¡Yo sí conseguí adelgazar! Con mis recetas proteicas

Carmen Albo

Fragmento

Fondo de armario del cocinero ejemplar a dieta proteica

FONDO DE ARMARIO DEL COCINERO
EJEMPLAR A DIETA PROTEICA

No se trata de que vuestra despensa se llene de sabores tan exóticos que parezca que os ha poseído el espíritu de Willy Fog y lo que pretendéis es dar la vuelta al mundo en ochenta días sin salir de la cocina. Tampoco se trata de que después de cada comida tengáis la sensación de haberos convertido en un dragón que arroja tanto fuego por la boca que no podréis apagarlo ni con los dos litros de agua diarios recomendados en esta dieta vertidos de golpe en vuestro esófago. No, de verdad que no hace falta cantar rancheras nada más terminar de comer, ni hacerse budista después de cenar. Simplemente es cuestión de dar sabor, que no picor, a las comidas, que sin aceites esenciales, sin sofritos tradicionales y sin grasas deliciosas, van a necesitar mucha imaginación y algunos saborizantes para haceros sentir que, si bien estáis a dieta, es una dieta sabrosa y rica.

Si todavía no sois amigos de las hierbas y las especias, es el momento de entablar con ellas una relación de amistad, comenzando por los sabores que os resulten más agradables o familiares, y si ya practicáis el arte de los aromas, es la hora de abrirse a nuevas posibilidades y sabores, que, como el espacio, son infinitos.

Salsas básicas de elaboración propia

Salsa tártara

Salsa vinagreta

Salsa mayonesa

Sofrito o salsa de tomate

Salsas básicas compradas

Salsa de soja de cualquier marca oriental, hechas solo con soja, sal y agua. Las de marcas comerciales conocidas, además de llevar caramelo, son menos ricas.

Salsa Perrins

Mostazas, cuantas más mejor: de Dijon, antigua, verde, inglesa…

En la nevera son eternas.

Especias secas

El cocinero ejemplar que siga una dieta proteica deberá hacer acopio de un amplio surtido de especias, sobre todo de aquellas que le gusten, para hacer más divertida e imaginativa su dieta. Os sugiero tener a mano las siguientes:

Comino

Canela

Orégano

Cebolla en polvo

Condimento de sabor barbacoa

Mezcla de especias de sabor italiano, oriental…

Jengibre

Eneldo

Pimentón dulce de la Vera

Curry

Pimientas variadas

Especias frescas (si no pueden ser frescas, congeladas)

Albahaca    Perejil    Cebollino    Cilantro

PRIMEROS AUXILIOS

Aunque estos primeros auxilios aparezcan en el último lugar de la lista de productos del «fondo de armario del cocinero ejemplar a dieta proteica», en realidad son lo más importante.

Los alimentos de este apartado los tomaréis todos los días, y algunos de ellos aportan a la dieta proteínas sin nada de materia grasa, las mejores para que la dieta sea más rápida y exitosa.

Claras pasteurizadas. Me parecen tan importantes y ayudan tanto a que la dieta funcione mejor que hasta os propongo algunas marcas: Hacendado, de Mercadona, en cómodas botellitas, o Pascual en envase brick.

Queso fresco batido con un 0 % de materia grasa. El que está más rico es el de la marca Hacendado, de Mercadona. En esta dieta, si cocináis, lo usaréis todos los días como ingrediente de las recetas, y si no cocináis, también.

Cacao desgrasado sin azúcar de la marca Valor. En pequeñas dosis es ideal para calmar ese «momento chocolate» que seguramente os atacará a determinadas horas del día… o de la noche.

Jamón cocido y pechuga de pavo bajos en sal y grasa, además de palitos de cangrejo (vigilando con los ingredientes). Son indispensables para picar entre horas.

Y puestos a invertir un poco para que seguir esta dieta resulte más fácil, os recomiendo un artilugio que, como el eslogan de la película Robocop, es sin duda el arma definitiva para vencer la tentación de claudicar. Me refiero al cofre de silicona para cocinar al vapor en el microondas. Es rápido, cómodo y limpio, con resultados mucho más sabrosos que los que se consiguen con la cocción en agua de toda la vida.

Contenido

Contenido

Cubierta

¡Yo sí conseguí adelgazar! con mis recetas proteicas

SALSAS BÁSICAS

Salsa básica tártara

Salsa básica vinagreta

Salsa básica mayonesa

Sofrito básico de tomate o salsa de tomate

PROTEÍNAS PURAS

Tartar de salmón

Milhojas de proteínas

Huevos rellenos de jamón al curry

Ensalada de queso y langostinos

Pastel de pechuga de pavo y queso

Merluza a la espalda

Salpicón de mejillones y palitos de mar

Hamburguesa de pavo, con cierta gracia

Revuelto de gulas y langostinos

Merluza con vinagreta templada

Salmón en papillote con salsa tártara

Atún rojo con huevos

Acedías con langostinos

Atún con langostinos a la pimienta

Morcillo cocido con huevo

Ceviche de salmón

Bonito con gulas

Pulpo aliñado

Salmón marinado con langostinos

Fiambre de carne

Revuelto de gulas y pavo

Huevos rellenos de pavo y queso

Salmón a la oriental en papillote

Pulpo con gulas al aj

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados