Ayudar a que nuestros hijos generen una serie de hábitos es una forma de ofrecerles estabilidad y seguridad. Seguir unos patrones de conducta que garanticen siempre el mismo resultado no solo contribuye a su educación, sino que desarrollan aspectos de la personalidad. Sigue leyendo para saber más sobre los hábitos, costumbres, rutinas, procesos, etc.