daño emocional.


        </div>
                    <div id=

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados