Ërikos

Robert Berl

Fragmento

Erikos_v3-1

Ërikos

Primera edición: 2021

ISBN: 9788418665738
ISBN eBook: 9788418665257

© del texto:

Robert Berl

© del diseño de esta edición:

Penguin Random House Grupo Editorial
(Caligrama, 2021

www.caligramaeditorial.com

info@caligramaeditorial.com)

© de la imagen de cubierta:

Shutterstock

Impreso en España – Printed in Spain

Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos en la ley y bajo los apercibimientos legalmente previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de cesión de la obra sin la autorización previa y por escrito de los titulares del copyright. Diríjase a info@caligramaeditorial.com si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.

De lo más pequeño,
a lo inmenso.
Silencioso…
Eterno

www.robertberl.com

Erikos_v3-2

Introducción

En el año 2791 hacía muy poco que se había acabado una de las guerras más destructivas de la humanidad. En tan solo seis años de enfrentamientos, murió más de una tercera parte de la población mundial. La causa principal de esta confrontación, a escala planetaria, fue la agresión por parte de un bloque de países con regímenes dictatoriales contra el sistema progresista y libre de otra parte del mundo. A este conflicto se le denominó la última guerra del lamento humano.

Los principales países de este régimen dictatorial estuvieron situados entre Asia y hasta lo que era la antigua Rusia. Todo este enorme territorio se constituyó como un solo país, conocido con el nombre de Kànqiàn. Sus políticas eran totalitarias y ordenancistas, y en 2785 comenzaron la ocupación del Viejo Continente, logrando que más de la mitad de las naciones declarasen la guerra a esta coalición. Al principio, la guerra provocó que se avanzara en tecnología robótica militar, pero después de tres años de conflicto se destruyeron la mayoría de los lugares estratégicos en los que se construía este armamento. En ambos lados quedó inservible, dando como resultado una nueva guerra dentro de la misma, que se podría equiparar a una lucha de infantería sin armamento pesado. Finalmente, la guerra terminó en 2791 con la victoria de los países progresistas derrotando al bloque dictatorial Kànqiàn. Pero esos seis años de guerra habían destruido totalmente el mundo. Los países que vencieron no tuvieron suficiente patrimonio ni autoridad como para restaurar el planeta y empezar a gobernar. Esta situación fue aprovechada por las cuatro corporaciones más poderosas que había en ese momento, que consiguieron en poco tiempo sustituir a los Gobiernos y gobernar con coacciones en todo el mundo.

Cambiaron el modelo mundial eliminando el patriotismo y las ideas políticas o semejantes, por ser una de las causas principales del comienzo de un conflicto. La intención era establecer un poder diferente que olvidase la vieja estructura histórica heredada de la época de las antiguas civilizaciones. De este modo crearon unos nuevos estamentos, que hicieron desaparecer la antigua estructura de Estado anterior. La idea fomentó un nuevo objetivo de poder, que dejaría para siempre en el olvido la existencia de los países y sus nacionalismos, logrando, de esta forma, silenciar a la población de sus ideas políticas, y consiguiendo expeler la primera causa de inicio de las guerras.

Se suprimió toda la pirámide de poder político y de país, logrando una nueva forma cúbica, que obligaría a trabajar y cambiar las costumbres de todos sus habitantes en el nuevo sistema. Este nuevo modelo fue instaurado en todo el mundo, con la idea fundamental del control de masas. Consiguieron restringir y reducir las libertades de las personas y de su pensamiento. Destruyeron toda la información y documentación posible que, por su contenido, recordase la historia de la humanidad. Hicieron desaparecer todos los aspectos de la vida real que hacían originar en las personas el histórico poder estamental. Una vez establecido el nuevo poder en todo el mundo, las grandes corporaciones inventaron una nueva manera de medir a la población, numerándolos por niveles de capacidad. A esta nueva forma de control se denominó públicos.

Los públicos consistían en valorar al ciudadano por su lealtad al sistema, correspondiendo a las leyes de la corporación, mediante cinco grados o niveles que determinaban su actitud. Un ciudadano normal cuando llegaba a los veinte años adquiría el primer grado, entrando a formar parte de esta medición, e iba aumentando si la persona no encajaba en el modo o uso de la organización corporativa; llegando hasta el quinto grado, donde el sujeto quedaba excluido del sistema, y era hecho prisionero y confinado en una zona de aislamiento denominada zona cero, lo que significaba que su conducta era inapropiada y preconcebía formas de ser anteriores a la estructura actual. Este invento creado por las corporaciones se creía que apartaba del sistema el recuerdo de los valores que iniciaban la lucha y también los principios históricos de una guerra.

Las cuatro grandes y únicas corporaciones del planeta observaron que aumentaban desmesuradamente los residentes en la zona cero. Por esa razón desarrollaron un método para eliminarlos. El sistema corporativo creía que estos individuos eran sinónimo de las guerras y conflictos de la antigua estructura que consiguieron hacer desaparecer. Y, consecuentemente, crearon un método que obligaba al prisionero a instruirse militarmente. Para lograr que este proceso funcionase y obligara al preso a su instrucción de manera voluntaria, los dormían con un somnífero, y aprovechando su somnolencia les implantaban nuevos valores e imágenes que sustituían a su razón y sus recuerdos a través de un proceso instrumental psicológico denominado DND (desconexión neuronal desplazada). Consiguieron suprimirles su anterior mente con el resultado brillante de la creación de unos nuevos sujetos, que escogían voluntariamente ser soldados, por necesidad. A estos guerreros se les denominó Ërikos.

Una vez creados estos soldados y preparados para el combate, las corporaciones inventaron unos robots para que se enfrentaran con ellos. Realmente, lo que querían era que los Ërikos se matasen en combate. Y siguiendo esta idea, desarrollaron los Brocks, unos robots indestructibles con la finalidad de matar a los Ërikos, sin posibilidad de supervivencia. Como los Brocks eran máquinas que tenían como función matar cualquier cosa en movimiento y eran indomables, decidieron que el combate se realizara en uno de los satélites de Júpiter. En la llamada zona oscura, que sustituía al nombre anterior de Ganímedes. De esta forma, llegaron a eliminar a muchos individuos de la zona cero y controlar a la población de cualquier pensamiento de rebeldía que fomentara el recuerdo de tiempos pasados.

Para los líderes de las corporaciones e

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados