Pensar como los mejores guerreros

Mark Divine

Fragmento

cap-1

 

Agradecimientos

El presente libro ha sido todo un viaje, pero es solo la primera jornada de un viaje mucho más largo hacia un intrépido nuevo mundo. Naturalmente no lo escribí yo solo y recoge las ideas y los conocimientos que he ido acumulando durante muchos años, y también las de mis numerosos mentores. Ally, mi coautora, me instó y estimuló para que lo mejorase durante cada etapa del camino, organizando mis desordenados pensamientos y haciendo que durante el proceso el libro fuese mejor. ¡Gracias, Ally! Mi editora en Reader's Digest Books, Andrea Au Levitt, aportó una experiencia impagable a la estructura y el tono del libro, mientras que Kevin Moran, mi competente agente, no dejó de buscar editor para Pensar como los mejores guerreros, incluso después de que yo me centrase en otros proyectos. Andrea y Kevin, muchas gracias.

Permítaseme dar reconocimiento a mi primer y auténtico mentor, Kaicho Tadashi Nakamura, fundador de Seido Karate. Kaicho y su increíble tribu de pupilos y profesores me proporcionaron un sólido fundamento sobre el que construí mi propia fortaleza mental, mi control emocional y mi firmeza espiritual. Gracias a Kaido y al equipo Seido.

Mi maestro de yoga, Tim Miller, también merece mención especial. Tim es toda una leyenda en la comunidad del yoga y, por suerte para mí, vive en mi ciudad, Encinitas, California. Tim es el primer instructor estadounidense de yoga acreditado por Pattabhi Jois, el fundador del moderno yoga Ashtanga. Tim y Kaicho me enseñaron que la formación es «el camino» y me enseñaron también a predicar siempre con el ejemplo.

Aprecio inmensamente a Ken Wilber por su increíble contribución a la teoría integral del mundo; mi academia Mente Invencible y este libro están muy influidos por su trabajo. Otros profesores, mentores y amigos a los que desearía dar las gracias son Tom Brown, de la escuela Tracker; Shane Phelps, de Saito Ninjutsu (Shane fue el inspirador de la filosofía de las Cinco Montañas); Greg Glassman, fundador de CrossFit (él fue quien me dio la idea del entrenamiento físico SEALFIT); Robb Wolf, autor de The Paleo Solution (Robb inspiró mis puntos de vista sobre nutrición y alimentación); Jerry Peterson, fundador de SCARS (él me enseñó autoconfianza y me guió en el aprendizaje de ese tema); y los autores Seth Godin, Roy Williams y Steven Pressfield, quienes también me iluminaron mediante sus libros.

En los equipos SEAL tuve la suerte de trabajar con algunos de los más inteligentes, especializados e intensos guerreros del mundo. Ellos guiaron mi desarrollo como SEAL, en especial cuando cometía errores. La lista incluye, pero no se limita, a los almirantes McRaven, Harward, Metz y Bonelli; los capitanes McTighe, Paluso, Wilson y O’Connell; los comandantes Zinke y Washabau; los suboficiales Crampton, Laskey, Naschek y Martin; así como a mis compañeros de los equipos ST-3, SDVT-1, ST-17, NSWG-1 y SOCPAC.

Por su lealtad, destreza y humor doy las gracias a mis equipos de coachs, colaboradores y empleados de SEALFIT y CrossFit, entre ellos a Lance Cummings, Glen Doherty, Chriss Smith, Dan Cerrillo, Brad McLeod, Charlie Moser, Shane Hiatt, Sean Lake, Dan Miller, Dave Castro, Rory McKernan, Greg Amundson, Tony Blauer, Erik Larson, Derek Price, Jeff Grant, Michael Ostrolenk, Stu Smith, Tommy Hackenbruk, Lindsey Valenzuela, Becca Voigt, Kati Hogan, Rich Vernetti, Cindy Chapman, Catherine Chapman, Melanie Sliwka, Dave Bork, Will Talbot y John Wornham, por su lealtad, sus capacidades y sentido del humor.

Gracias a Susie y Lees Divine (mis padres), que estuvieron a mi lado y me dieron enseñanzas tan diferentes a lo largo de mi vida. Estoy eternamente agradecido a mi mujer, Sandy, que ha sido una amiga increíble y una colaboradora a lo largo de mi enrevesada trayectoria como emprendedor. También a mi hijo y colega, Devon, que me hace reír y ser honesto. ¡Gracias, Sandy y Devon!

Finalmente no tengo palabras para dar las gracias a mis compañeros de equipo y a sus familias, que tanto han sacrificado por su país. Hooyah!*

MARK DIVINE

cap-2

 

Nota para el lector

 

 

 

Apuesto a que está harto de la vieja y consabida información de autoayuda y liderazgo recalentada y empaquetada una y otra vez.

Quizá sea usted un directivo en busca de nuevas ideas acerca de cómo sobrevivir, o incluso prosperar, en los exigentes entornos económicos y empresariales actuales. A lo mejor es un estudiante que se pregunta qué carrera escoger, cómo entablar relaciones adultas saludables y, en general, cómo pensar y tomar mejores decisiones. O tal vez es una madre que hace malabarismos con su carrera y su marido e hijos, y se pregunta cómo podrá desarrollar todo su potencial cuando se siente solicitada en tantas direcciones. Puede incluso que sea usted un aspirante a Operaciones Especiales que busca una ventaja para mejorar sus probabilidades de ser aceptado.

En cualquier caso, ha elegido el libro adecuado en el momento preciso. Pensar como los mejores guerreros es una nueva forma de ver el liderazgo y la excelencia personal, una mirada forjada en los desiertos, junglas, ciudades quemadas y océanos del turbio mundo de las operaciones especiales. He recurrido a mis veinte años de experiencia como oficial de los Navy SEAL, los he condimentado con veinticinco años de artes marciales y quince años de práctica de yoga, y he extraído las lecciones aprendidas en seis exitosas iniciativas empresariales multimillonarias para confeccionar una combinación única, altamente efectiva y accesible que todo el mundo puede utilizar para convertirse en un operador de élite.

Seguro que ha oído usted hablar de los SEAL, o ha visto una demostración de sus vidas y misiones en alguna película o en Discovery Channel. No es un secreto que los SEAL tienen un físico poderoso, pero son también inteligentes. Aunque hay que tener en cuenta lo siguiente: el programa gradúa en total a menos de doscientos SEAL al año de los millares que intentan ser aceptados. En los seis últimos años, los aspirantes a los SEAL que han pasado al menos tres semanas en los programas de mi academia SEALFIT han tenido éxito en el 90 por ciento de los casos y se han convertido en auténticos hombres rana. ¿Por qué? Porque sé cómo piensa, actúa y se entrena un SEAL. En este libro pretendo revelar esos principios y prácticas y enseñarle a integrarlos en su vida para que pueda tener éxito al máximo nivel en todo lo que haga. La Marina de Estados Unidos ya ha invertido los suficientes dólares de sus impuestos entrenándonos a mis compañeros de operaciones especiales y a mí, de manera que es justa esta pequeña retribución.

La gente me envía emails y me telefonea preguntando si únicamente pueden entrenarse en mi academia los aspirantes a los SEAL. La respuesta es un rotundo «No». De hecho, aunque inauguré el mundialmente famoso programa Kokoro Camp para los SEAL y otros aspirantes a Operaciones Especiales, más del 75 por ciento de los parti

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados