A lo largo de la vida, cualquier persona sufrirá algunos cambios inesperados que pueden hacer variar su personalidad, su actitud ante los demás y su comportamiento ante otros imprevistos menores. Enseñar a nuestros hijos a afrontar los problemas de una forma positiva produce una base en su pensamiento que le ayudará a sobrellevar esas dificultades de forma más consciente y no anclarse en la negación. Sigue leyendo para descubrir una maravillosa historia de superación y ejemplo de actitud positiva.