La Torre Oscura (La Torre Oscura 7)

Stephen King

Fragmento

Índice

Índice

La Torre Oscura VII: La Torre Oscura

Ilustraciones

PRIMERA PARTE. EL PEQUEÑO REY ROJO DAN-TETE

I. Callahan y los vampiros

II. Elevados por la ola

III. Eddie hace una llamada

IV. Dan-tete

V. En la selva, la poderosa selva

VI. En Turtleback Lane

VII. Reencuentro

SEGUNDA PARTE. CIELO AZUL DEVAR-TOI

I. El devar-tete

II. El observador

III. El alambre resplandeciente

IV. La puerta a Tronido

V. Punta-Tete

VI. El amo de Cielo Azul

VII. Ka-shume

VIII. Notas de la Casa de Chocolate

IX. Huellas en el camino

X. La última garla (El sueño de Sheemie)

XI. El ataque a Algul Siento

XII. El tet se rompe

TERCERA PARTE. EN ESTA BRUMA DE VERDE Y ORO VES’-KA GAN

I. La señora Tassenbaum viaja al sur

II. Ves’-Ka Gan

III. Otra vez Nueva York (Roland enseña su identificación)

IV. Fedic (dos visiones)

CUARTA PARTE. LAS TIERRAS BLANCAS DE EMPÁTICA DANDELO

I. La cosa de debajo del castillo

II. En la vía de las Tierras Yermas

III. El castillo del Rey Carmesí

IV. Pellejos

V. Joe Collins de Odd’s Lane

VI. Patrick Danville

QUINTA PARTE. EL CAMPO ESCARLATA DE CAN’-KA NO REY

I. La herida y la puerta (Adiós, querida mía)

II. Mordred

III. El Rey Carmesí y la Torre Oscura

EPÍLOGO

Susannah en Nueva York

CODA

Hallada

APÉNDICE

Robert Browning, «Childe Roland a la Torre Oscura llegó»

Nota del autor

Notas

Biografía

Créditos

Dedicatoria

Quien habla sin que le presten atención es mudo.

Por tanto, Lector Constante, este último libro de la saga

de la Torre Oscura está dedicado a ti.

Largos días y placenteras noches.

Cita

¿No escuchas? ¡Si había ruido por doquier! Tañía

con creciente fuerza, como una campana. En mis oídos,

los nombres de los aventureros desaparecidos, pares amigos,

que tal tenía fuerza, y cual valentía,

y el otro fortuna, pero en los pasados días

¡perdidos!, ¡perdidos! Un momento de tañido

por los años de desdicha.

Ahí se encontraban, alineados, en las laderas, congregados

para verme por última vez, un marco viviente

¡para un cuadro más! En un lienzo ardiente

les vi y les reconocí a todos. Y sin embargo,

impávido, llevé el cuerno a mis labios;

«Childe Roland a la Torre Oscura llegó», toqué.

ROBERT BROWNING,

«Childe Roland a la Torre Oscura llegó»

Nací

con un revólver en la mano.

Detrás de un revólver

libraré mi última lucha.

BAD COMPANY

¿En qué me he convertido?

Mi más dulce amigo

todo cuanto conozco

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados