Enseñar a nuestros hijos que compartir no solo es dividir algo material para dárselo a los demás es de vital importancia para que entiendan otros beneficios, como empatizar con los demás o disfrutar de hacer algo de forma desinteresada. Pero ¿desde cuándo enseñarles esa lección?