¡Que viva la cocina! 2

Gorka Barredo

Fragmento

cap

INTRODUCCIÓN

Es posible que ya me conozcas gracias a mi canal en YouTube, a mis redes sociales o incluso a mi primer libro, ¡Que viva la cocina! Recetas caseras y fáciles para todos los bolsillos.

Pero si todavía no sabes nada de mí, me presento brevemente. Mi nombre es Gorka Barredo Rubio. Nací en Vitoria el 9 de septiembre de 1986. Con veinte años me mudé a Palencia y allí viví durante casi diez. En esa ciudad surgió todo mi proyecto, un proyecto que comenzó en el año 2014 y que a día de hoy sigue activo. En 2016 me mudé de nuevo a la ciudad que me vio nacer y allí es donde vivo y trabajo en la actualidad.

A lo largo de mi vida he desempeñado varias profesiones: desde peón de fábrica hasta reponedor de supermercado, pasando por cartero. En el año 2012 finalizó mi último trabajo por cuenta ajena y fue entonces cuando, mientras buscaba un nuevo empleo, decidí formarme como cocinero. No tengo estudios oficiales de cocina, mi formación se basó sobre todo en cursos presenciales y a distancia, y la mayoría de los conocimientos que adquirí fueron de forma autodidacta. Todo lo que sé sobre cocina proviene de estos cursos, de las investigaciones personales, de los libros de cocina que he leído y de los programas de televisión que he visto. La cocina se convirtió en mi mayor pasión y soñaba con poder trabajar en el futuro como cocinero en un bar o un restaurante, pero la falta de estudios oficiales y las secuelas de la crisis del 2008 seguían presentes. Para demostrar todo lo que sabía de cocina y poder incluirlo en mi currículo, un amigo me aconsejó que crease un canal en YouTube al que subir pequeños vídeos cocinando diferentes recetas. La idea fue tan buena que en el 2014 fundé mi canal ¡Que viva la cocina! y al poco tiempo también creé mi página web cocinacaserayfacil.net. Nadie me contrató jamás como cocinero, pero poco a poco vi que las visitas a mis plataformas iban subiendo. Menos de dos años después de haber creado estos canales, ya me dedicaba únicamente y de forma profesional a este mundo. Para reforzar mi presencia en internet creé mi página de Facebook, también llamada ¡Que viva la cocina!, y en la actualidad cuento con perfil propio en Instagram y en TikTok.

¿Por qué elegí la cocina como profesión? La respuesta es muy sencilla. Cuando me independicé, tuve que aprender a preparar mi propia comida. Tengo la suerte de que la cocina siempre me ha gustado, desde pequeño. Cuando me quedé en paro tenía, sobre todo, tiempo, y me di cuenta de que era el momento perfecto para aprender todo lo que pudiese sobre ella. Mi madre me inculcó desde pequeño que la cocina es la mejor forma de mostrar el amor del cocinero, ya sea hacia la familia o hacia sus clientes, cuando trabajas o regentas tu propio restaurante. Se trata del arte gastronómico interpretado por parte del chef. Mi objetivo es crear un plato hecho con mimo, con cariño, y que aparte de alimentar produzca placer.

En la actualidad me dedico en exclusiva a enseñar a la gente a cocinar a través de mis plataformas en internet. En ellas publico vídeos cortos de recetas de cocina con trucos para que quien los vea sea capaz de preparar cualquier tipo de plato de forma fácil y en muy poco tiempo. Eso sí, siempre les doy un toque especial a estas elaboraciones con la ambrosía de los dioses griegos: la pimienta negra recién molida. Esto hace, además, que las recetas sean diferentes a lo que puedes encontrar en otros canales. Cada una de las recetas que grabo tiene su versión escrita, que puedes encontrar en mi página web. La web cuenta actualmente con más de ochocientas recetas de platos de todo tipo, desde recetas con carne hasta bebidas, clasificadas por ingredientes principales o incluso por categorías especiales, como «Recetas de verano» o «Recetas de Navidad». Todo es poco para que, cuando busques una receta en esta plataforma, lo encuentres de una forma fácil y rápida.

Como todos bien sabemos, el 2020 ha sido un año muy complicado a causa de una pandemia que a día de hoy sigue azotándonos. Hemos pasado meses muy duros sin poder ver a nuestros seres más queridos, sin poder reunirnos con nuestros amigos o incluso sin poder salir de casa para dar una vuelta y despejarnos. La cocina se convirtió en una salida o en un entretenimiento para casi todos nosotros. He conocido gente que aprovechó el confinamiento para aprender a cocinar, padres que entretenían a sus hijos elaborando recetas juntos o incluso personas que querían ampliar conocimientos y se ponían a buscar nuevas recetas para incluir en su menú diario. En definitiva, cocinar nos ha servido de excusa para llevar mejor el día a día durante estos meses tan complicados.

Aun así, no todo ha sido un camino de rosas. Seguro que recuerdas que cuando comenzó todo esto hubo momentos en los que empezaban a escasear algunos alimentos en los mercados. Era difícil encontrar en algunos establecimientos harina o incluso pan. Había que aprovechar los ingredientes que teníamos en casa para preparar nuestra comida, hacer verdaderos «malabares» con 3 o 4 ingredientes. Una misión imposible si lo piensas en frío, pero en realidad hemos sabido adaptarnos a estos imprevistos para salir adelante. Por ello, y porque me parecía un reto muy bonito, que me apetecía mucho asumir, he decidido publicar este segundo libro basándome en todo lo vivido estos últimos meses y adaptando mis recetas para que sea posible elaborarlas con muy pocos ingredientes. Mi objetivo es demostrarte que la cocina «puede ser maravillosa». Tan solo necesitamos un poco de nuestro mimo y una pizca de creatividad para cocinar cualquier plato independientemente del número de ingredientes de los que dispongamos. Aquí podrás encontrar una selección de ochenta elaboraciones clasificadas por número de ingredientes. Podrás preparar platos con tan solo 3, 4 o 5 ingredientes. Las recetas siguen la tónica del primer libro, son fáciles de hacer en casa sin que nuestro nivel sea relevante y muy económicas, con ingredientes que puedes encontrar en cualquier tienda o supermercado. Aunque yo te propongo una serie de ingredientes en cada receta, siempre te dejo espacio para que puedas darle un toque más personal al plato y, de este modo, explotes también tu creatividad. Puedes sustituir algunos ingredientes o añadir otros y hacer recetas de 7, 8, 9 ingredientes. Yo te doy la base. Lo que quiero es que, a partir de ella, dejes volar la imaginación.

Espero que con la adquisición de este nuevo libro disfrutes de la cocina tanto como yo estos últimos meses elaborando cada uno de estos platos. Confío en que sean de tu agrado y, sobre todo, que le saques todo el partido a tu creatividad cocinando para tu familia, para tus amigos, pero, sobre todo, para ti mismo. Muchas gracias, mi querido «recetero».

 

imagen

© Vicugo Foto

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados