Maddaddam

Margaret Atwood

Fragmento

La trilogía MADDADDAM: la trama hasta este punto

La trilogía MADDADDAM: la trama hasta este punto

Los primeros dos libros de la trilogía MADDADDAM son Oryx y Crake y El año del Diluvio, Maddaddam es el tercero.

1. Oryx y Crake

Al principio de la historia, Hombre de las Nieves vive en un árbol a la orilla del mar y está convencido de que es el único ser humano auténtico que ha sobrevivido a la mortífera pandemia que ha devastado el mundo. No lejos de allí viven los Hijos de Crake, o crakers, una apacible especie humanoide creada mediante un proceso de ingeniería genética por el brillante Crake, en tiempos el mejor amigo de Hombre de las Nieves y su rival en el corazón de su amada, la bella y enigmática Oryx.

Los crakers desconocen los celos en asuntos sexuales, la codicia, la ropa, la necesidad de proteínas de origen animal y de repelente para insectos: los factores que, en opinión de Crake, habían hecho infeliz a la raza humana y, en último término, causado la degradación del planeta. Los crakers se aparean estacionalmente, cuando ciertas partes de sus cuerpos se tornan azules. Crake hizo lo posible por liberarlos del pensamiento simbólico y de la música, pero tienen por costumbre canturrear de una forma peculiar e inquietante y han desarrollado una religión que lo encumbra a él mismo como su creador, a Oryx como la señora de los animales y a Hombre de las Nieves como el reticente profeta de la especie. Fue él quien los sacó de la cúpula del Paralíseo, el laboratorio de alta tecnología donde fueron creados, para llevarlos al lugar que hoy ocupan a orillas del mar.

En su vida anterior a la pandemia, Hombre de las Nieves se llamaba Jimmy, y su día a día transcurría entre los complejos —espacios fortificados donde se alojaba la élite tecnocrática que controlaba la sociedad a través de SegurMort, su división para la seguridad colectiva— y las plebillas situadas extramuros, en cuyos vecindarios residenciales, centros comerciales y arrabales el resto de la gente vivía, iba de compras y trapicheaba.

Se había criado en las Granjas OrganInc, donde su padre trabajaba con los cerdones, cerdos transgénicos diseñados para alojar una amplia gama de tejidos humanos —lo mismo riñones que tejido cerebral— destinados a trasplantes. Luego trasladaron a su padre a VitaMorfosis, una corporación especializada en salud y bienestar, y fue allí, en el instituto VitaMorfosis, donde un Jimmy ya adolescente conoció a Crake, que por entonces se llamaba Glenn. Su común interés en la pornografía por internet y los más complejos juegos en línea los volvió inseparables. Entre esos juegos se contaba Extintatón, cuyo administrador era una críptica figura llamada MADDADDAM («Adán dio nombre a los animales vivos. MADDADDAM se lo pone a los muertos»). Los dos amigos entraron en contacto con él por medio de una sala de chat a la que sólo podían acceder los Grandes Maestros del juego que se habían ganado esa confianza.

Jimmy perdió de vista a Crake cuando éste ingresó en el Instituto Watson-Crick, un centro financiado con generosas donaciones, mientras que él tuvo que conformarse con la ruinosa academia de humanidades Martha Graham. Extrañamente, tanto la madre como el padrastro de Crake murieron de una misteriosa enfermedad que los llevó a disolverse físicamente. Tiempo después, un grupo bioterrorista cuyo nombre en clave era MADDADDAM empezó a utilizar microbios y animales genéticamente modificados para atentar contra la infraestructura y la autoridad de SegurMort.

Cuando, años más tarde, volvieron a encontrarse, Crake estaba al frente de la cúpula del Paralíseo, donde se dedicaba al empalme genético de los crakers y al desarrollo de la pastilla GozzaPluss, un producto ideado para favorecer el éxtasis sexual, el control de natalidad y la eterna juventud. Jimmy se llevó una sorpresa al descubrir que los nombres de los científicos que trabajaban en el Paralíseo coincidían con los nombres de usuario en Extintatón; en realidad, se trataba de los bioterroristas maddaddámidas, con los que Crake había contactado en la sala de chat y a quienes había prometido impunidad a cambio de su cooperación en el Paralíseo. Sin embargo, la pastilla GozzaPluss contenía un ingrediente secreto, y su lanzamiento coincidió con el inicio de la pandemia que acabó con la humanidad. En el caos resultante, tanto Oryx como Crake murieron, dejando a Jimmy a solas con los crakers.

Al final, muy atormentado por el recuerdo de la difunta Oryx y el traicionero Crake, y desesperado ante sus propias perspectivas de supervivencia, un renqueante y arrepentido Hombre de las Nieves emprende un viaje a pie hacia la cúpula del Paralíseo, dispuesto a hacerse con las armas y suministros que, según sabe, siguen almacenados allí. Por el camino tiene que vérselas con animales genéticamente modificados que campan a sus anchas, entre ellos los feroces loberros y los gigantescos cerdones, cuyo tejido cerebral de origen humano los convierte en seres taimados y peligrosos.

Oryx y Crake concluye cuando Hombre de las Nieves descubre a otros tres supervivientes a la plaga: tres mujeres. ¿Haría bien en unirse a ellas abandonando a los crakers a su suerte o, conociendo las tendencias destructivas de su propia especie, debería matarlos? Al final de Oryx y Crake, Hombre de las Nieves no se ha decidido aún.

2. El año del Diluvio

El año del Diluvio se desarrolla en la misma época que Oryx y Crake, pero tiene lugar en las plebillas situadas extramuros de los complejos. La trama gira en torno a los Jardineros de Dios, una religión ecologista fundada por Adán Uno. Sus líderes, los Adanes y las Evas, predican la convergencia de la naturaleza y las Escrituras y el amor a todos los seres vivos, al tiempo que denuncian los peligros de la tecnología y la maldad inherente a las corporaciones. Enemigos de la violencia, fomentan el cultivo de frutas y verduras y la apicultura en las azoteas de los arrabales de las plebillas.

La historia se inicia en el presente, el año 25 para los Jardineros: año del Diluvio Seco, que es el nombre que ellos dan a la pandemia. Armada con un viejo rifle, Toby está escondida en las instalaciones del balneario InnovaTe a la espera de que aparezcan otros supervivientes —en particular, un avispado y espabilado ex Jardinero llamado Zab, de quien está secretamente enamorada— y quebranta el código de los Jardineros al disparar a uno de los cerdones que han estado merodeando por su huerto. Otro día, descubre a lo lejos una procesión de caminantes desnudos encabezada por un hombre barbado y andrajoso. Como nada sabe sobre Hombre de las Nieves y los crakers, cree que se trata de una alucinación.

A todo esto, la joven Ren está encerrada en el cuarto para cuarentenas de Colas y Escamas, el club de striptease en el que ha estado trabajando y que, poco antes de la plaga, destrozó un grupo de paintbalistas —deshumanizados prisioneros de SegurMort que han eliminado sin compasión a sus contrincantes en el Paintbala Ar

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados