Ender el xenocida (Saga de Ender 3)

Orson Scott Card

Fragmento

Creditos

Título original: Xenocide

Traducción: Rafael Marín Trechera

1.ª edición: noviembre, 2013

© 2013 by Orson Scott Card

© Ediciones B, S. A., 2013

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

Depósito Legal: B. 26.748-2013

ISBN DIGITAL: 978-84-9019-691-5

Maquetación ebook: Caurina.com

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

Dedicatoria

 

 

 

 

 

A Clark y Kathy Kidd:

por la libertad, por el refugio,

y por las alegrías de toda América.

Contenido ender_el_xenocida-4.xhtml

AGRADECIMIENTOS

Un encuentro fortuito con James Cryer en la Librería Segunda Fundación en Chapel Hill, Carolina del Norte, condujo directamente a la historia de Li Qing-jao y Han Fei-tzu de este libro. Al enterarme de que era traductor de poesía china, le pregunté allí mismo si podía citarme algunos nombres plausibles para unos cuantos personajes chinos que estaba desarrollando. Mi conocimiento de la cultura china era, como mucho, rudimentario y mi idea era que esos personajes desempeñaran un papel menor, aunque significativo, en la historia de Ender, el Xenocida. Pero a medida que James Cryer, una de las personas más vigorosas, fascinantes y generosas que he conocido, me fue contando más y más sobre Li Qing-jao y Han Fei-tzu, y me mostraba sus escritos y me explicaba más historias acerca de otras figuras de la historia y la literatura chinas, empecé a darme cuenta de que aquí se encontraba el verdadero cimiento del relato que quería contar en este libro. Le debo mucho y lamento haber desperdiciado las mejores oportunidades para reparar esa deuda.

También debo mi agradecimiento a muchas otras personas: a Judith Rapaport, por su libro The Boy Who Couldn’t Stop Washing, que fue la fuente de información acerca de los desórdenes obsesivos-compulsivos que aparecen en esta novela. A mi agente, Barbara Bova, que provocó la existencia de este libro al ve

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados