El virus de las palabras

Alena Graedon

Fragmento

Creditos

Título original: The Word Exchange

Traducción: Eduardo Iriarte

1.ª edición: febrero 2015

© Ediciones B, S. A., 2015

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

DL B 3545-2015

ISBN DIGITAL: 978-84-9019-961-9

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

Contents
Contenido
A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z
FIN
virus

Para mis padres, que nunca han desaparecido

virus-1

Aún no estoy tan absorto en la lexicografía como para olvidar que las palabras son las hijas de la tierra, y que las cosas son los hijos del cielo.

SAMUEL JOHNSON,

Prólogo de A Dictionary of

the English Language

—Cuando yo uso una palabra —dijo Humpty Dumpty en tono más bien desdeñoso—, quiere decir justo aquello que quiero que diga; ni más ni menos.

—La cuestión —señaló Alicia— es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.

—La cuestión —repuso Humpty Dumpty— es quién es el que va a mandar; eso es todo.

LEWIS CARROLL,

A través del espejo

De chico, yo solía maravillarme de que las letras de un volumen cerrado no se mezclaran y perdieran en el decurso de la noche.

JORGE LUIS BORGES,

«El Aleph», de El Aleph

virus-2

1

virus-3

A

Un viernes frío y solitario del mes de noviembre pasado, mi padre desapareció del Diccionario. Y no solo del gran edificio de vidrio de Broadway donde estaban ubicadas sus oficinas. Esa noche, mi padre, Douglas Samuel Johnson, editor jefe del Diccionario Norteamericano de la Lengua Inglesa, se esfumó del artefacto mismo que él había contribuido a crear.

Eso fue antes de que el Diccionario feneciera, expirando las letras en la página. Antes del virus. Antes de que nuestro idioma se disolviera igual que la nieve al fundirse. Fue antes de que yo estuviera a punto de perder todo lo que amo.

Las palabras, según he llegado a descubrir, s

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados