Sometemos al periodista y escritor mexicano, autor de «La casa pierde», al polígrafo más descarado de LENGUA: los 7 pecados... ¿capitales? No, literarios.