Final del Mundial de fútbol femenino de 1999 entre Estados Unidos y China. La jugadora Liu Ying tiene que lanzar el tercer penalti de la tanda decisiva. Gay Talese lo ve por televisión y tiene una idea.