• ¡En oferta!
  • -5%
Anna y el Hombre Golondrina
Pagos 100% seguros
Gavriel Savit
Gavriel Savit Ver Más
Gavriel Savit es escritor, actor y cantante. Ha actuado en tres continentes, desde Nueva York a Bruselas y Tokio. En la actualidad vive en Brooklyn y Anna y el Hombre Golondrina es su primera novela.
Leer más

Gavriel Savit es escritor, actor y cantante. Ha actuado en tres continentes, desde Nueva York a Bruselas y Tokio. En la actualidad vive en Brooklyn y Anna y el Hombre Golondrina es su primera novela.

Leer menos
Ver Más

Anna y el Hombre Golondrina



Formatos disponibles
15,44 €
16,25 €


Formatos disponibles
15,44 €
16,25 €

Descubre aquí cómo leerlo o reproducirlo.

Destinada a convertirse en un clásico de la literatura como El niño con el pijama de rayas o La ladrona de libros, esta deliciosa novela de Gavriel Savit nos conmueve por su mirada a las lecciones más duras de la vida y a la vez a sus más extraordinarias posibilidades.

Formatos disponibles
15,44 €
16,25 €
15,44 €
16,25 € -0,81 €

Destinada a convertirse en un clásico de la literatura como El niño con el pijama de rayas o La ladrona de libros, esta deliciosa novela de Gavriel Savit nos conmueve por su mirada a las lecciones más duras de la vida y a la vez a sus más extraordinarias posibilidades.


Un mundo en guerra.
Un peligroso viaje.
Una amistad por encima de todo.

Cracovia, 1939. Un millón de soldados en marcha y mil perros ladrando. No es lugar para crecer.

Anna tiene solo siete años el día en que los alemanes se llevan a su padre, profesor de lingüística, durante la purga de intelectuales en Polonia. Está ...

Leer más

Un mundo en guerra.
Un peligroso viaje.
Una amistad por encima de todo.

Cracovia, 1939. Un millón de soldados en marcha y mil perros ladrando. No es lugar para crecer.

Anna tiene solo siete años el día en que los alemanes se llevan a su padre, profesor de lingüística, durante la purga de intelectuales en Polonia. Está sola cuando se encuentra con el Hombre Golondrina, un astuto embaucador, alto y extraño, con más de un as en la manga, un impostor que logra que incluso los soldados con los que se cruza solo vean lo que él quiere que vean.

El Hombre Golondrina no es el padre de Anna -ella lo sabe de sobra-, pero también sabe que, como su padre, está en peligro y que, como su padre, tiene un don para las lenguas: habla polaco, ruso, alemán, yiddish e incluso el lenguaje de los pájaros. Cuando el misterioso individuo consigue que una bella y brillante golondrina se pose en su mano para que Anna deje de llorar, la niña se queda embelesada. Y decide seguirlo adonde vaya.

A lo largo de su viaje Anna y el Hombre Golondrina esquivarán bombas y soldados e incluso harán amigos. Pero en un mundo que se ha vuelto loco todo puede constituir un peligro. Incluso el Hombre Golondrina.

Críticas:
«Desde la primera página Gavriel Savit no distingue entre niveles de lectura, edad o lector. Simplemente disfruta con lo que está escribiendo y lo transmite al lector. Una obra magistral.»
Elizabeth Wein, The New York Times Book Review

«Exquisita.»
The Wall Street Journal

«Un libro asombrosamente redondo sobre la guerra, la supervivencia y la humanidad... Nos hace pensar de inmediato en La ladrona de libros y en El niño con el pijama de rayas con todo el potencial que estas comparaciones sugieren.»
The Bookseller

«Escrito con exquisita sutileza, con una estructura inteligente y un lenguaje delicioso, Anna y el Hombre Golondrina es una lectura absorbente, emocionante y que te hace pensar. No he leído nada igual.»
The Guardian

«No ha habido capítulo en el que no encontrara frases para el recuerdo, en el que no hubiese conversaciones que invitaran a la reflexión. Más que un libro, sus páginas pueden describirse como pequeños trocitos de poesía camuflada.»
Blog Ojo listo

«Leer este libro me ha llenado un poquito más por dentro, (...).Creo firmemente que, si lees este libro, acabarás recomendándolo.»
Blog Pretty Little Human

«Uno de esos buenos libros que pasan a ocupar un buen lugar en nuestro recuerdo, y nos acompañan durante el resto de nuestra vida. Totalmente recomendable.»
Blog Nunca cierres la puerta

Leer menos

Colección
EXITOS
Páginas
256
Traductor
Ana Mata Buil
Target de edad
Adultos
Tipo de encuadernación
Tapa blanda con solapas
Idioma
ES
Fecha de publicación
03-03-2016
Autor
Gavriel Savit
Editorial
PLAZA & JANES
Dimensiones
151mm x 230mm
Colección
EXITOS
Páginas
256
Traductor
Ana Mata Buil
Target de edad
Adultos
Tipo de encuadernación
Tapa blanda con solapas
Idioma
ES
Fecha de publicación
2016-03-03
Autor
Gavriel Savit
Editorial
PLAZA & JANES
Dimensiones
151mm x 230mm
9788401017285

Pagos 100% seguros
Gavriel Savit
Gavriel Savit Ver Más
Gavriel Savit es escritor, actor y cantante. Ha actuado en tres continentes, desde Nueva York a Bruselas y Tokio. En la actualidad vive en Brooklyn y Anna y el Hombre Golondrina es su primera novela.
Leer más

Gavriel Savit es escritor, actor y cantante. Ha actuado en tres continentes, desde Nueva York a Bruselas y Tokio. En la actualidad vive en Brooklyn y Anna y el Hombre Golondrina es su primera novela.

Leer menos
Ver Más

Suscríbete a nuestras novedades editoriales

Actualidad

Artículos relacionados con este libro

Reseñas

Reseñas

Reseñas
42 Reseñas
Una conmovedora historia sobre la amistad, la esperanza y el hor
Anna y el Hombre Golondrina es una historia dura y a la vez tierna sobre un hombre y una niña de 7 años cuyos caminos se cruzan y se unen para intentar sobrevivir en la Polonia ocupada de 1939, viajando y cruzando fronteras y países para no ser capturados, cargando ambos con los fantasmas del pasado, la dureza y penurias del presente y la incert... Leer más
Anna y el Hombre Golondrina es una historia dura y a la vez tierna sobre un hombre y una niña de 7 años cuyos caminos se cruzan y se unen para intentar sobrevivir en la Polonia ocupada de 1939, viajando y cruzando fronteras y países para no ser capturados, cargando ambos con los fantasmas del pasado, la dureza y penurias del presente y la incertidumbre sobre su futuro. Anna, la protagonista, te encandilará con su inteligencia, su inocencia a pesar de los momentos tan duros que le tocan vivir, y la alianza y el cariño que se forjan entre ella y el Hombre Golondrina (apodo que le pone Anna porque él tiene el don de "hablar" con las golondrinas y que estas le hagan caso).Aunque la novela se desarrolle en una zona de guerra, no trata tanto sobre ésta, si no sobre los efectos y las consecuencias que la guerra acarrea a todo aquel que la sufre. La historia está contada de una manera sencilla, desde el punto de vista de Anna, quien, a pesar de los horrores, mantiene su inocencia, aunque vemos cómo va dejando atrás a marchas forzadas su infancia, obligada por las circunstancias. El Hombre Golondrina acoge bajo su ala a Anna. Es un hombre complejo, muy inteligente, peligroso, protector, experto en camuflarse y ser un camaleón, y que carga con un gran dolor, que intentaremos descubrir al mismo tiempo que Anna. Entre los dos se forja un vínculo que les mantendrán unidos y que evitará que estén solos en ese mundo devastado que ya no reconocen como suyo.Me ha gustado mucho la historia, pero, sobre todo, la manera de contarla. Te transporta hasta allí y hace que te encariñes enseguida de Anna, y que viajes con ella y el Hombre Golondrina mientras atraviesan fronteras buscando un sitio en el que refugiarse y estar a salvo. Caminar y seguir caminando es la única manera que encuentran de sentirse seguros. Y atravesaremos con ellos territorios nevados, pasaremos hambre, sentiremos la angustia de no tener un lugar donde refugiarte, nos cruzaremos con personas que intentarán hacernos daños, pero también con otras que nos recordarán que aún somos humanos. Asistiremos a los horrores de la guerra, pero también al nacimiento de una amistad que será capaz de superar cualquier obstáculo que la vida interpone en su camino.Cuando terminas la novela, te deja un sabor en la boca lleno de contrastes: tristeza, esperanza, dolor, cariño. No puedes dejar de preguntarte cómo las personas podemos ser tan crueles, capaces de generar tanto sufrimiento a otras personas. Y cómo, al mismo tiempo, en los peores momentos, algunos sacan lo mejor de sí, y te hacen ver que aún hay esperanza. Con un final un tanto abierto, sientes que la historia seguirá sin que tú estés ahí para presenciarla. Que los horrores de la guerra seguirán presentes, pero que la vida continuará y logrará abrirse camino entre tanta destrucción, como un tierno brote que florece tras un duro invierno que parecía no tener fin. Leer menos
Una historia tierna y emotiva
Anna y el Hombre Golondrina es un libro cuya portada y título desprenden frío, pero una vez leído regala calidez a tu corazón.Vivir en tiempos bélicos no es fácil, y así lo corrobora la solitud de Anna cuando los alemanes se llevan a su padre, un profesor de universidad. Ella, pese a su inocencia y su corta edad, comprende que él no volverá; aho... Leer más
Anna y el Hombre Golondrina es un libro cuya portada y título desprenden frío, pero una vez leído regala calidez a tu corazón.Vivir en tiempos bélicos no es fácil, y así lo corrobora la solitud de Anna cuando los alemanes se llevan a su padre, un profesor de universidad. Ella, pese a su inocencia y su corta edad, comprende que él no volverá; ahora está sola.Es entonces cuando conoce al Hombre Golondrina. Este personaje, extraño y muy misterioso, pronto se gana la confianza de Anna y juntos emprenden un largo viaje por Polonia.Aunque haya indicios que nos hagan pensar que estamos delante de una novela cuya única temática es la guerra, no es así en absoluto. Podemos encontrar otros puntos clave como serían la supervivencia, el respeto y, sobre todo, la amistad.Las páginas del libro están teñidas de emociones que no dejarán al lector indiferente. De cada diálogo entre los protagonistas podemos extraer enseñanzas muy valiosas que nos harán reflexionar.La prosa de Gavriel Savit me ha parecido espléndida. La narración esconde metáforas y descripciones muy elaboradas. En ciertos momentos, incluso me daba la sensación de estar leyendo poesía por el contenido literario tan trabajado. Los dos protagonistas evolucionan bastante a lo largo de la historia, sobre todo Anna. Durante el viaje, ella se adentra de manera muy temprana al mundo de los adultos y nos sorprende con reflexiones acerca de él desde el punto de vista de una niña.El desenlace, claramente abierto, me ha sabido a poco. Quiero pensar que es porque me había sumergido tanto en la historia que al terminarla ya la he echado de menos.En conclusión, Anna y el Hombre Golondrina es un libro que dejará huella en quien lo lea y le hará reflexionar sobre la amistad, la supervivencia y también sobre la crueldad y la guerra. Perfecto para quien busca una lectura diferente y profunda. Leer menos
La amistad lo es todo.
Principalmente a mi parecer la han comparado con la novela de El niño con el pijama de rayas y La ladrona de libros, y a mi pensar no se parece a la novela de El niño con el pijama de rayas, ya que es la uncia que he leído de esas dos,pero creo que esta erróneamente equivocados con eso, por que la gente los compara ya que tienen una cronología m... Leer más
Principalmente a mi parecer la han comparado con la novela de El niño con el pijama de rayas y La ladrona de libros, y a mi pensar no se parece a la novela de El niño con el pijama de rayas, ya que es la uncia que he leído de esas dos,pero creo que esta erróneamente equivocados con eso, por que la gente los compara ya que tienen una cronología muy parecida y los mismos niños que se encuentran en medio de la Segunda Guerra Mundial. Son los niños que no se dan cuenta de lo que exactamente estan viviendo, y que con su inocencia narra los crudos hechos de un momento horrible de la historia. Y hasta ahí para mi llega la similitud de Anna y el hombre golondrina,con el resto de ellas,pues es un punto y aparte de esas novelas.Me ha encantado el libro,pero si he de escoger entre este y el niño con el pijama de rayas me quedo con el del niño con el pijama de rayas,ya que en su tiempo me llego a enamorar y ha parecerme de lo mas fantástico dentro de esa temática, ya que es cruel desde mi punto de vista. He de decir que esta historia me ha gustado de una forma distinta, y novedosa que es básicamente esta novela.Es un relato maravilloso de la bondad del ser humano en todo momento. Una novela de aventuras que te hace creer en la humanidad de nuevo.Es una novela sobre todo que trata la amistad y la supervivencia.He de decir que a mi el final no me ha gustado mucho,me esperaba otra cosa,pero al final ha sido otra completamente diferente.He de decir que el personaje del Hombre Golondrina me ha encantado, el que más.Es una lectura que recomendaría a todos los públicos,ya sea niños o mayores, por que es una historia muy bonita que se basa mucho en la amistad. No se te hace pesada en ningún momento, ni te cansas de leer, sientes que quieres más y más, y por eso la recomiendo muchísimo de verdad, si alguna vez le podéis dar una oportunidad dársela.Es la primera vez que leo a Gavriel Savit y he de decir que me ha encantado.Yo le he de dar las gracias a Ediciones Anticipadas, ya que me dio la oportunidad de leer este libro tan bonito y gracias por haberme dejado disfrutarlo y sobretodo reseñarlo para que la gente lo descubra y sienta lo que sentí yo. Leer menos
"Una historia desgarradora contada de la forma más dulce e inoce
El idioma del camino
Buenos días, mis queridos Lectores Ausentes.Hoy venimos con una novela que me ha dejado bastante tocado en lo emocional. Mágica, trágica y bella, engañosamente sencilla y con un estilo narrativo que te conquista por completo ya en sus primeras páginas. De verdad que ha sido una verdadera delicia, pese a que el regusto final no queda exento de un... Leer más
Buenos días, mis queridos Lectores Ausentes.Hoy venimos con una novela que me ha dejado bastante tocado en lo emocional. Mágica, trágica y bella, engañosamente sencilla y con un estilo narrativo que te conquista por completo ya en sus primeras páginas. De verdad que ha sido una verdadera delicia, pese a que el regusto final no queda exento de un poso amargo ante la dureza de lo que se nos cuenta.La Segunda Guerra Mundial y en concreto, el Holocausto, ha dado muchísimo de si en la literatura y el cine. Obras como El Niño del Pijama de Rayas, La Ladrona de Libros o La Vida es Bella, han sabido retratar toda su crudeza de una forma maravillosa, permitiéndonos ser testigos de la barbarie a través de los ojos de aquellos que más sufren en estas situaciones: Los niños. Y es que a través de su forma de ver el mundo, de asimilar aquello que les rodea, el horror y el cambio traumático que han sufrido sus vidas, la realidad siempre es más dura. Pero también es cierto que son esos mismos ojos, los de la inocencia, los que aun en medio del desastre y las atrocidades en un mundo en los que los adultos nos comportamos como bestias,  son capaces de percibir la belleza, la ilusión y la esperanza, la MAGIA de todas aquellas pequeñas cosas buenas que entre lodo y mugre, siguen latentes y por las que vale la pena vivir. La amistad, una canción, un amanecer o el vuelo de una pequeña golondrina.Aun así, la dura realidad es algo que no pueden obviar y que sufren en sus carnes. La pérdida, la soledad, el miedo, el hambre o la incerteza de saber que va a ser de ellos o si habrá siquiera un mañana se convierten en una forma cruel hacerles madurar, de obligarles a crecer de forma brusca y temible, dejando atrás al niño y abriendo los ojos a un mundo despiadado y muchas veces, incomprensible para ellos. La muerte ronda siempre cerca, demasiado, y la única opción es ser capaz de transformarse, de adaptarse y asumir esa realidad, de hacerse fuerte por dentro y por fuera y aferrarse a la idea de que lograran salir adelante, sea como sea.Anna y el Hombre Golondrina, de Gabriel Savit, me ha cautivado. Me ha sorprendido la capacidad de su autor para transportarnos junto a sus protagonistas, por su maravillosa muestra de creatividad a la hora de crear una historia tan especial, con unos personajes tan complejos y elaborados, disfrazados de sencillez y con tal profundidad. No sé si sería correcto etiquetar la novela como realismo mágico, pero sí que estamos ante una obra con un trasfondo que invita a la reflexión y donde lo fantástico se manifiesta a través de los pequeños detalles, casi imperceptibles y de un modo costumbrista, disimulando su condición hasta el final. La elocuencia del autor, su facilidad para meternos en la historia y sorprendernos con cada dialogo, cada suceso, haciendo que encontremos un mensaje o una intención concreta en todo aquello que nos cuenta, me parece una verdadera proeza. Nada se deja al azar, todo tiene un propósito y somos conscientes de ello sin ningún esfuerzo. En definitiva, aprendemos junto a la pequeña Anna, nuestra protagonista. Vemos en que se ha convertido el mundo y evolucionamos como lo hace ella, asistiendo a cada nueva lección, en esta suerte de descubrimiento del personaje y en parte, de nosotros mismos.A modo de fábula, con muchos momentos que casi rozan lo poético, el estilo es tan perfecto que Savit hace que parezca sencillo narrar así. Pese a que sean obras casi opuestas, no he podido quitarme de la cabeza ciertas similitudes (salvando las distancias, como es obvio), con esa maravillosa novela de Cormac McCarthy, La Carretera. El frio, el miedo, su crudeza, son evidentes en esta novela y aunque son estilos e intenciones completamente distintas, resulta difícil no encontrar ciertos paralelismos entre ambas. La diferencia principal, sin duda, es que en Anna y el Hombre Golondrina, los personajes están vivos, su corazón late y en su interior, sigue habiendo esperanza, un motivo para continuar. Aunque no son ajenos a la oscuridad y esta pueda llegar a anidar en sus corazones, sepultando todo lo hermoso que habían logrado proteger.Uno de los detalles que más me han gustado, ha sido el tema del lenguaje. Ambos personajes son poliglotas, hablan diversos idiomas y se valen de ello tanto para seguir adelante en su periplo, como para crear un vínculo especial entre ellos. Pero lo más sorprendente y maravilloso, es esa metáfora de El Idioma del Camino, una invención suya en la que el lenguaje, como herramienta, toma otra dimensión. Un código propio en el que no existe la mentira, solo las medias verdades. No hay engaños y lo que cuenta es la interpretación de lo que se dice, su sentido dentro del contexto y su intención. Resulta difícil de explicar, pero os aseguro que es un detalle increíble y maravilloso. La importancia del lenguaje, de su uso y sus recursos, las alegorías y los dobles sentidos, me ha parecido simplemente brillante, tanto dentro de la historia como para el propio lector, que no podrá dejar de sentirse fascinado con la peculiar forma de razonar del Hombre Golondrina y todas sus enseñanzas en el camino.En definitiva y para no dar más la brasa, deciros que ha sido, y de lejos, una de las mejores lecturas de este año y sabéis que llevo ya unas cuantas realmente buenas. La he disfrutado muchísimo, me ha enamorado, me ha dejado huella y solo puedo decir que espero os acerquéis a ella, porque os va a gustar.  Leer menos
La historia de una niña, un hombre que sabía hablar con las golo
Anna y el Hombre golondrina es un libro que me ha encantado por muchas razones: la historia, la forma de narrarla, los personajes e incluso el final, todo ello hizo que este libro me encantara desde el momento en que lo empecé.La historia está narrada en tercera persona y sin embargo somos testigos de los pensamientos de Anna, de sus opiniones e... Leer más
Anna y el Hombre golondrina es un libro que me ha encantado por muchas razones: la historia, la forma de narrarla, los personajes e incluso el final, todo ello hizo que este libro me encantara desde el momento en que lo empecé.La historia está narrada en tercera persona y sin embargo somos testigos de los pensamientos de Anna, de sus opiniones e incluso de sus recuerdos. Esto para mí ha sido un punto a favor, porque vemos la historia y descubrimos las cosas desde la mirada inocente de una niña que no tiene prejuicios sobre nada y que esta ansiosa por aprender.Los personajes son otro punto clave de la historia que me ha fascinado; por un lado tenemos a Anna, una niña dulce e inocente que a la vez tiene una gran inteligencia. De ella me ha encantado su evolución, su forma de ir comprendiendo las cosas, de entender como funciona el mundo y cuál es su situación actual y a la vez no perder nunca esa inocencia o esa ternura que caracteriza los niños.Por otro lado tenemos al Hombre Golondrina, del cual sabemos poco de su presente y aun menos de su pasado. Es una persona fría, sumamente inteligente y un gran narrador de historias. Y aunque al principio pueda parecer lo contrario, a lo largo de la historia veremos también su lado más tierno. Lo que más me gustó del hombre golondrina fueron sus metáforas, tenemos que imaginar que Anna es una niña pequeña que no sabe casi nada de lo que significa la palabra guerra y no se le puede explicar a alguien de esa edad un concepto que involucra tantas cosas, por ello el Hombre Golondrina a través de metáforas, cuentos e historias le irá explicando el autentico significado de la palabra guerra. Otra cosa que también me ha gustado mucho fueron las lecciones que el Hombre Golondrina da a Anna sobre como sobrevivir en cada lugar.Hay otros personajes que también son importantes y que me encantaron pero no los voy a comentar porque considero esa parte spoiler (y me gustaría muchísimo que leyerais el libro)Por último comentar el final (la única razón por la que no le di cinco búhos). A ver por el tipo de historia que es y por todo lo que vamos descubriendo a lo largo de la historia sabemos como va a acabar el final, pero aún así el autor introduce pequeños detalles para que el final tenga cosas que nos sorprenda y nos haga reflexionar. Esto es algo bueno pero yo me imaginaba un final algo más... cerrado, que concluyera de otra forma.Por todas estas razones no me queda más que recomendaros esta gran historia que os hará sonreír, os asombrará e incluso se os caerá alguna lagrimilla: 4/5 búhos Leer menos
Anna y el hombre Golondrina
Cuando me ofrecieron reseñar este libro, la verdad no sabía que podría encontrarme a parte de la sinopsis general. Como bien se indica, Anna y el Hombre Golondrina es un punto intermedio entre El niño del pijama a rayas y La ladrona de libros. Siento mucha curiosidad por leer novelas basadas en la Segunda Guerra Mundial, en el Holocausto, no por... Leer más
Cuando me ofrecieron reseñar este libro, la verdad no sabía que podría encontrarme a parte de la sinopsis general. Como bien se indica, Anna y el Hombre Golondrina es un punto intermedio entre El niño del pijama a rayas y La ladrona de libros. Siento mucha curiosidad por leer novelas basadas en la Segunda Guerra Mundial, en el Holocausto, no por morbo, sino por la memoria histórica de conocer los horribles hechos que ocurrieron y que perduren en la historia. Curiosamente, los que suelen doler o impactar más son los que están narrados desde el punto de vista de los niños, y Anna y el Hombre Golondrina no es una excepción. Este libro posee un trasfondo de melancolía que a veces era sorprendente. El viaje de Anna me atrapó desde la primera página. Es un libro algo complicado, pero a pesar de ello, tiene todos los alicientes de convertirse en un clásico.  Corre el año 1939, y la pequeña Anna, de tan solo siete años, vive con su padre, un profesor de la Universidad de Cracovia en Polonia. Él es el que aporta la riqueza de lenguaje a Anna, a pesar de su corta edad, a hablar bastantes lenguas extranjeras incluyendo en ruso, alemán, inglés y francés. Pero lo curioso de todo ello, no es que Anna lo aprendiera de los libros, sino hablando con la gente de su ciudad, asociando cada lengua extranjera y acento a su vida cotidiana, más allá de cualquier frontera o grupo de personas.  Cuando un día, su padre la deja esperando en una farmacia local, su vida cambiará para siempre. Él no volverá a recogerla, y no precisamente por voluntad propia. Anna es forzada a quedarse en la calle, echada de la farmacia y de su propia casa. Allí, sentada fuera de la farmacia es donde conocerá a El Hombre Golondrina.  Anna descubrirá que ese misterioso hombre habla muchas lenguas que ella conoce, pero además, una nueva, el lenguaje de los pájaros. Siendo consciente de que su padre nunca volverá, la curiosidad de Anna y el no querer quedarse sola, le llevará a seguir al Hombre Golondrina, y con él empezará a vivir una nueva aventura. Una que le llevará a conocer nuevos lugares, nuevas personas. En sus viajes se encontrarán con soldados, algunos amistosos y otros no tanto, y de forma inesperada, a un nuevo amigo.  Junto al Hombre Golondrina y su nuevo amigo, recorrerán los caminos más improbables para evitar lo que Anna solo intuye, que una guerra ha empezado y lo que les está pasando a todos los que son arrestados y llevados a lugares de los que nunca vuelven. Creo que el viaje que emprende Anna está narrado de una manera tan original que lo hace fascinante. A su vez, la forma en la que vemos el extraño mundo en el que se ha convertido el de Anna a través de sus ojos es lo que realmente llama la atención en esta novela. También este personaje tiene una educación muy rica para la edad que tiene, y más para los años en los que está situada la acción, en una Polonia que está viviendo la cúspide de la Segunda Guerra Mundial.  Lo realmente peculiar de esta novela es el estilo narrativo, a veces complicado, a veces incómodo, pero es lo que añade un gran sentido del tiempo en el que se sitúa. Mi mayor problema con la historia, y por ello no le doy más puntuación, es por el final tan ambiguo. No conseguí conectar con él porque no sentí un cierre de historia. A parte de eso, fue toda una experiencia descubrir a través de los inteligentes ojos de Anna la devastación que invadió su país. Y a pesar de ello, emocionarme por las maravillas de sus pequeños descubrimientos, a pesar de todos los horrores y confusión que estaba ocurriendo a su alrededor. Todo esto fue una especie de mezcla a la vez maravillosa y aterradora.  Es un libro lleno de inspiración, y otro que sumo a esta horrible época de la historia reciente.  Leer menos
Un Punto De Vista Diferente De La Segunda Guerra Mundial
Es un envío editorial, y desde que me lo ofrecieron supe que iba a gustarme. El libro es precioso y tiene una textura muy chuli.Los críticos lo comparan con "El niño del pijama de rayas", pero yo sinceramente no les veo parecido más allá del contexto histórico.El libro está ambientado desde el punto de vista de Anna, una chica de 7 años que tien... Leer más
Es un envío editorial, y desde que me lo ofrecieron supe que iba a gustarme. El libro es precioso y tiene una textura muy chuli.Los críticos lo comparan con "El niño del pijama de rayas", pero yo sinceramente no les veo parecido más allá del contexto histórico.El libro está ambientado desde el punto de vista de Anna, una chica de 7 años que tiene muchas preguntas y no entiende la situación. Es una niña muuy adorable y me encanta.Hay 3 personajes que podríamos llamar principales: Anna, El Hombre Golondrina y Reb Hirschil. De este último no voy a hablaros para evitar spoilers, pero El Hombre Golondrina es genial. Al morir el padre de la chica en la purga de intelectuales, nadie quería cuidar de la pequeña, pero por suerte llegó el y decidió encargarse de ella como si fuese su padre. Es un hombre súper amable y comprensivo, pero sobre todo muy sabio.Yo creo que gracias a este libro he entendido un poco más la situación que vivieron, ya que no tenían comida y tenían que apañárselas para conseguir sobrevivir. A parte se encuentran con Hirschil, un judío, que cuenta los duros momentos que pasaban; o con un comerciante que se dedicaba a viajar y al cruzarse con Anna y su amigo, les cuenta lo que está sucediendo en el mundo...Aunque me ha gustado mucho, todo va lento al principio, y luego (yo, por lo menos) me perdí en cuanto al tiempo que había pasado. Dice que son 2 inviernos, luego otros 2, Anna sufre "cambios físicos" que dan a entender que tiene 14 o 15 años... Pero bueno, se lee igual.Lo que no me ha gustado ha sido el final. Es muy abierto y no sabes que ha pasado. Durante 200 páginas nos cuenta la vida de los personajes pero cierra el libro en 10 páginas o así. No sé, para mí ocurrió todo muy rápido y no entiendo todavía el final.Me ha encantado todo lo que ha dicho sobre el lenguaje, y los idiomas. Que cuando no encuentras una palabra en un idioma siempre habrá una que lo exprese en otro; el idioma de la carretera, lo que dicen de que cada persona tiene un idioma que le represente y que ellos, al hablar tantos idiomas pueden adaptarse a cada persona y esto les ayuda a relacionarse mejor... Si lo habéis leído sabréis a qué me refiero.Yo recomiendo el libro pero solo si os gusta leer sobre la 2GM, ya que si no os interesa puede que algunas cosas se hagan muy pesadas. Leer menos
Anna y el Hombre Golondrina
Lo primero que me impactó del libro es la edición tan bonita que tiene. Las letras están en relieve y el papel es rugoso al tacto, como si fuese papel reciclado, pero un poco más duro. Me pareció muy curioso y un detalle super bonito.Tengo que reconocer que al principio cuando lo empecé a leer me echó para atrás que estuviese escrito en tercera ... Leer más
Lo primero que me impactó del libro es la edición tan bonita que tiene. Las letras están en relieve y el papel es rugoso al tacto, como si fuese papel reciclado, pero un poco más duro. Me pareció muy curioso y un detalle super bonito.Tengo que reconocer que al principio cuando lo empecé a leer me echó para atrás que estuviese escrito en tercera persona, ya sabes que no es la forma en la que más me gusta, pero es que el libro está tan bien escrito y escribe de una forma tan bonita éste chico, que se me olvidó por completo.Me encanta la ambientación, como te puedes llegar a encariñar de Anna y su inocencia y del Hombre Golondrina por ser un pozo de sabiduría, ves como el propio autor hace que te enamores de todo, de los paisajes, momentos, de los mismos personajes.La historia me ha parecido sencillamente preciosa, con algunos puntos crueles, pero no es para menos por la línea temporal en la que suceden los hechos y el lugar, que si nosotros mismos nos pusiéramos en su pellejo también lo pasaríamos igual de mal.Creo que aunque el libro sea cortito, es un libro intenso que hay que leer poco a poco y disfrutar con cada línea y con cada palabra, digerirlo bien, sobre todo el final. Me ha gustado muchísimo, creo que se ha convertido en una de las lecturas que más me ha gustado de las que llevo este año, por ser intensa, diferente, simplemente preciosa. Leer menos
No es otro libro más sobre la Segunda Guerra Mundial
¡Hola, hola! Sé que he tenido esto un poco (un poco demasiado) abandonado. Pero estoy hasta arriba de exámenes y hasta que no los termine no creo que pueda publicar mucho. Sin embargo, hoy os traigo la reseña de Anna y el Hombre Golondrina de Gavriel Savit. Anna y el Hombre Golondrina nos cuenta la vida de Anna, una niña de siete años que vive c... Leer más
¡Hola, hola! Sé que he tenido esto un poco (un poco demasiado) abandonado. Pero estoy hasta arriba de exámenes y hasta que no los termine no creo que pueda publicar mucho. Sin embargo, hoy os traigo la reseña de Anna y el Hombre Golondrina de Gavriel Savit. Anna y el Hombre Golondrina nos cuenta la vida de Anna, una niña de siete años que vive con su padre en Cracovia, Polonia, en época de la Segunda Guerra Mundial. Cierto día, los soldados alemanes se llevan al padre de Anna, dejándola sola en una ciudad en la que todos los que eran amigos de su padre, comienzan a huir de ella. Ese mismo día, Anna se cruza con El Hombre Golondrina, un hombre misterioso que cautivará a la niña desde el primer momento y al cual acompañará en su viaje. Lo primero por lo que me fijé en este libro es la temática. Me fascinan los libros sobre la Segunda Guerra Mundial y me encanta leer los distintos puntos de vista que diversos autores pueden crear sobre ese hecho. Y, como no había leído nada de este escritor, decidí que sería una buena idea leer su libro y, en efecto, me ha fascinado. El libro va contando todos los hechos desde la perspectiva de Anna pero sin estar narrado en primera persona, con una prosa sencilla y rápida de leer que cautiva desde el primer momento debido a lo fácil que es conectar con los personajes y la historia a pesar de lo cruda que es la realidad que va narrando página tras página.Pero, si tuviese que decir algo malo y lo cual temía muchísimo que pasase, fue el final. Todo el libro estuve maravillada con la historia y los personajes PEEEERO el final se me hizo demasiado abierto y, aunque me gustan los finales abiertos, éste me lo esperaba más cerrado.Por otro lado, los personajes me parecen maravillosos y perfectos. Anna, una niña de siete años que tenía todo y de repente se encuentra sola en un mundo en Guerra. Me parece uno de los personajes más firmes e inteligentes con los que me he cruzado en muchísimo tiempo, y creo que eso es lo que más me ha gustado de su personaje.El Hombre Golondrina, por otra parte, aunque al principio desconfiaba totalmente de él, acabó gustándome al ver que quería proteger a la niña, a pesar de llevarla por algunos caminos peligrosos.  Leer menos
La inolvidable historia de Anna y el Hombre Golondrina
Cuando Edición Anticipada ofreció ejemplares de este libro, no lo dudé un segundo. A primera vista ya sospechaba que me iba a encantar: solamente la portada en sí me pareció preciosa.Las críticas comparan esta novela con otras como El niño con el pijama de rayas y La ladrona de libros, pero más allá del contexto histórico no les he encontrado de... Leer más
Cuando Edición Anticipada ofreció ejemplares de este libro, no lo dudé un segundo. A primera vista ya sospechaba que me iba a encantar: solamente la portada en sí me pareció preciosa.Las críticas comparan esta novela con otras como El niño con el pijama de rayas y La ladrona de libros, pero más allá del contexto histórico no les he encontrado demasiado parecido, aunque esto no quiere decir para nada que sea algo malo.El tema es de nuevo la Segunda Guerra Mundial, aunque esta vez contado desde el inocente punto de vista de una niña que hace preguntas continuamente porque no es capaz de comprender lo que está ocurriendo a su alrededor. En 1939, en plena invasión alemana, Anna sólo tiene siete años y se ve abandonada por su padre, un lingüista asesinado por los nazis durante la purga de intelectuales. Sola, sin saber que hacer, se encuentra con un extraño hombre con el que huye de la ciudad y quien se convierte en su protector: el Hombre Golondrina, un peculiar personaje capaz de comunicarse con las aves.La historia tiene una trama fascinante que me atrapó desde el principio y que en ningún momento perdió intensidad, aunque por culpa de los exámenes tuve que dejar la lectura totalmente apartada durante más de dos semanas.Sin embargo, tengo que decir que me decepcionó bastante el final. Es muy abierto, lo que deja al lector decidir qué pensar, y demasiado precipitado, ya que después de conocer con detalle la vida de los dos protagonistas durante varios años, en unas pocas páginas y sin demasiadas explicaciones la historia se da por terminada. Leer menos
Un libro duro pero con una tierna amistad que gana cualquier gue
“Los seres humanos son la esperanza que tienen otros seres humanos de sobrevivir en este mundo.”Anna y el Hombre Golondrina nos cuenta la historia de Anna, una niña de siete años que vive en Cracovia con su padre, quien, al verse en peligro, decide dejar a Anna a cargo de un amigo suyo farmacéutico. Este amigo verá que la niña puede suponer un p... Leer más
“Los seres humanos son la esperanza que tienen otros seres humanos de sobrevivir en este mundo.”Anna y el Hombre Golondrina nos cuenta la historia de Anna, una niña de siete años que vive en Cracovia con su padre, quien, al verse en peligro, decide dejar a Anna a cargo de un amigo suyo farmacéutico. Este amigo verá que la niña puede suponer un problema para él ante la llegada de soldados y la peligrosa guerra, por lo que termina abandonándola dejándola completamente sola.Es entonces cuando entra en escena un extraño hombre alto y delgado de quien Anna queda fascinada al ver como puede hacer atraer con su canto a una hermosa golondrina. Desde entonces ambos iniciarán juntos un viaje desde Polonia en el que su mayor prioridad, será sobrevivir ante el duro comienzo de la Segunda Guerra Mundial."Un río va por donde marca el cauce. Nunca tiene que preguntar por qué camino ir, se limita a fluir por el cauce. [...] A lo que me refiero es que yo seré el cauce y tú serás el río. En todos los sentidos"Este libro está ambientado a principios de la Segunda Guerra Mundial y narrado desde la perspectiva de Anna, algo que de no haber sido así, sin duda le hubiese restado muchísimo al libro.La manera ilusa e inocente en la que Anna aprende y crece junto al Hombre Golondrina me ha parecido magnífica, al igual que el lenguaje y la forma de expresión utilizada por el autor que hace que, aunque no conozcas nada sobre los hechos de esta época, puedas ponerte en la piel de Anna y aprender junto a ella que en el mundo nada es como parece ser, que el ser humano en sí es alguien egoísta y que debes abrir bien los ojos para ver más allá de sus intenciones."Los hombres que intentan entender el mundo sin la ayuda de los niños son como los hombres que intentan hacer pan sin levadura""La gente es peligrosa. Y cuanta más gente hay en un sitio, más peligroso se vuelve."Con respecto a los personajes, Anna es una niña increíble. Gracias a las enseñanzas de su padre (profesor de lingüística) es políglota, lo que le ayudará a salvarse de muchas situaciones en las que no podrá contar con la ayuda del Hombre Golondrina. De este último no puedo decir mucho más ya que es un hombre misterioso del que iremos conociendo algunos aspectos poco a poco a lo largo de la historia.¿Algo que no me ha gustado del libro? La trama; no es ni la ambientación ni los hechos, sino el desarrollo de ambos en sí. El libro se basa en un viaje realizado por ambos en el que sobre todo al principio siempre pasaba lo mismo. Estuve las 100 primeras páginas buscando algún giro o algo que le diese vida e intriga a la historia, pero no encontré nada. Sí es verdad que poco a poco se fue poniendo más interesante, sobre todo con la llegada de un nuevo personaje que animará un poco la situación y hará el viaje un poco más llevadero a Anna."Hay personas en el mundo para las que el sueño es un lujo, y otras para las que el sueño es una resignación"El final tampoco me ha terminado de convencer, es un final en mi opinión demasiado abierto para ser un libro autoconclusivo que te deja a cuadros ya que acaba con miles de interrogantes aún por responder y es bastante corto el modo de acabar en comparación con el resto del libro.Del mismo modo, como dice en la faja, sí que tiene similitudes con El niño con el pijama de rayas y La ladrona de libros, pero, ¿tanto como para compararlos diciendo que se convertirá en un clásico de la literatura?...lo dudo.En definitiva, Anna y el Hombre Golondrina es un libro histórico que, desde la perspectiva de una niña, hace que sientas la dureza de las situaciones a las que se enfrentan donde encontraremos sentimientos como superación, miedo, dolor y lucha."Si alguna vez dudas de si tienes algo bueno y reconfortante en lo que puedas confiar, entonces debes dar por supuesto que no lo tienes" Leer menos
Un libro lleno de dulzura que no te dejará indiferente
Anna vive en Cracovia con su padre, profesor en la universidad. Su vida cambia completamente cuando con 7 años, tiene que asumir que él no volverá a por ella, y que tiene emprender un viaje con un completo desconocido que poco a poco se irá adentrando en su corazón. Juntos tendrán que ayudarse mutuamente y sobrevivir en ese mundo de guerra y des... Leer más
Anna vive en Cracovia con su padre, profesor en la universidad. Su vida cambia completamente cuando con 7 años, tiene que asumir que él no volverá a por ella, y que tiene emprender un viaje con un completo desconocido que poco a poco se irá adentrando en su corazón. Juntos tendrán que ayudarse mutuamente y sobrevivir en ese mundo de guerra y destrucción.Me encantan los libros de esta época -la segunda guerra mundial-, todos los libros que leo ambientados en ese tiempo siempre me sorprenden, así que este no pudo ser menos.Desde un principio engancha. Es un libro corto, que gracias a la prosa del autor, se hace muy ameno. En nada de tiempo me lo leí, y lo disfruté muchísimo. Puede que estéis pensando que por se un libro histórico, sera cansino y dificil de leer, ya os aseguro de que no.Me encantó como escribe el autor. Es cierto, que al principio al presentarte toda la situación, al utilizar un lenguaje más poético, porque sí, en algunas ocasiones utiliza un lenguaje poético, se me hizo un poco más lento de leer, pero vamos, os aseguro de que no dura mucho.Otro aspecto que me gustó mucho, bueno, más que gustarme me sorprendió, es el ingenio del hombre golondrina, como consigue engatusar a la gente y darle la vuelta a las cosas para al final lograr salir bien si que sean descubiertos o dar ningún dato importante sobre ellosEn cuanto a los personajes... ¿que puedo decir? todos y cada uno de ellos son adorables, y haces que te encariñes de ellos con el paso del tiempo. Cada uno tiene su peculiaridad, son diferentes, cada uno con su carácter, gustos y personalidad, pero entre ellos se complementan. Creo que el autor acertó muy bien con ellos. Por cierto, no hablo solamente de Anna y el Hombre Golondrina, sino de otro personaje que aparece más adelante al que me gustó mucho conocer, porque como ya he mencionado antes, complementa a los dos principales.Es un libro pausado, tranquilo, a pesar de estar en medio de una guerra, nuestros protagonistas no se encuentran con muchos peligros, solo en contadas ocasiones, y siempre esas escenas son cortas, excepto una que hizo que se me encogiese el estómago. A pesar de esto, lo vuelvo a repetir. No aburre.Lo que hizo decidirme a leer este libro, es la comparación que hace con al ladrona de libros y el niño con el pijama de rayas -ambos libros increíbles por cierto-. Con la segunda comparación estoy de acuerdo, con la primera no tanto. Es cierto que la dulzura e inocencia de Anna a veces me recordaba a la de Liesel, pero aún así, la ladrona de libros es de lejos, mucho mejor.En cuanto al final... no sé qué decir sobre él. Me gustó, eso no puedo negarlo, pero me dejó con un sabor de boca agridulce. No es lo que yo esperaba, me sorprendió bastante -algo que me encanta de los libros- y me dejó muy desconcertada. Si a eso le sumamos que es un final abierto... como he dicho antes me gustó, pero no sé, fue raro.Nada más que decir del libro, es genial, una lectura perfecta a los que les guste este tipo de novelas, la recomiendo muchísimo. Leer menos
Anna y el Hombre Golondrina
Un día, la existencia de Anna, una niña de siete años, cambia para siempre. Cuando su padre la deja al cuidado de un amigo para acudir a una reunión en la universidad en la que da clases ninguno de los dos sospecha que nunca volverán a verse. Ni saben que, el que creían amigo, terminará dejando a la niña abandonada en la calle, sola, hasta que s... Leer más
Un día, la existencia de Anna, una niña de siete años, cambia para siempre. Cuando su padre la deja al cuidado de un amigo para acudir a una reunión en la universidad en la que da clases ninguno de los dos sospecha que nunca volverán a verse. Ni saben que, el que creían amigo, terminará dejando a la niña abandonada en la calle, sola, hasta que se cruza en su camino el Hombre Golondrina, con quien iniciará un viaje que no solo la llevará por distintos lugares de Polonia, su país, en plena Segunda Guerra Mundial, sino que supondrá también un viaje iniciático hacia una vida adulta que llega demasiado pronto para una niña que no entiende qué ha podido ocurrir y que se ve abocada a acompañar en su peregrinar a ese hombre del que nunca conocerá su nombre, pero con el que se siente segura y que le enseñará lecciones de vida que nunca olvidará.“Anna y el Hombre Golondrina” no es una novela sobre la guerra, o al menos no es solo eso, es una novela sobre la supervivencia y sobre la amistad y todo ello visto con la mirada inocente de una niña, lo que confiere cierta dulzura a una historia tan dura como la que nos cuenta un narrador en tercera persona siempre desde el punto de vista de Anna. Es desde esa inocencia como conoceremos los crudos hechos de la guerra y nos adentraremos en una novela llena de magia y emociones.Haciendo gala de una prosa elegante, exquisita y muy adjetivada y en la que la narración predomina sobre el diálogo, Gavriel Savit nos ofrece una historia sencilla llena de emociones y lecciones que invitan una y otra vez a la reflexión. El estilo del autor me ha parecido muy rico en detalles, pero a la vez fácil de leer, creando una atmósfera envolvente para una historia que me ha puesto un nudo en la garganta más de una vez. Del mismo modo que recrea emociones, recrea también paisajes y escenarios a los que nos lleva de la mano para transitar parajes nevados, donde no crece nada que poder llevarse a la boca, parajes donde pasaremos hambre y viviremos el horror de la sinrazón de la guerra, pero también pasearemos por valles donde la primavera, a pesar de todo, brota cada año.Además de esa magnífica ambientación, "Anna y el Hombre Golondrina" se basa principalmente en la fuerza de sus dos protagonistas. De la dulzura e inocencia de Anna ya os he hablado y frente a ella encontramos a ese hombre sin nombre, una persona de contrastes que tiene un lado oscuro, pero al que se le adivina una ternura infinita y un dolor oculto que el lector intentará descubrir.Una novela que casi tiene más de cuento y que podrá disfrutar tanto el público adulto como el juvenil, aunque sin duda las lecturas serán muy distintas. “Anna y el Hombre Golondrina” es una de esas novelas que solo pueden tener un final abierto, y aunque a mí normalmente esto es algo que me disgusta, lo cierto es que en este caso cualquier desenlace cerrado podría dar al traste con el aura casi mágica que envuelve al lector durante su lectura.No quiero terminar la reseña sin hablar sobre la comparación que desde la editorial se hace de este libro con "El niño con el pijama de rayas" y "La ladrona de libros" y que para algunos, por lo que he leído en otras opiniones, ha terminado suponiendo una pequeña decepción. Dado que he leído las tres puedo decir que lo único que tienen en común son el período bélico en el que se ambientan y el hecho de estar protagonizados por niños. Yo no he encontrado más similitud entre ellas y esto no es ni bueno ni malo, a veces estas comparaciones pueden hacer más daño que otra cosa puesto que algunos lectores irán predispuestos a encontrar algo similar y por mi parte, habiendo disfrutado de las tres lecturas tanto como lo he hecho, os aseguro que esta novela tiene valor por sí misma y no precisa de comparaciones.En definitiva, "Anna y el Hombre Golondrina" es un libro que he disfrutado tanto por lo que cuenta como por la forma de hacerlo. Un canto a la amistad y a la supervivencia que recomiendo a todo aquel que le apetezca una lectura distinta. Leer menos
Una historia muy tierna con unos personajes inolvidables.
No sabía qué era exactamente lo que me iba a encontrar en este libro, pero sentí que debía leerlo porque lo recomendaban especialmente para aquellos que amaron La ladrona de libros y El niño con el pijama de rayas. La historia empieza cuando el padre de Anna, profesor de lingüística y sabedor de un montón de lenguas que Anna ha tenido el privile... Leer más
No sabía qué era exactamente lo que me iba a encontrar en este libro, pero sentí que debía leerlo porque lo recomendaban especialmente para aquellos que amaron La ladrona de libros y El niño con el pijama de rayas. La historia empieza cuando el padre de Anna, profesor de lingüística y sabedor de un montón de lenguas que Anna ha tenido el privilegio de conocer, tiene que dejarle a su hija con un farmacéutico alemán amigo suyo para asistir a una reunión muy importante en la Universidad. Lo que ella no sabe es que la Sonderaktion Krakau o "Acción Especial Cracovia" ya se había puesto en marcha ese mismo día (que también era el día de su cumpleaños) y que se trataba de un plan purgatorio de los intelectuales polacos del momento, entre los que se encontraba su padre.Pronto se encuentra en una angustiosa situación de no tener a dónde ir, cuando un hombre muy alto e imponente le formula en diferentes idiomas preguntas que Anna, a pesar de entenderlas a la perfección, no va a contestar. Tras eso, ese hombre tan misterioso consigue por medio de hermosos silbidos que una golondrina se pose en la mano de Anna con intención de calmar su llanto. Es en ese momento cuando ella toma la decisión que le cambiará la vida: acompañaría al Hombre Golondrina, no sin antes responder sus preguntas en todos los idiomas que él ha utilizado. Ha sido una lectura muy agradable y conmovedora: el autor enmascara el horror y la brutalidad de la guerra con la inocencia infantil de Anna y el mundo de cuento que el Hombre Golondrina crea para ella. En lo que parece una caminata sin rumbo ni fin, Anna aprenderá a sobrevivir a la escasez del invierno y la amenaza del frío, a interpretar silencio misterioso del Hombre Golondrina y a interiorizar a conciencia todas y cada una de sus instrucciones, que dan mucho, mucho que pensar. La novela es una narración constante y tiene pocos diálogos, pero el autor, con una redacción muy cuidada y ligera, consigue plasmar a la perfección la forma de ver el mundo de una niña que, a pesar de las apariencias, es muy lista y astuta, lo que ha hecho que haya pasado páginas casi sin darme cuenta. Otra característica que hace aún más curiosa la novela son los personajes: a la mayoría sólo los menciona sin mucho detalle, como las personas con las que se relacionan de forma táctica para conseguir alimento y otros sustentos; pero sí que conoceremos a uno en concreto que tiene una personalidad única y peculiar, tan distinta a la del Hombre Golondrina (siempre serio y firme), que le da a la novela un toque aún más especial. El lector no tardará en sentir un profundo afecto por él, al igual que lo sentirá Anna nada más conocerle. Pero, si algún día sus caminos tuvieran que dividirse, ¿a quién elegiría Anna como compañero de viaje? Por último, lo que más me ha gustado de la novela es la caracterización que hace el Hombre Golondrina a los soldados nazis y rusos. Según le cuenta a Anna, ambos son animales haciéndose pasar por humanos y su objetivo es, básicamente, hacerse con el mundo entero. Por lo tanto, los alemanes en realidad son Lobos, que siempre van en grupo y se comportan como una unidad. Por el otro lado, los rusos serán Osos, no son un núcleo como los Lobos, sino individuos grandes y fuertes que en esta ocasión forman un grupo para enfrentarse a los Lobos. Ésta comparación es lo que ha hecho que me quedara prendada de la historia, pues creo que es donde más claro se ve cómo el Hombre Golondrina intenta hacer de un mundo devastado por la crueldad un lugar menos peligroso y dañino a los ojos de su pequeña compañera. Ha sido una historia muy hermosa. Sin embargo, tengo que decir que me hubiera gustado saber más a cerca del marco histórico en el que se desarrollan los hechos, y sobretodo, me hubiera gustado conocer más a los personajes, sobretodo al Hombre Golondrina, pues hay muchas preguntas sobre él que aún no he aclarado, y la forma en la que acaba el libro no me ha ayudado a resolverlas. Es esto ultimo lo que ha hecho que mi puntuación final haya sido algo más baja de lo que iba a ser en un principio, y es porque, aunque me guste el misterio y los finales abiertos, no me agrada en absoluto que hayan tantos interrogantes en el aire. En resumen, es una historia conmovedora que recomiendo a todo aquel que ame la historia, y sobretodo a quien busca una lectura fresca que le haga mirar al techo y reflexionar cuando ya haya pasado la última página.  Leer menos
Reseña: Anna y el Hombre Golondrina
En primer lugar antes de empezar con el contenido tengo que decir que amé la edición del libro, esa portada rugosa me encantó y las imágenes al principio de los capítulos me enamoraron.Tengo que reconocer que aunque este no es el tema del que suelo leer, me llamó muchísimo la atención y creó en mí, unas expectativas altísimas que se vieron derru... Leer más
En primer lugar antes de empezar con el contenido tengo que decir que amé la edición del libro, esa portada rugosa me encantó y las imágenes al principio de los capítulos me enamoraron.Tengo que reconocer que aunque este no es el tema del que suelo leer, me llamó muchísimo la atención y creó en mí, unas expectativas altísimas que se vieron derrumbadas al terminar el libro.El autor nos presenta dos personajes principales: Anna y el Hombre Golondrina, personajes que no llegué a entenderlos demasiado: por un lado Anna es una niña de 7 años que pierde a su padre al principio de esta guerra y por una serie de circunstancias termina acompañando al Hombre Golondrina en su viaje. Desde el primer momento el autor nos recalca la edad de este personaje, sin embargo hay algunos momentos que se le olvida eso al propio autor puesto que hace que nuestra protagonista tenga a veces comportamientos impropios de esa edad, sino más bien comportamientos de una niña mucho más mayor.En segundo lugar, el Hombre Golondrina eclipsa completamente a Anna, por su misteriosa personalidad, su magnífica inteligencia y sus métodos para sobrevivir en las circunstancias en las que se encuentra la obra, sin embargo nunca se llega a descubrir por qué es así, o porqué acoge a Anna.Un fallo que le vi al libro fue el tiempo ya que transcurre de manera precipitada en ocasiones y en otra va muy lento además del final que lo dejó tan abierto que no ató prácticamente ningún cabo de los que había dejado sueltos.Sin embargo he de decir que a pesar de esto el libro es muy entretenido y ameno a pesar de las numerosas descripciones que contiene.  Leer menos
Reseñando: Ana y el Hombre Golondrina
Había pedido el libro a la editorial para ver como funcionaba su nuevo sistema de pedido de libros y porque al leer la sinopsis me pareció interesante. Pero no fue el caso. ¿Por qué?Primero de todo, comparan el libro con El Niño del Pijama de Rayas (libro que leí (https://elrincondelarelop.wordpress.com/2016/02/17/resenando-el-nino-con-el-pijama... Leer más
Había pedido el libro a la editorial para ver como funcionaba su nuevo sistema de pedido de libros y porque al leer la sinopsis me pareció interesante. Pero no fue el caso. ¿Por qué?Primero de todo, comparan el libro con El Niño del Pijama de Rayas (libro que leí (https://elrincondelarelop.wordpress.com/2016/02/17/resenando-el-nino-con-el-pijama-de-rayas/)) y con La Ladrona de Libros (libro que todavía no he leído y que me gustaría hacerlo), entonces me pregunté, ¿será tan bueno como pone aquí? Pues no.El libro no me duró ni dos horas, era tan predecible lo que pasaba, que leía por hacer una reseña en condiciones. Aunque a veces esté bien estructurado, otras veces es un poco caos, haciendo que el libro no sea lo que me esperaba. Muchas cosas no me cuadraban para la época en la que estaba ambientado y el final, lo tuve que leer como cinco veces porque no lo llegué a entender del todo, ¿alguien que leyera el libro lo entendió?¿Conocíais el libro? ¿Lo habéis leído o tenéis ganas? ¿Qué os ha parecido mi reseña? Leer menos
Un libro que no os dejará indiferentes.
La última propuesta de Planeta me ha sorprendido y entusiasmado a partes iguales. Un descubrimiento de principio a fin. Ha sido un placer adentrarme en las páginas de Anna y el Hombre Golondrina. Una apasionante historia ambientada en la Segunda Guerra Mundial que emana sutileza, con un lenguaje delicioso y una estructura inteligente. Como los p... Leer más
La última propuesta de Planeta me ha sorprendido y entusiasmado a partes iguales. Un descubrimiento de principio a fin. Ha sido un placer adentrarme en las páginas de Anna y el Hombre Golondrina. Una apasionante historia ambientada en la Segunda Guerra Mundial que emana sutileza, con un lenguaje delicioso y una estructura inteligente. Como los personajes de este libro, el autor Gavriel Savit nos muestra el poder del lenguaje. Desde la perspectiva de una niña de siete años y con sus inquietudes, miedos y esperanzas dará forma a una historia tierna y estremecedora. Es un escritor de talento, que hace uso de las palabras con precisión y elegancia.No sabía que el autor es un escritor, actor y cantante famoso. Para mi, ha sido un descubrimiento y no voy a dudar, si me encuentro con otra de sus obras, en darle otra oportunidad. Como ya habréis oído decir es comparable a La ladrona de libros y El niño con el pijama de rayas... (no os dejéis llevar por completo por las aceleradas comparaciones, decidid vosotros a qué libro se parece). Sí, está ambientado en la Segunda Guerra Mundial, también está protagonizado por una niña y puede tener la misma carga emocional que los otros... va a ser un éxito asegurado pero decidid vosotros con qué libro queréis compararlo.La Historia.Nos trasladamos a Cracovia en el año 1939 momentos antes de que Alemania decidiera tomarla a través de la operación Acción Especial Cracovia. Un profesor y su hija de siete años se van a ver inmersos en ella ya que el padre de Anna, que así se llama nuestra protagonista, es un académico lingüista y contra estos va dirigido esta aterradora criba intelectual.Anna se quedará sola durante la purga de intelectuales en Polonia. Se encuentra con el Hombre Golondrina, un astuto embaucador, alto y extraño, con más de un as en la manga, un impostor que logra que incluso los soldados con los que se cruza solo vean lo que él quiere que vean.Los Personajes. Es complicado escribir un libro desde la perspectiva de una niña de siete años. La lectura se puede convertir en algo melifluo o ñoño pero en este caso la ingenuidad e inocencia de Anna solo nos da una perspectiva real y bien construida de cómo una niña puede percibir una catástrofe mundial. Una perspectiva que va a contraponerse a la del hombre golondrina y las muchas personas que se crucen en su andadura. Ninguna carente de importancia pero todas en un segundo plano. Anna. Ella es capaz de hablar muchas lenguas, gracias a su padre, entiende a todos, tanto que no está segura de cuál es su idioma, ¿el alemán?, ¿francés? el polaco ¿tal vez? no, a su corta edad todavía guarda una lógica inocente e infantil pero a la vez es increíblemente intuitiva y perspicaz, tiene una una madurez precoz que la convierten en un personaje difícil de olvidar.El Hombre Golondrina. Es un hombre alto y delgado que la invita a irse con él después de perder a su padre. Viajará con Anna  a través de Cracovia para salvar su vida. Es enigmático, extraño y embaucador... una sorpresa para todos los lectores. Es misterioso, su vida parece plagada de secretos, durante todo el viaje acepta a Anna y le enseña el lenguaje del camino, el lenguaje que solo hablan los mentirosos y embaucadores, algo necesario en tiempos de peligro para dos personas que no quieren ser encontradas. Durante el viaje ambos conocerán personajes curiosos y que al igual que nuestros protagonistas nos robarán el aliento. Estilo.Es un libro cortito que, una vez empecéis,  no vais a poder dejar de leer. Una historia trágica y conmovedora que os va a hacer soltar alguna que otra lágrima.Me ha dado la sensación de que estaba leyendo un cuento o una fábula con mensajes detrás de todas y cada una de las palabras que se nos iban narrando.La fuerza de las palabras, tonalidades y sus connotaciones cobran mucho protagonismo en esta aventura pseudohistórica. Los idiomas, sus matices y sus grados de explicitación darán mucho juego en grandes momentos de la escritura.El autor usa y disfruta con el metalenguaje; habla del lenguaje, de su importancia y de las diversas lenguas desde una perspectiva amable y fácil de comprender; la de una niña pequeña. No por ello pierde elegancia y belleza. Me ha encantado como describe a los personajes a través del sonido de sus palabras y sentir cómo puede sonar cada uno de los idiomas que se entretejen en esta historia.Es una maravillosa alegoría (¿a la Torre de Babel?) donde se nos muestra que el cierre de fronteras lo ponemos nosotros mismos. Dos mundos contrapuestos: Anna y el Hombre golondrina hablan un sinfín de idiomas que no marcan diferencia entre razas y culturas, al contrario los une... los nazismo declararon la exclusividad de la raza aria y acabaron con cualquier tipo de diferencia o particularidad.Un tema que he evocado una y otra vez a lo largo de esta aventura es el espíritu de supervivencia. Hasta dónde podemos llegar para mantenernos a salvo. El secreto de esta historia y de la vida en general es hablar a los otros en el mismo idioma que ellos lo hacen... ese es el secreto.Qué seríamos capaces de hacer por aquello que amamos... Después de leer este libro no sé si responderéis a esta u otras preguntas que se os hayan planteado. Al contrario, seguro que acabáis con más cuestiones en mente... eso es lo mejor de este libro, que no vais a poder dejar de pensar.Gracias a Editorial Planeta por esta maravillosa propuesta. No dejéis de leer y sed buenos, que podéis.¿Conocíais este libro? ¿Le daríais una oportunidad? Ya me contaréis. Feliz semana. Leer menos
Una historia entrañable y diferente en tiempos de Hitler
En cuanto leí que comparaban este libro con El niño con el pijama de rayas o La ladrona de libros supe que tenía que leerlo. Me encantan los libros en los que tratan el tema de la 2ª Guerra Mundial y aparecen como protagonistas los niños, con su propia visión de aquella horrible realidad.En este, encontramos a Anna, una niña con mucha imaginació... Leer más
En cuanto leí que comparaban este libro con El niño con el pijama de rayas o La ladrona de libros supe que tenía que leerlo. Me encantan los libros en los que tratan el tema de la 2ª Guerra Mundial y aparecen como protagonistas los niños, con su propia visión de aquella horrible realidad.En este, encontramos a Anna, una niña con mucha imaginación y muy inocente, que tiene que verse privada de la compañía de su padre y partir "no se sabe hacia dónde" con un desconocido. Desde el primer momento se fía del desconocido, el Hombre Golondrina, un hombre con muchos secretos, que le oculta muchas cosas. Me ha encantado la dulzura y la inocencia de Anna, pero a la vez que fuera consciente de la cruenta realidad a la que se enfrentan. Una realidad llena de guerras y destrucción de la que deben estar continuamente huyendo.Y, respecto al Hombre Golondrina, me ha encantado cómo se encariña de la pequeña y la protege con su propia vida. Aunque apenas sepamos nada sobre él y no descubramos todos sus secretos a medida que avanza el libro, es un personaje infinitamente bondadoso a pesar de su mal carácter y su seriedad. Para que Anna entienda quiénes son los arios, los soldados nazis y los aliados y otros detalles de la guerra le cuenta historias llenas de metáforas con las que he disfrutado enormemente por su originalidad.El libro está muy bien narrado y bien escrito. A pesar de ser un libro bastante lento en general, se lee fácilmente porque se disfruta de la lectura y, sobre todo, de los personajes. Para mí ese es el punto fuerte de la novela. Leer menos
Anna y el Hombre Golondrina es una oda al amor frente a los tiem
Anna y el Hombre Golondrina es una de esas historias que se escriben para dar voz a todos aquellos héroes anónimos del día a día. A todas aquellas personas que incluso en las situaciones más horrendas, por muy oscuro que sea el presente, por muy desesperanzador que sea el futuro, provocan un pequeño milagro en la vida de alguien.Y una de esas hi... Leer más
Anna y el Hombre Golondrina es una de esas historias que se escriben para dar voz a todos aquellos héroes anónimos del día a día. A todas aquellas personas que incluso en las situaciones más horrendas, por muy oscuro que sea el presente, por muy desesperanzador que sea el futuro, provocan un pequeño milagro en la vida de alguien.Y una de esas historias es la que nos narra Gavriel Savit. Entre las páginas de Anna y el Hombre Golondrina nos situamos en la Cracovia de 1939, época que marca el inicio de la Segunda Guerra Mundial y de las más oscuras etapas del hombre. Anna, una niña de apenas siete años, ve trastocada de la noche a la mañana su vida tal y como la entendía a raíz de la desaparición de su padre, por lo que se encuentra sola en el centro de un huracán bélico. Aunque no será por mucho tiempo, ya que pronto pasará a formar parte de su vida el misterioso Hombre Golondrina, un adulto al que no conoce pero con el que se embarcará en un viaje cuyo destino final es la supervivencia.Como ya os habréis dado cuenta, ésta es una novela que me ha encandilado de principio a fin. Tengo que confesar mi amor hacia la Historia en general y especialmente hacia todas aquellas etapas que han marcado un antes y un después en el transcurrir de la vida tal y como la entendemos hoy en día. Y qué mayor exponente de ello que las Guerras Mundiales: épocas de sufrimiento y horrores sinsentido, de lucha, dolor y también, aunque parezca imposible, de pequeñas grandes historias que todavía hacen creer en la bondad del ser humano.Los personajes creados por Savit son sencillos en origen, pero con esa cualidad de volverse complejos a lo largo de la historia. Anna destaca por su inocencia y falta de prejuicios en una época en la que cualidades como esas eran prácticamente inexistentes y, aunque me ha parecido un buen personaje, queda casi eclipsado por la potente aura del Hombre Golondrina. Éste es de aquellos personajes que de principio a fin esconden algo, mantienen un velo de misterio entorno a su figura y que, por mucho que quieras encontrar explicación a alguno de sus actos, nunca llegas a descifrarlos del todo. He terminado la lectura de la novela y me he quedado con ganas de saber muchísimas cosas más sobre este personaje, conocer esos rincones que se han mantenido fuera de foco durante toda la lectura y que me han dejado con la incertidumbre. Pese a que Anna y el Hombre Golondrina son los personajes principales, no son los únicos a destacar en la novela, ya que a lo largo de su periplo encuentran la compañía de otras personas que, en mayor o menor medida, aportan siempre una lección. Y eso es algo que me ha encantado. No aparecen personajes para rellenar la trama; los que hacen acto de presencia lo hacen para añadir un nuevo matiz a la historia, para conseguir una reflexión del lector, no como meros espectadores de la narración.Por otra parte, es especialmente atrayente la visión de la guerra desde el punto de vista de un niño. No es algo novedoso, es cierto, pero siempre me han parecido muy interesantes las narraciones hechas por niños: cualquier cosa, por pequeña e insustancial que sea, es vista desde otro prisma por esa dulzura e inocencia infantil. Desde luego la guerra no es ni pequeña ni insustancial, por lo que ese punto de vista menos cruento y desangelado siempre es de agradecer. Y desde ese punto de vista se nos muestran los horrores de la guerra de forma muy sutil y cuidada. No se nos enmascara nada, tenemos todos los elementos de una guerra plasmados en apenas 250 hojas, pero gracias a esa visión infantil a la que hacía referencia, no se profundiza en el horror. Y es curioso, porque pese a no profundizar en el tema, es uno de los libros que más me ha hecho reflexionar sobre todos lo acontecido. Es una novela que muestra sin mostrar, que se narra desde los ojos de una niña, pero en la que se perciben los sentimientos adultos con una claridad meridiana. Nos muestra la maldad de la que puede ser capaz el ser humano, la desesperación, la traición. Pero también deja hueco para la amistad, el cuidado, el amor. Y es que a fin de cuentas, Anna y el Hombre Golondrina no es más que un canto al amor que va más allá del miedo, el dolor o los peligros: es una oda al amor frente a los tiempos oscuros.Pero si algo tuviera que destacar de la novela sería la forma en la que está escrita. Sí, la historia es bonita. Sí, sus personajes son interesantes. Pero no sería lo que es sin la forma en la que el autor ha sabido plasmarla en el papel. A lo largo de la novela se hace especial hincapié en el lenguaje, en la multiplicidad de lenguas que conoce Anna y el Hombre Golondrina, y casi como si fuese una premonición, Savit convierte las palabras en un dulce y cuidado telón que poco a poco nos va desgranando las desventuras de nuestros protagonistas. No ha habido capítulo en el que no encontrara frases para el recuerdo, en el que no hubiese conversaciones que invitaran a la reflexión. Más que un libro, sus páginas pueden describirse como pequeños trocitos de poesía camuflada. En definitiva, me ha encantado. No suelo entrar a valorar las portadas cuando hago reseñas, pero en este caso me ha parecido especialmente bonita: sobria y elegante, con ese tacto rugoso y en relieve, así como con las pequeñas ilustraciones que preceden el inicio de cada uno de los capítulos. Se podía haber caído en la tentación de recargar la portada para hacerla más atrayente, de utilizar ilustraciones más elaboradas, pero en este caso, la sencillez es la línea conductora. Y todo un acierto, puesto que un libro en el que se trata un tema tan desgarrador, no podía desviar la atención hacia elementos como el diseño: lo importante es el interior (como en todas las cosas).¿La pega que le pongo al libro? El final. Demasiado abierto para mi gusto y con ciertos interrogantes que me gustaría haber podido resolver. Cada cual se lo imaginará como quiera, y en mi caso lo interpreto como un final esperanzador, pero me quedo con ganas de conocer un poco más; el ¿y si..? propio de los finales abiertos no acaba de convencerme como recurso para cerrar (paradójicamente) una novela. En definitiva, Anna y el Hombre Golondrina es una historia de guerra sí, pero que esconde entre sus páginas mucho más: lucha, superación y sobretodo amor, que a fin de cuentas es lo que mueve el mundo. Recomendada para todos aquellos que disfruten con las novelas sencillas y emotivas pero cargadas de una realidad abrumadora y llena de matices. Leer menos
"Anna y el hombre golondrina"
Tenía muchas ganas de leer este libro, porque al ver que lo comparaban a menudo con El niño del pijama de rayas, o La ladrona de libros, no podía evitar tener bastante hype con él, es decir, todos ellos son libros que de alguna manera me encantaron cuando los pude leer, y aunque tampoco son de mis libros favoritos, el tema que tratan que es la s... Leer más
Tenía muchas ganas de leer este libro, porque al ver que lo comparaban a menudo con El niño del pijama de rayas, o La ladrona de libros, no podía evitar tener bastante hype con él, es decir, todos ellos son libros que de alguna manera me encantaron cuando los pude leer, y aunque tampoco son de mis libros favoritos, el tema que tratan que es la segunda guerra mundial, y el ascenso del nazismo, sí que me gusta y me llama mucho.Como podéis imaginar tenía las expectativas bastante altas, y no ha sido tan profundo como pensaba, es decir, como siempre me pasa, esperaba un libro lleno de reflexiones, de dudas existenciales, de curiosidades, no sé, algo más filosófico, y no lo he sentido de esa manera.El principio me resultó muy entretenido, aunque solo nos presentan a los personajes, conocemos a Anna, una niña que maneja varias lenguas gracias a un padre, bastante peculiar, siendo una niña muy espabilada, e inteligente, que va a ser nuestro punto de vista a lo largo de toda la novela. Como personaje, Anna es genial, su forma de ver el mundo, tan inocente, tan alejada de lo que está pasando en realidad, tan aislada del mundo real, y tan inmersa en su niñez, en su infancia, en sus cuentos y en la realidad que la gente de su alrededor crea adaptada a ella. La verdad es que es maravilloso como el autor ha sabido meter datos importantes de la historia mundial, intercalados con cuentos, y otro tipo de elementos totalmente infantiles.Más adelante conocemos al hombre golondrina, del cual desconocemos su nombre a lo largo de todo el libro, nunca sabremos quien es, y personalmente sufro, porque soy de esa clase de lectores que necesita mil y un datos, y todo claro, así que esto me desconcertaba un poco. El hombre golondrina es otro de nuestros protagonistas principales siendo un hombre peculiar, es muy inteligente, y muy instruido por lo que podemos ver, igual que el padre de Anna, pero al contrario que este, el hombre golondrina es muy reservado, poco hablador, y guarda muchos secretos, que la mayoría no son revelados en la novela, lo que le hace un personaje misterioso, pero entrañable, pues dudo que alguien sea capaz de leer el libro sin cogerle cariño, y querer conocer a tan peculiar persona.A lo largo del libro, que cubre varios años en unas doscientas páginas, somos conscientes de los avances de Hitler, todo explicado desde una metáfora de Lobos contra Osos, que son los animales que tienen que esquivar, o intentar convencer Anna y su peculiar acompañante para poder cruzar países y países hasta Alemania, para poder sobrevivir sin acabar en un campo de concentración. Para ello el hombre golondrina le da a Anna ciertos consejos para poder identificar a unos u otros, para ver quiénes son líderes de la banda, y sobre todo intenta explicarle términos como "ario" y la ideología nazi de una manera completamente infantil, y metafórica para que la niña sea capaz de comprender; observamos también como van evolucionando, como aparecen nuevos personajes y se van, como las cosas van cambiando entre ellos y dentro de ellos, pues Anna va creciendo y va dándose cuenta de las cosas poco a poco, va aprendiendo, y al final, podríamos decir que comprende la verdad del mundo.Voy a destacar que no me ha gustado el final, pues es un final abierto, que no deja nada claro de lo que va a pasar a continuación. Me ha dejado con una sensación de vacío bastante mala, porque no esperaba que terminase tan de pronto, en mi opinión no habría pasado nada por extenderse un par de páginas y explicar algo más, pero por otro lado, la verdad es que el tipo de libro que es se merece un final así.Creo que es un buen libro, es divertido, entretenido, y se le bastante rápido, pero sin duda,no es tan profundo o reflexivo como esperaba, aunque dista mucho de ser un libro infantil (a pesar de la visión inocente de Anna), porque un niño aquí no entendería nada. Leer menos
reseña+ rewiew de anna y el hombre golondrina
Sin duda una lectura para todos
No puedo decir que Anna y el hombre Golondrina me haya decepcionado, pero estoy desconcertada, tengo la sensación de que algo se me ha escapado y de que no termino de unir todas las piezas. No sé si es porque el libro en general tiene un tinte más de fábula que de novela o si se supone que debería saber algún acontecimiento histórico que me perm... Leer más
No puedo decir que Anna y el hombre Golondrina me haya decepcionado, pero estoy desconcertada, tengo la sensación de que algo se me ha escapado y de que no termino de unir todas las piezas. No sé si es porque el libro en general tiene un tinte más de fábula que de novela o si se supone que debería saber algún acontecimiento histórico que me permita encajar las piezas, he disfrutado mucho del libro pero el final me ha dejado buscando respuestas que no sé si encajan en alguna parte.1939 Cracovia. Anna no sabía que en su séptimo cumpleaños muchas cosas cambiarían, a partir de entonces. aires de represión y guerra se escuchan, pero una niña tan pequeña no entiende la magnitud de esto o ¿si? Cuando su padre no vuelve a buscarla después de una de sus clases entiende que ya no lo hará. La repentina orfandad de Anna podría haber continuado, pero cuando conoce al hombre que habla con las golondrinas ella decide ir tras él.Juntos inician un viaje a través del frío, del hambre y del bosque teñido de guerra hacia la supervivencia. Juntos conocerán personas, renunciarán a su nombres y seguirán adelante, siempre adelante.Hay muchas cosas que hacen especial este libro, muchas, y entre ellas están sus personajes y características. Para Anna no existen las barreras idiomáticas, ella es capaz de hablar muchas lenguas, gracias a su padre, entiende a todos, tanto que no está segura de cuál es su idioma, ¿el alemán?, ¿francés? el polaco ¿tal vez? no, a su corta edad todavía guarda una lógica inocente e infantil pero a la vez es increíblemente intuitiva y perspicaz, tiene una una madurez precoz que la convierten en un personaje difícil de olvidar.El hombre golondrina es misterioso, su vida parece plagada de secretos, durante todo el viaje acepta a Anna y le enseña el lenguaje del camino, el lenguaje que solo hablan los mentirosos y embaucadores, algo necesario en tiempos de peligro para dos personas que no quieren ser encontradas. Durante el viaje ambos conocerán personajes curiosos y que al igual que nuestros protagonistas os robarán el aliento.Otro punto que hace de este libro algo especial es sin duda el estilo y la prosa de Gavriel Savit, desde el principio nos vemos rodeados de una lectura delicada y envolvente en donde el autor juega con las palabras. Sin duda una lectura para todos, pero el problema más evidente que encontré al terminar la última página es que no me emociono. Al leer las recomendaciones del libro hace referencia a otros títulos como El niño del pijama de rayas o La ladrona de libros, ahí radica el error, por mi parte esperaba algo de la carga emocional de estos dos y por ese lado no cumplió mis expectativas.En fin, Anna y el Hombre Golondrina contiene la realidad histórica, un viaje plagado de los peligros que regala la guerra, pero que no me ha impactado tantísimo como esperaba, de todos modos os invito a leerla porque es una lectura diferente que creo está abierta a distintas interpretaciones. Leer menos
Un libro muy enternecedor para todas las edades
Es un libro de un género que no leía hace años, me llamó la atención que lo compararan con el niño del pijama de rayas (libro que me encantó), así que Edición anticipada lo promocionaba y decidí solicitarlo. Me ha gustado mucho su edición con la tapa un poco rugosilla y tan bonita. Es una novela muy liviana que se lee muy rápido. La novela est... Leer más
Es un libro de un género que no leía hace años, me llamó la atención que lo compararan con el niño del pijama de rayas (libro que me encantó), así que Edición anticipada lo promocionaba y decidí solicitarlo. Me ha gustado mucho su edición con la tapa un poco rugosilla y tan bonita. Es una novela muy liviana que se lee muy rápido. La novela está narrada en tercera persona desde el punto de vista de Anna, una niña de siete años que se ha criado junto a su padre, un profesor de lingüística y sabe montones de lenguas, cuando éste llegaba a casa hablaba una lengua diferente y a la pequeña Anna no le quedaba remedio que aprender. Estaban en tiempos de guerra, Polonia estaba siendo ocupada por alemanes. Cuando su padre salía por mucho tiempo no quería dejarla sola en casa, la dejaba al cuidado de un amigo de la familia. El 6 de noviembre era el día del cumpleaños de Anna, su padre había sido convocado para asistir a una conferencia, así que la dejó con su amigo farmacéutico. El amigo de la familia al ver por qué no volvía su padre no quería hacerse cargo de Anna, pero la primera noche la dejó dormir debajo del mostrador de la farmacia. Al día siguiente la echó dejándola sola en un mundo que se le hacía grande. Por un milagro de la vida conoce a un hombre muy alto, bien vestido y con un toque misterioso. Casualidades de la vida se embarcarán en un largo viaje en el que la supervivencia será la prioridad, en el que Anna descubrirá del misterioso hombre al que llama "hombre Golondrina" habla varios idiomas como ella y tiene varios ases bajo la manga contra posibles obstáculos. Será un viaje en el que la pequeña aprenderá sobre la vida a través del lenguaje de carretera que le enseñará el hombre golondrina. Durante el camino se les unirá otro acompañante al que el hombre golondrina no estará muy contento con su presencia. Me ha gustado mucho este libro está lleno de ternura, muchas partes de tensión, la inocencia de Anna y la valentía que tiene al enfrentarse al nuevo mundo tiene una evolución hace que nos encariñemos con ella al  instante. El personaje del Hombre golondrina me ha gustado bastante, un hombre muy enigmático desde el principio, tiene soluciones para todo y es una persona muy muy sabia. Sabe como actuar en cada caso, es muy astuto, aunque he de decir que en cierta parte del libro me dio hasta miedo. Vale mucho la pena leerlo, tiene similitudes con el niño del pijama de rayas pero tampoco lo compararía con ese libro, son historias distintas, en la misma época. Gracias a Edición anticipada por este ejemplar porque lo he disfrutado mucho Leer menos
Una historia tierna, pero a la vez cruda y necesaria.
No había visto este libro en ningún sitio hasta que la editorial me habló de él. Después de leer su sinopsis y ver que lo comparaban con libros como El niño con el pijama de rayas o La ladrona de libros, no pude resistirme y solicité un ejemplar. Además, los libros ambientados en la época cercana a la Segunda Guerra Mundial suelen gustarme y gua... Leer más
No había visto este libro en ningún sitio hasta que la editorial me habló de él. Después de leer su sinopsis y ver que lo comparaban con libros como El niño con el pijama de rayas o La ladrona de libros, no pude resistirme y solicité un ejemplar. Además, los libros ambientados en la época cercana a la Segunda Guerra Mundial suelen gustarme y guardo muy buen recuerdo de ellos. Sin embargo, tenía miedo que el hecho de que fuera comparado con dos libros tan conocidos como los nombrados anteriormente no jugara a su favor, sino todo lo contrario. Anna es un niña que tiene tan solo siete años cuando se queda sola en el mundo, después de que los alemanes comiencen a llevarse a los intelectuales de Polonia. Divaga sola hasta que se encuentra con el Hombre Golondrina, un tipo misterioso y sabio que logra hasta engañar a los soldados alemanes. Anna decidirá unir su camino al del Hombre Golondrina, ya que es consciente de que está sola y junto a este hombre astuto sus posibilidades de sobrevivir aumentan de una forma gigantesca. En este viaje juntos, Anna comenzará a madurar y se dará cuenta de la crueldad que hay en el mundo, pero también descubrirá la belleza que se esconde en lugares y tiempos oscuros. Además de la ambientación, los personajes me han parecido la parte fundamental de este libro. Por un lado, encontramos a Anna, que es tan solo una niña que acaba de quedarse sola en el mundo. Desde su inocencia, conocemos la invasión alemana de Polonia y como una niña entiende todo lo que está sucediendo. Aunque es triste, es una gozada para el lector conocer los hechos desde una mirada inocente y tierna como es la de Anna. En cuanto al Hombre Golondrina, hay que decir que es un personaje lleno de secretos y con un ingenio increíble. A veces parece oscuro, pero otras deja salir a la superficie un gran corazón. Sin embargo, sabe que hay que cosas que por crueles que sean, son necesarias para que la pequeña Anna y él sigan con vida. "Preciosa mía, yo no lo sé todo. Y tampoco lo deseo. Dudo mucho que fuese muy agradable. El conocimiento es muy importante, por supuesto, porque las cosas que sabemos se convierten en nuestras herramientas, y sin buenas herramientas a nuestra disposición es bastante difícil seguir vivo en el mundo. Pero el conocimiento también es una especie de muerte. Una pregunta contiene dentro todo el potencial del universo vivo. Y, del mismo modo, un conocimiento concreto es algo inerte y estéril. Las preguntas, Anna..., las preguntas son mucho más valiosas que las respuestas". Al tener doscientas cincuenta páginas, la lectura se hace muy amena y se lee en poco tiempo. Además, todos los hechos bélicos y la personalidad de los personajes son un punto a favor, ya que la agilizan incluso más. Sin embargo, el único pero negativo que le encuentro a este libro es que me ha faltado algo de profundidad. Es una historia tierna y a la vez cruda y, aunque hay muchos sentimientos en sus páginas, me habría gustado encontrar más. Aun así, esto no ha impedido que disfrute de su lectura. En cuanto al autor, no lo conocía y no había leído nada de él, pero este libro ha sido una buena toma de contacto. Me ha gustado que nos ofrezca hechos históricos narrados de forma sencilla pero bonita y nos acerque con esta novela a nuestra historia no tan lejana. Leer menos
Una obra conmovedora en plena Segunda Guerra Mundial
Anna tiene 7 años y pierde a su padre el día de su cumpleaños. Los alemanes toman Polonia mediante la operación Cracovia del año 1939. Esta operación se encarga de detener a académicos y personas intelectuales entre las que se encuentra el padre de Anna, este hombre conoce miles de lenguas, para mí es uno de los nudos fuertes de esta historia. ... Leer más
Anna tiene 7 años y pierde a su padre el día de su cumpleaños. Los alemanes toman Polonia mediante la operación Cracovia del año 1939. Esta operación se encarga de detener a académicos y personas intelectuales entre las que se encuentra el padre de Anna, este hombre conoce miles de lenguas, para mí es uno de los nudos fuertes de esta historia. Anna también es conocedora de varias lenguas, esta es una herencia que le dejo su padre pero nunca le dijo cual era su lengua natal. La mañana en la que Anna pierde a su padre, se encuentra en la farmacia de un amigo de la familia. Este hombre le dice que no puede hacerse cargo de ella y que tiene que abandonar el establecimiento. A la mañana siguiente Anna, se encuentra perdida por las calles, desorientada, con miedo y sin saber donde ir. En este momento cuando Anna más lo necesita, entra en escena el Hombre Golondrina. Este hombre a simple vista parece un hombre altivo y arrogante, pero a medida que vamos leyendo nos damos cuenta de que es un hombre elegante e inteligente. Anna, se niega a ir con él porque no habla con desconocidos, el Hombre Golondrina le pregunta en varios idiomas por que se encuentra sola y Anna le contesta en estos mismos idiomas. Los dos emprenderán un viaje por Cracovia con el único fin de salir del país. Tienen que escapar de los alemanes, porque el nivel intelectual de Anna  entra dentro del perfil de los detenidos dentro de la operación Cracovia. Anna y el Hombre Golondrina es un libro conmovedor y desgarrador, con momentos emotivos que nos hablan de las situaciones desesperadas de la guerra, de la necesidad de escapar de una situación hostil. Anna vive situaciones difíciles pero es un libro lleno de esperanza y con historia preciosa. Recomiendo esta lectura a las personas que suelan leer este género. Tiene una lectura fresca y es un libro que se lee rápido. Leer menos
Un libro capaz de llevarte a una época trágica de una forma dulc
Anna y el hombre golondrina, una obra maestra de la literatura a
Bueno decir que el tema del que trata la historia siempre me ha llamado la atención y he leído bastante sobre ello, la Segunda Guerra Mundial me ha fascinado por lo dramático que fue el tema y las vidas que se truncaron durante los años que duró el conflicto, y posteriormente con el régimen nazi.   Se ha escrito mucho sobre ello, y ad... Leer más
Bueno decir que el tema del que trata la historia siempre me ha llamado la atención y he leído bastante sobre ello, la Segunda Guerra Mundial me ha fascinado por lo dramático que fue el tema y las vidas que se truncaron durante los años que duró el conflicto, y posteriormente con el régimen nazi.   Se ha escrito mucho sobre ello, y además de una forma que ha marcado tendencia, libros como la ladrona de libros, el niño con el pijama de rayas o el diario de Anna Frank….son historias que nos han acercado a estos años y a la historia de nuestro mundo, de una forma distinta y que además conseguía robarte un poco de tu corazón. Anna y el hombre golondrina, y según apuntaban las críticas, iba por este mismo camino de convertirse en un nuevo libro que trata lo complicado del conflicto bélico de una forma magistral, y para mí lo ha sido. Decir que la forma de escribir del autor, el lenguaje, la narración, la forma detallada de sus explicaciones y en definitiva la forma en la que ha tratado la historia me ha cautivado desde un primer momento. Con respecto a los personajes, vemos unas características muy bien definidas, muy bien marcadas y con un carácter muy bueno que nos hace adentrarnos poco a poco en conocer la historia de este libro. Por un lado, tenemos a Anna, que después de que los nazis capturaran a todos los intelectuales no afines al régimen se queda sola sin su padre, uno de estos intelectuales, y por otro lado a el hombre golondrina, un personaje magistral y que es el hilo principal de la historia. En definitiva, un libro muy bueno, que trata un tema que es complicado de abordar y que asienta las bases como ya lo hicieron otros anteriormente, añadiendo un lenguaje muy cuidado y una narración exquisita. Nota final: Muy buen libro, el tema está tratado de una forma magistral, la forma de escribir del autor te hace darte cuenta de lo que es un buen libro y la historia en general te hace que te robe el corazón por mometnos. Le doy 5  estrellas sobre 5. Leer menos
Desde que empiezas hasta que termina siempre tendrás intriga
Un libro emotivo y absorbente de principio a fin
Desde siempre he sido bastante aficionada a las historias (reales o ficticias) sobre la etapa de la ocupación de la Alemania nazi y suelo leer todos los libros de esta temática que caen  en mis manos. Por eso, cuando supe de la publicación de “Anna y el Hombre Golondrina”, la primera novela de Gavriel Savit, esperé con ilusión a poder leer esta ... Leer más
Desde siempre he sido bastante aficionada a las historias (reales o ficticias) sobre la etapa de la ocupación de la Alemania nazi y suelo leer todos los libros de esta temática que caen  en mis manos. Por eso, cuando supe de la publicación de “Anna y el Hombre Golondrina”, la primera novela de Gavriel Savit, esperé con ilusión a poder leer esta historia que me ha parecido tan cruel como emotiva. “Anna y el Hombre Golondrina” cuenta la historia ficticia de Anna, una niña de siete años que pierde a su padre, profesor de lingüística, el día que los alemanes realizan la conocida purga de intelectuales en Polonia. Sola y aterrada, Anna empieza a comprender que no volverá a verle cuando aparece un extraño y misterioso hombre que decide llevarse a la niña consigo y así sobrevivir juntos a los peligros que ahora les acechan continuamente. El viaje será duro y largo y su destino desconocido para la pequeña Anna, pero aprenderá valiosas lecciones de su protector a la vez que ella, una niña inteligente y precoz  aunque no carente de la candidez y espontaneidad propias de la infancia, abrirá los ojos del hombre a la cara más humana de un mundo condenado a la crueldad, el dolor y las injusticas. Lo que más me ha gustado de este libro ha sido, sin duda, cómo el Hombre Golondrina intenta explicar la difícil situación y los horrores de la persecución nazi a la niña con cuentos y metáforas que su mente infantil pueda asimilar, algo que me ha recordado inevitablemente a una de las películas más emotivas que he visto en mi vida: “la vida es bella”. Sin embargo, este relato escrito con un lenguaje aparentemente sencillo y con pinceladas infantiles, pero marcado con profundas reflexiones y con una gran carga psicológica que golpea al lector continuamente, es en su mayor parte cruel y realista en lo que a lo sucedido en la época en la que se contextualiza se refiere. El hambre, el frío, la soledad, el miedo y la pérdida, son los protagonistas de esta historia que enseña que, hasta en las horas más bajas del ser humano, afloran también aspectos como la amistad, la generosidad y la lealtad, desafiando al horror  más profundo que se puede experimentar. Recomiendo encarecidamente la lectura de “Anna y el Hombre Golondrina” y, si disfrutaste con libros como “La ladrona de libros”, te aseguro que esta historia te cautivará de principio a fin tanto por su carga emotiva como por su frescura y, como me pasó a mí, no podrás parar de leer hasta llegar a la última palabra porque su ritmo es muy ágil y su estilo narrativo consigue embelesarte hasta el punto de crear una burbuja en la que únicamente existen la Cracovia de la Segunda Guerra Mundial, la pequeña Anna y el misterioso Hombre Golondrina. Leer menos
El holocausto a través de los ojos de una niña
Cuando vi este libro en Edición Anticipada, no dudé en solicitarlo, sobre todo porque lo comparaban con La ladrona de libros y con El niño con el pijama de rayas. La historia comienza en Cracovia, en 1.939, cuando el padre de Anna, es arrestado por los alemanes en la purga de intelectuales. Ella tiene 7 años y no sabe dónde está su padre, o si a... Leer más
Cuando vi este libro en Edición Anticipada, no dudé en solicitarlo, sobre todo porque lo comparaban con La ladrona de libros y con El niño con el pijama de rayas. La historia comienza en Cracovia, en 1.939, cuando el padre de Anna, es arrestado por los alemanes en la purga de intelectuales. Ella tiene 7 años y no sabe dónde está su padre, o si aún "está", pero sí sabe que está sola, asustada y que tiene mucha hambre. Es ahí cuando aparece el Hombre Golondrina y se hace cargo de Anna, junto a la que huye a través de bosques y ciudades devastadas. " Los Lobos y los Osos no se parecen en nada a los seres humanos, y si son capaces de encontrar un motivo para hacerte daño lo harán. Están aquí porque quieren que el mundo se llene de animales como ellos" Está contado por Anna, por lo que vivimos la guerra, los guetos, el comportamiento de los soldados, el miedo de los judíos y la supervivencia miserable a través de sus ojos. Al principio es una niña en todo el sentido de la palabra, y deja que la cuiden, tanto el Hombre Golondrina, como Reb, un judío que se les une por el camino. Pero tras años de pasar hambre y penurias a través de los bosques, Anna madura. Sigue teniendo miedo, sigue pasando frío y hambre, pero ahora es ella la que tiene que cuidar a su nuevo padre, y ya lo creo que lo hace, aunque sea rompiéndose y dejando su dignidad por el camino. Como ya he comentado otras veces, me encantan los libros ambientados en el holocausto nazi, pues hacen que jamás olvidemos la injusticia y la barbarie cometida, sin ninguna justificación ni piedad, contra los judíos. Tiene escenas difíciles de tragar, como las que describen (siempre a través de los ojos de una niña) las fosas comunes o las montañas de judíos muertos y tirados como si fuesen basura. La edición me ha parecido muy peculiar, ya que su portada tiene un tacto maravilloso. Tiene unas 250 páginas y la letra es bastante grande, por lo que se lee en nada. Me ha parecido original y no me ha disgustado, pero tengo que decir que no es, ni de lejos, tan bueno como los dos libros con los que lo comparan. Leer menos
Si lees este libro, acabarás recomendándolo
Cuando leí la sinopsis de este libro, supe que tenía que leerlo. Me parecía muy extraña, la mirase por donde la mirase, y eso me inspiraba una curiosidad que solo podía saciar leyendo. En cuanto a la temática de la historia, ambientada en la Segunda Guerra Mundial, éste era un libro que sabía que me iba a gustar. Y no me refiero al verbo gustar ... Leer más
Cuando leí la sinopsis de este libro, supe que tenía que leerlo. Me parecía muy extraña, la mirase por donde la mirase, y eso me inspiraba una curiosidad que solo podía saciar leyendo. En cuanto a la temática de la historia, ambientada en la Segunda Guerra Mundial, éste era un libro que sabía que me iba a gustar. Y no me refiero al verbo gustar de forma que me gustase lo que sucede, lo que se dice o lo que se hace. Me refiero al verbo gustar en un sentido tan amplio que sería incapaz de describirlo. Todos y todas somos conscientes de lo que seguramente sucederá en esta historia (aunque seguramente nos equivocaremos, supongamos lo que supongamos) pero lo que a mí me empujaba a seguir leyendo no era el destino de los personajes, sino el mío propio. Éste es un libro que lees porque te gusta leer, porque conforme avanzas te das cuenta de lo que son capaces de transmitir las palabras. Creo firmemente que, si lees este libro, acabarás recomendándolo (o empezarás, como estoy haciendo yo). Anna es una niña risueña e inteligente, sabedora de muchos idiomas y muy espabilada para tener tan solo siete años. Como bien se dice en la sinopsis, los alemanes se llevan a su padre durante la purga de intelectuales, de manera que la niña se queda sola en el mundo, puesto que no tiene familia a la que recurrir y el hombre con que su padre la dejó peca de cobardía, o de superviviente, y la deja sola, al amparo de lo que venga. Y lo que viene es ni más ni menos que el Hombre Golondrina. ¿Y no os causa curiosidad éste nombre? Por más que intentaba crearme una imagen de él en mi cabeza, no era capaz de conseguirlo. Y no lo he sido del todo durante la lectura. El Hombre Golondrina es un ser extraño, también sabedor de muchas lenguas y con dotes cruciales para la supervivencia tanto suya como de la niña. La opinión que he ido formándome sobre el Hombre Golondrina ha sido cada vez más confusa. Un hombre que deja que Anna le siga en el viaje más difícil de su vida, que no muestra afecto alguno (excepto en alguna ocasión puntual, siendo éste un leve atisbo de él) y que resulta tan distante, que me lo ha llegado a transmitir de verdad. Durante su camino, saliendo de Cracovia para llegar a la frontera con Rusia, Anna y el Hombre Golondrina conocen a mucha gente, aunque siempre están solos, y la niña empieza a crecer en un mundo que ha dejado de ser humano. Las palabras de Gavriel Savit te muestran y transmiten los pensamientos y sentimientos de Anna de una forma abrumadora. Anna crece mental y físicamente, y tú creces con ella. El libro está narrado en tercera persona, aunque siempre desde el punto de vista de la niña, de manera que eres testigo del viaje tanto desde dentro como desde fuera, pues siempre sabrás qué piensa Anna en cada momento. El Hombre Golondrina se comporta como un padre y como un desconocido, a la vez, con Anna, de manera que vemos cómo es capaz de explicarle a una niña tan pequeña las cosas que están sucediendo en el mundo de manera que lo comprenda, sin decirle realmente las atrocidades que se están cometiendo. Ella, por supuesto, irá aprendiendo durante el viaje, se dará cuenta, ella misma, de su propio crecimiento, desde el principio hasta el final. Y hablando del final, aquí sí que no podía parar de leer. Por las palabras del autor, que tan hondo me calaban, pero también por los sucesos de la historia. En el momento de mayor debilidad de los protagonistas, sus papeles se verán alterados para vivir el que será el peor momento de sus vidas (el de Anna, al menos). Del Hombre Golondrina no sabemos mucho, pero no hace falta. Creo que este libro es un libro para pensar largo rato después de haberlo leído, sobre todo si tienes que escribir sobre él luego. El final, como siempre digo, es como tiene que ser. ¿Quieres saber más sobre el Hombre Golondrina? Lo siento, ésta historia es la historia de Anna. Ella nos la cuenta, así que no podemos saber más de lo que ella sabe. ¿Y por qué quieres saber más de él? ¿Acaso importa? Quiero decir, no estás leyendo la aventura de ningún héroe con poderes sobrenaturales. Sabes perfectamente cómo acaba, por mucho que no esté escrito con las palabras que desearías. En mi opinión, leer este libro me ha llenado un poquito más por dentro, y se lo recomendaría a cualquiera, porque no hay edad que se le escape. Leer menos
Reseña "Anna y el Hombre Golondrina" de Gavriel Savit
Últimamente parece que me he aficionado de nuevo a leer sobre la segunda guerra mundial. Terminé hace poco otro que también estaba ambientado en esta época, pero cuando vi que este libro lo comparaban con El niño con el pijama de rayas y La ladrona de libros, no pude resistirme a leerlo. Ambos libros me encantaron, aunque bien sabemos todos que ... Leer más
Últimamente parece que me he aficionado de nuevo a leer sobre la segunda guerra mundial. Terminé hace poco otro que también estaba ambientado en esta época, pero cuando vi que este libro lo comparaban con El niño con el pijama de rayas y La ladrona de libros, no pude resistirme a leerlo. Ambos libros me encantaron, aunque bien sabemos todos que en esta época, no todos los finales son felices. Anna tiene siete años cuando los alemanes se llevan a su padre, profesor de lingüística, dejando a la niña sola en la calle sin ningún lugar al que ir. Cuando Anna espera en la puerta de la farmacia donde vio a su padre por última vez, se encuentra con un extraño hombre, el Hombre Golondrina. Este extraño accede a llevarse a la niña, después de que ella admire la forma en que se comunica con los pájaros. Así empezará un viaje por la supervivencia lleno de peligros por toda Polonia. "Los  hombres que intentan entender el mundo sin la ayuda de los niños son como los hombres que intentan hacer pan sin levadura." Todo lo que tenga que ver con esta época en concreto de la historia, me gusta muchísimo. La ambientación en este libro en particular me ha resultado exquisita. Partimos desde la ciudad de Cracovia, viajando por todo el país de Polonia e incluso tendremos pequeños vistazos de los países colindantes. En cuanto a la historia, siempre me parece curioso conocer el punto de vista de los niños en este tipo de libros. Tienen una visión completamente diferente y con la ayuda de los adultos, pueden llegar a pasar por alto el peligro y la crueldad que les rodea. Sin embargo, creo que la esencia del libro se la llevan los personajes. Anna nuestra pequeña protagonista. Después de que se lleven a su padre, nos embarcaremos junto a ella en un viaje por la supervivencia junto al Hombre Golondrina. Veremos como crece, como sigue las reglas del Hombre Golondrina a rajatabla y sin rechistar para que puedan sobrevivir, como se va convirtiendo en mujer, la valentía y todo lo que tiene que pasar y ver en este peligroso viaje. Es un personaje muy maduro para la edad que tiene y muy inteligente. Habla muchos idiomas por lo que puede entablar conversación con infinidad de personas diferentes. Me ha gustado mucho y en algunos momentos me llenó de ternura. Hombre Golondrina nuestro extraño acompañante. Siéndoos sincera, esperaba conocer el pasado de este personaje y que se resolvieran muchas dudas que fui haciéndome durante toda la novela. Quizá fue por eso por lo que le bajé la nota final. Es un personaje fascinante. Tiene muchos secretos y también conoce un sinfín de idiomas, incluso el de los pájaros. Siento que quizá cada uno debe interpretar a este personaje como quiera, pero a mi me faltó más. Durante el viaje Anna y el Hombre Golondrina se cruzan con un sinfín de personajes diferentes, pero hay uno en particular que destaca. Amé a ese personaje. Me encantó y me hizo sonreír muchísimo. Los que lo hayáis leído, sabréis de quién os hablo y los que no, tendréis que averiguarlo. "El conocimiento es muy importante, por supuesto, porque las cosas que sabemos se convierten en nuestras herramientas, y sin buenas herramientas a nuestra disposición es bastante difícil seguir vivo en el mundo. Pero el conocimiento también es una especie de muerte. Una pregunta contiene dentro todo el potencial del universo vivo. Y, del mismo modo, un conocimiento concreto es algo inerte y estéril. Las preguntas son mucho más valiosas que las respuestas." La trama es dura, pero al mismo tiempo, dulce y tierna. Tiene muchos sentimientos encerrados en apenas doscientas cincuenta páginas. La supervivencia, la guerra y la forma en que un niño no sabe qué significa la guerra son temas muy presentes durante toda la novela. Me encantó la perspectiva que le dio y la explicación para que Anna pudiera entenderlo. Los giros argumentales la mayoría me los esperaba, pero no por ella fueron menos dolorosos. Aún así creo que le faltó algo. No sé si profundizar más en el Hombre Golondrina o en la historia en sí. La comparación con los dos libros mencionados antes, El niño con el pijama de rayas y La ladrona de libros, no creo que sea para tanto. Se parecen en el hecho que los tres están narrados desde la perspectiva de un niño y ambientadas en la segunda guerra mundial con una importante presencia judía. Hasta ahí, a mi parecer, están las similitudes. El final me dejó un sabor agridulce. Por un lado me gustó, pero por otro me hubiera gustado seguir leyendo para encontrar respuesta a todas las preguntas que me quedaron en el aire. "Los seres humanos son la mejor esperanza que tienen otros seres humanos de sobrevivir en este mundo." En conclusión, Anna y el Hombre Golondrina es un libro que trata la guerra de una forma inocente, vista a través de los ojos de una niña. La supervivencia y los recursos de este extraño acompañante harán que devores sus páginas. Una historia dura y dulce al mismo tiempo.     Leer menos
El gran Hombre Golondrina
Cuando empecé a leer este libro no esperaba encontrarme con una historia así.Me imaginaba algo parecido a otras novelas como: "El niño del pijama de rayas" o "La ladrona de libros", los cuales aparecen en la sinopsis, pero no ha sido así, la historia esta creada en el ámbito de la segunda guerra mundial al igual que los otros dos nombrados pero ... Leer más
Cuando empecé a leer este libro no esperaba encontrarme con una historia así.Me imaginaba algo parecido a otras novelas como: "El niño del pijama de rayas" o "La ladrona de libros", los cuales aparecen en la sinopsis, pero no ha sido así, la historia esta creada en el ámbito de la segunda guerra mundial al igual que los otros dos nombrados pero tiene su propia magia, la cual lo hace diferente. Solo he encontrado dos o tres partes que me han llegado a tocar la fibra sensible y eso lo transforma en una lectura menos dura de lo que me esperaba, aun así los sucesos son bastante reales. Me ha gustado que se centre en la historia principal de los personajes sin dejar olvidado el trasfondo de esta, hablando sobre lo que ocurre en la guerra que se va creando tras ellos. Tengo que añadir que me costó un poco cogerle el ritmo a la lectura al empezar pero poco a poco me atrapó y acabé por disfrutarla. El autor nos cuenta todo de una manera simple pero llamativa. Diría que la narradora es Anna pero no lo tengo del todo claro ya que no hay demasiados diálogos y cuenta el transcurso de la historia de manera ágil y rápida pero sin dejarte con ganas de más explicaciones. Hacia tiempo que no leía unos personajes tan interesantes y que han llamado tanto mi atención, creo que son una de las mejores cosas del libro . Anna, que yo la considero la protagonista, empieza en la historia como una niña de 7 años inocente, perdida y asustada pero con el transcurso del tiempo se hace más mayor y afronta lo que tiene que vivir como puede. Por parte gracias a El Hombre Golondrina del que se desconoce el nombre durante toda la historia aunque no cambia en el desarrollo y se mantenga con personalidad "neutra" es un personaje de lo más interesante, inteligente y que tiene su corazoncito aunque no lo demuestre, durante la lectura se desconoce quien es, con lo cual puedes intentar desenlazar su historia con algo de imaginación. Luego tenemos a un personaje más secundario, Reb Hirschl, es un joven que aporta alegría en el viaje de los dos personajes principales. El final queda bastante abierto pero dudo que se cree una segunda parte ya que no es un final que te deja con necesidad de saber algo más. Es un final que por lo menos a mi me a convencido y que más o menos te da una idea de lo que puede ocurrir después. Poco más que decir un libro corto pero absorbente, con frases y palabras que realmente te enseñan lecciones. Demuestra la humanidad y supervivencia que muchas personas tuvieron que vivir en esa guerra y que la amistad o el amor puede ser mayor que el miedo a pesar del horror. Creo que esta historia no tiene ninguna edad en la que poder leerla y la recomendaría bastante si te han gustado: El niño del pijama de rayas o La ladrona de libros. Leer menos
Reseña de Anna y el Hombre Golondrina
De por sí, solo el título y la sinopsis no habían terminado de atraerme. Hasta que lei que estaba destinado a convertirse en un clásico de la literatura, llegando a alcanzar libros como "El niño con el pijama de rayas", o "La ladrona de libros". Evidentemente, cuando oí esa comparación supe que tenía que comprobarlo por mí misma. Anna es una ... Leer más
De por sí, solo el título y la sinopsis no habían terminado de atraerme. Hasta que lei que estaba destinado a convertirse en un clásico de la literatura, llegando a alcanzar libros como "El niño con el pijama de rayas", o "La ladrona de libros". Evidentemente, cuando oí esa comparación supe que tenía que comprobarlo por mí misma. Anna es una niña de siete años que lleva una feliz vida junto a un padre que la adora. Durante su corta vida, le enseña una impresionante cantidad de idiomas. Su padre es la persona que la guía en todo, hasta que un día la deja al cuidado de un amigo y desaparece para siempre. Su amigo, al ver que el hombre no regresa, termina por abandonarla. Y es aquí donde entra el juego el papel de uno de los personajes literarios más memorables. el Hombre Golondrina. A partir de ahí, comienzan a viajar juntos, huyendo del caos de la guerra, persiguiendo algo que en un principio es difícil reconocer. Poco a poco se convierten en confidentes. El Hombre Golondrina comienza por ser su cuidador, y con el paso del tiempo, las situaciones y los acontecimientos que viven juntos, termina por convertirse en algo más parecido en una figura paternal para ella. Al centrarse en el punto de vista de una niña de siete años, todo está enmascarado por una visión más infantil. Cuenta la crueldad de la guerra, trata la deshumanización, el sufrimiento... desde el punto de vista de la inocencia. Es algo que propicia la falta de detalles desagradables, que haya explicaciones insuficientes, o comparaciones muy simplificadas de cosas que son en realidad mucho más complejas. Y quizás esa sea una de las cosas que hacen que esta historia llegue a tocar la fibra sensible del lector. Es inevitable que la perspectiva de una niña dulcifique las cosas, incluso tratándose de algo tan despiadado como una guerra. Nos presentan al Hombre Golondrina como la prudencia y la inteligencia personificada. Una figura que representa una astucia, y una aparente frialdad. La única emoción que parece mostrar durante parte del libro es su preocupación por Anna, pero como suele ocurrir, hay mucho más detrás de la fachada. Cosas que no llegamos a conocer, pero por las que es inevitable no compadecerse de él. Por otro lado, aparece Reb Hirschl, un nuevo compañero de viaje que los acompaña durante una gran parte del libro, y que se convierte en un pilar importante para la protagonista. En el Hombre Golondrina encuentra el espíritu de la prudencia, y en Hirschl encuentra una faceta más sentimental, inocente y vivaz. Creo que la influencia de estos dos personajes hace que Anna crezca y evolucione de una manera más completa. Además, durante toda la historia encontramos enseñanzas del Hombre Golondrina, grandes verdades, de esas que merece la pena conservar:  "Si van a atraparte, es mejor estar donde se supone que debes estar. Mejor no arriesgarse a que te vean con ganas de ocultar algo."  "Si alguna vez dudas de si tienes algo bueno y reconfortante en lo que confiar, entonces, debes dar por supuesto que no lo tienes." "Pero el conocimiento también es una especie de muerte. Una pregunta contiene dentro todo el potencial del universo vivo. Y, del mismo modo, un conocimiento concreto es algo inerte y estéril. Las preguntas, Anna..., las preguntas son mucho más valiosas que las respuestas, y además no te estallan en la cara como algunas respuestas. Si continúas buscando preguntas, nunca te apartarás del camino correcto."   Y esto es todo. Es cortito y rápido de leer, y te absorbe hasta terminarlo. Además, creo que es uno de esos buenos libros que pasan a ocupar un buen lugar en nuestro recuerdo, y nos acompañan durante el resto de nuestra vida. Totalmente recomendable.   Leer menos
Tierna al igual fascinante, dura al igual llena d
ANNA Y EL HOMBRE GOLONDRINA, Gavriel Savit (Reseña) La vida desde los ojos de un niño, por muy terribles que sean las circunstancias siempre van rodeadas de esa aureola que conlleva la inocencia de unos ojos ingenuos y puros, que no ven la maldad ni distinguen emblemas. Está era la mirada observadora de Anna y está su historia… Según nos la cue... Leer más
ANNA Y EL HOMBRE GOLONDRINA, Gavriel Savit (Reseña) La vida desde los ojos de un niño, por muy terribles que sean las circunstancias siempre van rodeadas de esa aureola que conlleva la inocencia de unos ojos ingenuos y puros, que no ven la maldad ni distinguen emblemas. Está era la mirada observadora de Anna y está su historia… Según nos la cuenta Gavriel Savit Gavriel Savit a través del recorrido de Anna y El Hombre Golondrina nos muestra una dura historia de supervivencia. Bajo su perspectiva veremos los paisajes que “ella” contempla, pisaremos la nieve con unos pies mal calzados y notaremos en el estómago ese vacío que deja el hambre. Es una historia cruda y llena de encanto en partes iguales. La juventud de su pluma, da un soplo de aire fresco a esa parte de la historia que pocos han contado con tanta sencillez y despertando ternura en una conmovedora novela. Leer Anna y El Hombre Golondrina, ha despertado en mi memoria esa parte del pasado que nunca debió de existir y que te pone los b Leer menos
Un punto y a parte en el género
La Historia de Anna
Cuenta la supervivencia en época de guerra narrada en primera persona por una niña de apenas siete años. Su completa existencia se pondrá del revés cuando su apacible y sencilla vida se vea interrumpida con la desaparición de su padre. Su padre es un hombre bueno y pacífico, un hombre de letras y cultura, profesor de lingüística y capaz de habla... Leer más
Cuenta la supervivencia en época de guerra narrada en primera persona por una niña de apenas siete años. Su completa existencia se pondrá del revés cuando su apacible y sencilla vida se vea interrumpida con la desaparición de su padre. Su padre es un hombre bueno y pacífico, un hombre de letras y cultura, profesor de lingüística y capaz de hablar decenas de idiomas diferentes, que hacen que Anna no entienda de barreras entre personas. Un día como otro cualquiera su padre sale de casa para no volver. Anna se queda en principio al cargo de un amigo farmacéutico de su padre, pero éste pronto se la quitará de encima temiendo que se convierta en una amenaza para sí mismo de cara a los soldados y a la, cada vez más, peligrosa guerra. Estando sola y asustada ante un mundo completamente nuevo y aterrador para ella, Anna conocerá al misterioso Hombre Golondrina, y encontrará en él el salvavidas que tanto necesitaba para poder seguir a flote en los tiempos voraces que viven. ¿Qué he sentido al ir perdiéndome entre sus páginas? Aunque pueda parecer mentira, por la temática que recoge, he encontrado mucha magia, y es que, conforme avanzas en la narración te das cuenta que más que en medio de una novela te sientes sumergido en una especie de fábula o cuento que no entiende de edades ni perfiles en cuanto al lector que se interna en ella; una historia que no discrimina a quién la lee. Leer menos
Reseña: Anna y el hombre golondrina
Lo primero que dicen de este libro es: "Destinada a convertirse en un clásico de la literatura". Conozco a muy pocas personas que sean capaces de leer eso y aun así ignorarlo. La historia está narrada en tercera persona desde el punto de vista de la niña, viendo lo que sus ojos ven y leyendo lo que su cerebro piensa. Es sobretodo una novela p... Leer más
Lo primero que dicen de este libro es: "Destinada a convertirse en un clásico de la literatura". Conozco a muy pocas personas que sean capaces de leer eso y aun así ignorarlo. La historia está narrada en tercera persona desde el punto de vista de la niña, viendo lo que sus ojos ven y leyendo lo que su cerebro piensa. Es sobretodo una novela para excavar, y no quedarse con la superficie. Apenas tiene diálogos, y es una pena porque eran mi parte favorita. Eran simples pero potentes. Los personajes son otro punto fuerte. Anna actúa como debe hacerlo una niña (aunque bueno, yo no iría detrás de un hombre que habla con los pájaros, pero cada uno sabrá). El hombre golondrina es mi personaje favorito, con sus momentos de lucidez o sus... demencias. Una de las razones por las que escogí este libro fue por las comparaciones con "El niño del pijama de rayas" y "La ladrona de libros" que me encantaron. Pero a parte de que aparezcan niños y guerra, es una comparación exagerada. La forma de escribir del autor es brutal. Es simple, pero te llega. Y he leído que es su primer libro escrito. Hay muchas frases que me encantan, y esta es una de mis favoritas: -¡En fin! Usted tiene a su niña, que no debería estar viva; yo tengo mi clarinete, que no toca... Y ella, ¿qué tiene? Algo que me ha decepcionado es el final. Es demasiado abierto, y me siento traicionada después de haber seguido la historia. Supongo que cada uno imagina algo. Pero no es suficiente, yo quería saber qué ocurre exactamente. A pesa de columpiarse demasiado con las comparaciones y con las opiniones de la contraportada, es un buen libro y rápido de leer. Leer menos
Una historía real desde una perspectiva diferente
Con la tierna edad de 7 años, Anna tiene que ver como su padre confía su custodia al farmacéutico de la ciudad, un conocido suyo, porque los alemanes se lo llevan. El problema llega, cuando este señor decide dejar a Anna en la calle y se encuentra por primera vez en su vida completamente sola en Cracovia a comienzo de la Segunda Guerra Mundial. ... Leer más
Con la tierna edad de 7 años, Anna tiene que ver como su padre confía su custodia al farmacéutico de la ciudad, un conocido suyo, porque los alemanes se lo llevan. El problema llega, cuando este señor decide dejar a Anna en la calle y se encuentra por primera vez en su vida completamente sola en Cracovia a comienzo de la Segunda Guerra Mundial. En el momento que Anna comienza a llorar aparece un extraño hombre muy alto que consigue posar una golondrina en su mano y la cautiva por completo.Anna toma la decisión de ir a su lado y seguirlo, juntos irán descubriendo el lado oscuro de la guerra en su camino a la libertad. Los personajes sin duda alguna son uno de los puntos fuertes de esta historia, porque toda la trama gira alrededor de ellos. Anna es una chica de 7 años que acaba de perder a su padre y es abandonada por un “amigo” de la familia. A su corta edad, demuestra ser una chica muy inteligente, que además habla varios idiomas. Se adapta rápidamente a los cambios y demuestra que a pesar de su corta edad tiene una gran fortaleza. Leer menos
Reseña: Anna y el Hombre Golondrina. Novedades Abril de 2016
Anna y su padre viven en Polonia momentos antes de que los alemanes tomaran la ciudad mediante la operación Cracovia. Esta operación actúa en contra de los académicos e intelectuales, entre este gremio se encuentra el padre de Anna que es conocedor de miles de lenguas siendo uno de los puntos fuertes de la historia. Como Anna se cría con su p... Leer más
Anna y su padre viven en Polonia momentos antes de que los alemanes tomaran la ciudad mediante la operación Cracovia. Esta operación actúa en contra de los académicos e intelectuales, entre este gremio se encuentra el padre de Anna que es conocedor de miles de lenguas siendo uno de los puntos fuertes de la historia. Como Anna se cría con su padre conoce varias lenguas, pero no sabe cual es la suya propia; su padre nunca le dijo cual era su lengua natal. Gracias a las buenas relaciones que tiene el padre de Anna dentro de la sociedad que les rodea, la niña conoce muchas personas que pueden ayudarla en cualquier momento. O no… La historia comienza el 6 de Noviembre, el día en que la pequeña protagonista cumple siete años. Su padre le dice a Anna que se quede con unos amigos porque el tiene que resolver algunos asuntos y tardará un rato en llegar. En ese periodo de tiempo la guerrilla toma la ciudad y se ven inmersos en un ataque y, el padre de Anna no vuelve a buscarla. El farmacéutico amigo del padre Anna, le dice que no puede hacerse cargo de ella, que ni siquiera puede devolverla a su casa. Esa noche Anna duerme debajo del mostrador de la farmacia, pasa mucho frío y tiene miedo; no sabe que va a ser de ella. Al día siguiente el dueño de la farmacia le dice que no puede hacerse cargo de ella y la echa de su negocio. Anna se da cuenta de que esta sola, su padre cerró la puerta de casa cuando salieron el día anterior. Sumida en sus miedos, sin saber que va a ser de ella siendo tan pequeña entra en escena el segundo personaje principal de esta historia, El hombre golondrina. Este hombre es un hombre alto, elegante y regio que le coge cariño a Anna y le dice que se vaya con él. Anna no suele hablar con desconocidos, así que se niega a contestar a sus preguntas. Ante su negativa a entablar una conversación con él, el hombre golondrina decide preguntarle a Anna que le ocurre en un montón de idiomas, este hombre queda sorprendido cuando Anna le contesta en las mismas lenguas en las que le ha formulado las preguntas. Los dos comienzan un viaje entre la nieve del país, por las tierras de Cacrovia. En viaje se hace muy difícil para los dos. Necesitan ir a otra ciudad donde los alemanes no hayan pisado porque hay que proteger Anna. Conclusión: Estamos ante una lectura diferente, llena de matices emocionantes y con tintes de histórica. Esta novela nos habla de la guerra y de la supervivencia. El libro tiene muchas situaciones difíciles de llevar pero muy emotivas. Cada Capítulo trae una ilustración preciosa y tiene una lectura fluida. Anna y las golondrinas es un título que merece la pena, cuando leí el resumen supe que se me iba a hacer duro pero que me iba a encantar. Guarda una historia llena de inquietudes y esperanza. No descarto volverlo a leer en otro momento y lo recomiendo para los que se emocionaron con la ladrona de libros. Este libro trae una recomendación de “The guardian” Nunca he leído nada igual. Saludos y besos Leer menos
EL LIBRO MALDITO, Kaj Korkea-aho
Conocido por sus alumnos como -Iron Man-, mote que, debido a su forma de moverse, rígida y sin expresividad a causa de un accidente en su juventud, le había sido asignado desde hacía años, Mickel Backman disfruta de una vida tranquila al lado de su esposa Myrna, una escritora de renombre a la que quiere y admira y junto a la que ha criado a su ú... Leer más
Conocido por sus alumnos como -Iron Man-, mote que, debido a su forma de moverse, rígida y sin expresividad a causa de un accidente en su juventud, le había sido asignado desde hacía años, Mickel Backman disfruta de una vida tranquila al lado de su esposa Myrna, una escritora de renombre a la que quiere y admira y junto a la que ha criado a su único hijo Ragnar. Cuando Mickel, profesor de literatura en Abo Akademi, propone a sus alumnos que elijan un autor modernista para elaborar, a través de su vida y obra, un ensayo como parte de los trabajos del curso, jamás imaginó que un acto tan aleatorio pudiese cambiar su existencia para siempre. Su mundo comienza a tambalearse la mañana en la que Pasi Maars, uno de los estudiantes que asiste al seminario que imparte, le comenta que ha decidido centrar sus esfuerzos en investigar la producción literaria de Leander Granlund y que para ello pretende hacerse con una tesis inacabada sobre la vida de dicho autor, escrita por Dietrich Wangman, en la que se analiza su obra más famosa titulada “De los oscuros dolores de la vida”. Incapaz de esconder las terribles sensaciones que le genera el volver a escuchar los nombres que Pasis pronuncia, Mickel, trata de convencer a su alumno para que elija otro escritor sobre el que desarrollar su trabajo. A pesar de la insistencia, sus exigencias no son aceptadas. Acosado por los fantasmas que esconde en su pasado el comportamiento de Mickel desemboca en una fuerte de discusión con su esposa. Las duras palabras entre ambos obligan al profesor a confesar una infidelidad ocurrida hace 15 años con Elsa, una joven estudiante con la que creyó recuperar el sentido de una vida que había perdido. Incapaz de olvidar la felicidad de un pasado al que desearía regresar Mickel acude al hospital en el que permanece ingresado su antiguo amor, un lugar en el que el cuerpo de la joven es mantenido con vida tras su intento de suicidio, el mismo día en el que daban por finalizada la relación entre ambos. El reencuentro con una realidad que no deseaba contemplar remueve el interior de Mickel llegando a cuestionarse su culpa en lo sucedido años atrás. Los remordimientos afloran y no tan solo por el dolor infligido a su esposa con la traición a sus votos matrimoniales, sino también con la sensación de culpabilidad ante la situación en la que se encuentra Elsa, postrada en una cama, con su cuerpo mutilado y sin posibilidades de recuperar una vida que perdió bajo las ruedas de un autobús. Mientras el presente del profesor de desmorona, Pasi Maars, el detonante del caos que rodea a Mickel, lucha por conservar la suya intentando no sucumbir a las pulsiones que le llevan a considerar como una opción real, en su caótica vida, el suicidio. Para ello, cuenta con el apoyo incondicional de Calle Hollender, su mejor amigo, un aspirante a actor, que trata de ganarse un dinero extra con el que completar su beca de estudios a través de pequeñas actuaciones en teatros y bares como monologuista. Los tres protagonistas se unen a través de los miedos, mentiras y obsesiones de cada uno, en la búsqueda de los textos de Leander Granlund, un autor maldito al que la historia acusa de crear una obra capaz de empujar a quien sea sus versos a la autodestrucción. ¿Será cierto que quien lee sus escritos sienta la necesidad de suicidarse, de terminar con su vida, atrapado por un poder imposible de explicar? La historia se centra en la vida de Mickel Backman, Calle Hollender y Pasi Maars. El autor describe tres personalidades y tres momentos muy diferentes en la forma, en el momento existencial, pero muy cercanos en el fondo y en los sentimientos. Narra la soledad y el vacío que se siente al no comprender, ni encontrar sentido al momento vital en el que se encuentran y sobre todo a su necesidad por buscar un motivo, para no sucumbir al deseo de la autodestrucción. La narración, escrita siguiendo la cronología de los personajes, salvo los momentos en los que Mickel recuerda el pasado con su amante y su relación con Dietrich Wargman, provoca en el lector una mezcla de sensaciones que van desde la intriga, al más puro estilo de una novela policíaca, al terror más oscuro. Kaj Korkea-aho (1983) autor de “El libro maldito” es uno de los escritores suecofinlandes más destacado de su generación. En 2014 fue incluido en la antología Granta Finland como uno de los veinte mejores novelistas finlandeses. Junto a su trabajo como autor de novela, Kaj Korkea-aho dedica su tiempo a la comedia en radio, televisión y teatro, además de ser columnista y escribir obras tanto para teatro como para televisión. El autor va dejando pinceladas, a modo de pequeñas huellas a lo largo de los capítulos, que marcan la senda que el lector debe recorrer para llegar a un desenlace que, aunque imaginable no deja de ser angustioso. Quizás debido a mi desconocimiento de los patrones que rigen la sociedad suecofinlandesa, me ha sorprendido la referencia constante que se hace a la tendencia suicida dentro de una comunidad joven, ambiente en el que se mueven los protagonistas, estudiantes universitarios de clase media, sin que el entorno que les rodea parezca preocupado por este hecho. Leer menos
Añadido a tu lista de deseos