El silencio del héroe

Gay Talese

Fragmento

libro-1.xhtml

Índice

 

Portadilla

Índice

Nota a la presente edición

Introducción

El deporte según Gay

Tiros cortos en distintas secciones

Un diálogo sobre baloncesto con Angelo Musi

El vestuario

Una tarde en el campo de fútbol

El bateador .200

El tipo más solitario del boxeo

N.Y.U. gana a pesar del frío gélido

Judy es muchas cosas, sobre todo sincera

Un giro maravilloso para Gerry

Retrato de un joven púgil

El herrador del Garden trabaja deprisa

El último de los boxeadores sin guantes aún rebosa energía a los noventa y tres años

La troupe de luchadores enanos no trabaja por calderilla

El rey de las halteras: más músculo que cerebro

Un dentista que saca pasta del boxeo

Un cronometrador tan imperturbable como un reloj

Los diamantes son el mejor amigo de un muchacho

De viaje, a ninguna parte, con los Yankees

El relato que hay detrás de la señal para lanzarle un tiro intimidador a Cliff Johnson

Raza, reporteros y responsabilidad

El hijo del púgil

El perdedor

Retrato del campeón ascético

Patterson, indiferente al principio, demuestra que también sabe ladrar

Los asesores de Liston ensalzan su alegría, benevolencia y tosquedad

Patterson también tiene cuatro amigos, pero tendrá que pelear solo

El campeón habla del sueño, la lluvia y observa a su séquito cerca del campamento

«Un buen golpe» sorprende a Floyd

El excampeón disfrazado

El perdedor

Historias con nombres auténticos

El caddie: un relato no edificante

Un hombre receloso en el rincón del campeón

El doctor Birdwhistell y los deportistas

Joe Louis: el rey en la mediana edad

El silencio del héroe

El arquitecto de los campos de golf

Eric y Beth Heiden: un vínculo de sangre sobre patines

Un chut fallado

El más grande

Ali en La Habana

Prórroga

El canto de cisne de Gay Talese

El mánager de la crisis: tiempos difíciles para Joe Girardi y los Yankees

Notas

Sobre el autor

Gay Talese en digital

Créditos

libro-2.xhtml

Nota a la presente edición

 

 

 

 

Gay Talese ha querido incorporar a esta edición el artículo «El mánager de la crisis: tiempos difíciles para Joe Girardi y los Yankees», publicado en el New Yorker, el 24 de septiembre de 2012, que no estaba incluido en la edición americana. Respecto a esta nueva inclusión, el propio autor explica:

¿Qué representa la incorporación de este texto? Muestra mi permanente fascinación por los deportes como símbolo de la necesidad humana de éxito, y mi respeto por los deportistas, pues asumen riesgos que a menudo no alcanzan sus expectativas, y acaban quedando como «perdedores». Detrás de cada triunfo hay también la decisión del deportista de asumir riesgos, y su responsabilidad caso de sufrir algún revés o humillación. Todo deportista que ha escuchado los vítores en un estadio ha sufrido también los abucheos y la furia que expresan la decepción y desaprobación de los espectadores. Joe Girardi representa el deportista medio: no gozó de ningún talento espectacular, como Ali o DiMaggio. Como jugador, nunca fue una estrella y siempre lo dio todo (como Floyd Patterson, el púgil), y, al igual que Patterson, su talento a menudo no estuvo a la altura de sus aspiraciones. Y sin embargo, como todos los deportistas y como toda la gente que triunfa, Girardi tenía «fe» en sí mismo, y también era un hombre de fe. Girardi es profundamente religioso. También lo era Ali. Girardi tam

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados