KiTiPasa

Hamza

Fragmento

cap-1

capítulo 1

EN UN BAR, UN TRUÑO Y UN IPHONE

Estoy en la calle, en mi barrio, como siempre, y Paul me está dando el coñazo con un vídeo que intentamos grabar para el Insta.

—Que no, Hamza, colega, que te saltas el eje.

—Pero, a ver, qué eje ni qué ojete, ¡que luego lo edito con el móvil y queda de puta madre!

—¡Pero que no me seas cutre!

Al final, acepto hacer otra toma, pero es que se pone tan técnico que esto parece Hollywood. ¡Es un puto vídeo para Instagram, no va a ir a los Óscar!

Intentamos grabar una escena de Fatema corriendo por la calle con la chancla, así que ya me puedes imaginar haciendo el gilipollas con la bata y la camiseta en la cabeza en pleno Carabanchel. Lo que hago por vosotros no tiene nombre, eh. Pero bueno, aquí estamos.

Y de golpe… De golpe, joder, noto que se me desintegra la vida, colega. Joder. Joderjoderjoderjoder.

Qué ganas de cagar.

Paro en seco y me doblo sobre mí mismo. Paul me pregunta qué me pasa, claro.

—¡¡Un bar!! ¡¡Un bar!!

Me entiende a la primera el tío; me levanta del suelo y salimos corriendo. Menos mal que el Josema nos conoce de sobra y no me tira un vaso a la cabeza por entrar directo al baño; lo hace siempre que se intenta colar alguien para mear. Es un poco capullo, la verdad, pero es el bar de toda la vida del barrio. ¿Qué mejor sitio para soltar un truñaco? Un váter de confianza, casi como el de tu casa o el del insti.

20125.jpg

—¡Dos colas y unas bravas! —oigo a Paul pedir mientras cierro de un portazo y echo el pestillo.

Me siento en la taza sin pensármelo dos veces, y se me encoje el pito de lo fría que está. Joder. Bueno, mejor así, si no me colgaría y aún rozaría el váter. ¡Qué ascazo!

Total, que me siento y…

20126.jpg

20127.jpg

 

Claro, colega, ahora tengo un iPhone X entre las manos. ¿Y qué mierda hago? Bueno, primero de todo me limpio el culo para que no se me enganchen los gayumbos en la raja. Que yo hago mucho el burro, pero limpio soy una barbaridad, ¿vale? Eso que quede clarito o mi madre me va a perseguir con la chancla hasta que demuestre que he erradicado las bacterias de la humanidad.

Pero bueno, que me voy otra vez del tema. Después de un rollo y medio de papel y de casi atascarle el váter al Josema (hago un poco de trabajo con la escobilla, porque al pobre hombre lo conozco de toda la vida y no le voy a hacer esa guarrada), me meto el iPhone en el bolsillo y salgo. Y claro, claro, me lavo las manos antes, no me seáis plastas, ¿eh?

Total, que me planto en la puerta del baño y Paul me mira desde la barra, con el plato de bravas vacío. El bar está más vacío que cuando he entrado; habrá pasado casi una hora. Me encuentro mejor, ¡qué alivio! PERO ¿QUÉ HAGO?

flecha.jpg

Le cuento a Paul lo del iPhone y lo trasteamos→ sigue leyendo.*

Me callo y me lo llevo para casa, y ya veré qué hago → avanza aquí.

*¿Qué pasa? ¿Os creíais que os iba a contar la historia de manera fácil? No, no, aquí venís a pasarlo bien.

emoticono.psd

cap-2

Capítulo 2-A

SOBRE EL DESBLOQUEO FACIAL Y UN CANI

—Hermano, ¿seguro que estás bien? Estás muuuy blanco —me dice Paul al llegar a la barra.

Echo un trago de mi Coca-Cola (de lo que queda, porque casi se la ha bebido toda él) y le digo:

—No te vas a creer lo que me ha pasado ahí dentro, chaval.

Pone cara de asco inmediatamente.

—A ver, a ver, colega, no quiero detalles, que me acabo de zampar las bravas porque tú no salías de ahí.

—¡Joder, Mohammed! —oigo gritar a Josema desde el baño; siempre me llama así de cachondeo—. Vaya olorcito has dejado, macho.

—Josema, tío, no tiene que enterarse todo el bar. —Me río. Paul pone mala cara—. Que no, tronco, relaja, que no iba por ahí la cosa. Flipa con lo que me he encontrado…

Me saco el iPhone del bolsillo y se lo enseño.

5.psd

—¿Esto es en serio, tío?

—¡Pues claro! ¿Crees que me lo he pintado o qué?

—¡Pero, tío! ¿Ahí, en el cagadero?

—Como lo oyes.

—¿Y qué hacía ahí dentro?

—Se le habrá caído a un despistao del barrio de Salamanca.

—Ya, tú flipas, ¿qué hace un pijo así en Carabanchel, macho?

—Quizá se cagaba como yo y no tenía váter en la limusina.

—Tronco, si una limusina entra en el barrio, sale convertida en un 600.

—¿Qué coño es un 600?

—No sé, mis padres lo dicen para referirse a un coche de mierda.

—Vale. Pero, a ver. Que nos vamos. ¿Qué hacemos con esto? Hay que pensar.

—De momento guárdalo, que eso vale más que los dos sueldos de mis padres juntos. —Joder, tiene razón. Me lo guardo corriendo y miro a mi alrededor. Dos viejos en las tragaperras, tres marujas tomándose un carajillo y un cani fumando en la puerta; de espaldas. Menos mal que no nos ha visto.

—Vale. A ver. Mente fría.

—¿¡Y si lo vendes por Wallapop!?

flecha.jpg

Le hago caso → me detiene la policía y la historia se termina cuando no ha hecho más que empezar. ¿En serio sois tan tontos como Paul, colegas?

Sí, hombre, al igual lo vendo → sigue leyendo.

—Nah, tío. Es un iPhone. El cacharro es como superseguro y no deja desbloquearlo tras robo o pérdida. Fijo que el pijo ya lo ha bloqueado. Nadie lo compraría y a lo mejor nos denunciarían.

Nos quedamos un rato callados. Pensando qué hacer. Quizá habría que llevarlo a la poli, pero ni lo digo en voz alta. Sería la solución más aburrida…

—¿Y si lo desbloqueo? —pienso en voz alta. Paul me oye y me anima a hacerlo—. Pero si me paso probándolo, se bloqueará y se activará la alarma de robo…

—Pero, colega, tienes que probarlo al menos.

20128.jpg

7.psd

—Fua-fua-fua.

—¿Qué-qué-qué?

—¡¡No me creo mi vida, hermano!!

—¿¿Lo has desbloqueado, tronco??

—¡Tengo un iPhone X, brotherrr!

—¡¡Jura!! ¡¡Vaya vídeos vas a grabar con esto, loco!!

Y casi nos ponemos a bailar, ahí, como si estuviésemos en medio de una rave. Pero intento mantener la calma y me froto las manos. Me guardo el móvil, con miedo de

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados