¿Ibas a consultar algo rápido en el móvil y has terminado viendo Reels en Instagram durante más de dos horas? Cuando cenas en un restaurante, ¿eliges el segundo vino más barato de la carta? Si vas al cine, ¿te decantas por cierto tipo de películas que sabes con seguridad que te van a hacer reír (o llorar)? Es probable que la respuesta a todas estas preguntas sea sí. Y también es muy probable que pienses en que tomas estas decisiones porque quieres, con libertad. Sin embargo, no es así. Y esta situación se va a agravar enormemente a corto plazo tras la irrupción de las inteligencias artificiales. Porque... ¿hasta qué punto van a influir estas en nuestra manera de actuar, de relacionarnos, de vivir? El neurocientífico superventas Mariano Sigman y el emprendedor y tecnólogo Santiago Bilinkis arrojan (algo de) luz sobre estos interrogantes en el libro «Artificial» (Debate), un apasionante ensayo de cuyas páginas extraemos el siguiente texto, un capítulo revelador titulado (con cierta sorna) «La ilusión del libre albedrío».