Adelgaza sin hambre y con humor con mis recetas proteicas

Carmen Albo

Fragmento

cap.xhtml

¡OTRA PRESENTACIÓN!

Parece mentira, pero ya ha pasado un año desde que escribí la presentación de aquel primer libro: ¡Yo sí conseguí adelgazar! con mis recetas proteicas. Ahora, con más experiencia, con más tiempo y con mucha más dedicación y trabajo, tienes en tus manos un segundo libro de la misma saga, Adelgaza sin hambre y con humor con mis recetas proteicas.

Puede que ya me conozcas, o puede que no, pero si estás ojeando este nuevo libro tendré que convencerte de nuevo, o quizá por primera vez, de que te compres este recetario proteico.

Al igual que el anterior, el libro de recetas de dieta proteica que ahora ojeas te va a resultar de gran ayuda para adelgazar de forma rápida, fácil y efectiva. Te va a ayudar a adelgazar con humor, sin pasar hambre y, al contrario de lo que suele suceder en otras dietas y con otros recetarios, ¡sin morir de aburrimiento!

Mucho de lo que dije de mi particular forma de enfrentarme a la dieta en aquella primera presentación sigue siendo válido, pero es indudable que la experiencia previa y otros factores favorables (que como los hados han coincidido dondequiera que fuese menester) de una forma mágica han conseguido que entre todos hiciésemos un libro de dieta proteica mejor: este, Adelgaza sin hambre y con humor con mis recetas proteicas.

Son 82 nuevas recetas de dieta proteica, esa dieta que a tantas, tantísimas personas nos ha hecho adelgazar con tanto, tantísimo éxito en todo el mundo.

Vuelvo a decirte que todas las recetas que estás viendo aquí, las he cocinado, fotografiado y, lo que es aún más importante, las he testado (y nunca mejor dicho) en mis propias carnes.

Además he procurado que estas nuevas recetas cumplan la que para mí es una máxima vital. He intentado que sean recetas «facilonas y lucidas», que es como me gusta a mí la vida, las personas, la cocina y… cualquier cosa. También, y como no podía ser de otra manera en estos momentos difíciles, he intentado buscar combinaciones de alimentos sanos y baratos, para que enfrentarse a esta dieta, hoy menos que nunca, no suponga un quebradero de cabeza o de bolsillo.

Encontrarás tanto recetas de aprovechamiento como sugerencias particulares, para que, modificando alguno de sus elementos, puedas convertir un plato en otro distinto y también de distinto precio.

Este segundo libro de recetas proteicas que tienes ante ti es, eso sí, tan auténtico como el primero. Es decir, no tiene trampa ni cartón, exceptuando, claro está, el cartón de las cubiertas.

Este libro, Adelgaza sin hambre y con humor con mis recetas proteicas, soy yo y son mis recetas, y son mis fotos de cámara en modo automático. Y ya está. Si sigues lo que en cada receta denomino: «elaboración», vas a obtener exactamente el mismo resultado que ves aquí. Sin trucos. Sin más.

Aquí nada brilla mucho, porque nada esta barnizado con esmalte sintético de puertas y las carnes no tienen un marrón precioso porque no las he lacado con una reducción (al absurdo) de café con azúcar… Lo más que he llegado a hacer es sacar la fotografía con luz natural, a la luz del día.

En este nuevo libro encontrarás las recetas divididas en 5 grupos (Proteínas Puras, Proteínas y Vegetales, Salsas, Postres y Recetas de blogueros amigos). He aumentado algunas salsas y los postres porque creo que los dulces, de verdad, se agradecen cuando estás a dieta proteica.

Y SIGO...

Espero que subdividir dentro de cada grupo las recetas por alimentos te resulte más práctico y te facilite algo más la tarea.

Respecto a las recetas de blogueros amigos, solo decir esa famosa y gráfica frase: «me llena de orgullo y satisfacción» el haber podido contar con la colaboración de cuatro estupendos blogueros y mejores amigos.

Alfonso López, del conocidísimo blog Recetas de rechupete, que me ha emocionado con su presentación personal. Marta, de Travi en la cocina, Rubén, de Ni mata ni engorda y Rocío de La cocina de mi Abuelo. A todos ellos les agradezco en el alma su aportación a esta causa.

Solo espero, como esperaba ya en mi libro anterior, que encuentres por todas partes un poco de buen humor. Ese buen humor imprescindible, tanto para emprender esta dieta, como para hacernos cargo de todos los avatares dificultosos que nos vamos encontrando en la vida. Y es ese humor, precisamente, lo que deseo compartir también, aquí, contigo.

El éxito principal de esta dieta proteica, creo yo, es que a poco que pongamos de nuestra parte, y a diferencia de lo que sucede con otras dietas, con esta es mucho más fácil pensar en positivo y sentirse bien dispuesto... ¡para lo que sea!

Será porque la dieta proteica funciona, y funciona rápido, y eso a cualquiera le da muchísimo aliento. Será porque se puede comer, y mucho y de forma libre, de todos los alimentos permitidos.

Será porque en esta dieta es imprescindible la imaginación. Cuanta más tengas a la hora de cocinar, más divertida, más creativa y menos restrictiva te parecerá tu comida y también tu vida. Y si andas escaso de ella, pues… pues, a copiar, que copiar de uno es plagio, pero de muchos es… ¡inspiración!

Y no te digo nada más. Solo que mentalizarse, sonreír mucho a los demás y a uno mismo, repetirse los logros conseguidos, probarse la ropa que nos va volviendo a servir, darse un premio de vez en cuando y buscar ese mantra personal que podamos repetir en los momentos de flaqueza espiritual y digestiva, también me parecen unos últimos buenos trucos para compartir contigo.

Y como digo siempre en mi blog Guisándome la vida… Ya me contarás…

Carmen Albo

one.psd

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados