La pista de arena (Comisario Montalbano 16)

Andrea Camilleri

Fragmento

PISTA_ARENA-2.xhtml

2

Galluzzo dejó encima del escritorio del comisario una bolsa grande que contenía la cuerda y otra más pequeña con las colillas.

—¿Has dicho que eran de dos marcas?

—Sí, señor dottore, Marlboro y Philip Morris con doble filtro.

Eran muy habituales. Montalbano había abrigado la esperanza de que fueran de una marca rara que en Vigàta sólo fumaran como máximo cinco personas.

—Llévatelo todo tú —le indicó a Fazio—. Y guárdalo bien. Nunca se sabe si podrá sernos útil.

—Esperemos —repuso Fazio, no muy convencido.

Entonces pareció que hubieran colocado una bomba de alta potencia detrás de la puerta, la cual, abriéndose de par en par y golpeando violentamente la pared, mostró a Catarella tendido cuan largo era en el suelo, con dos sobres en la mano.

—Li traía el correo —dijo Catarella—. Pero hi resbalado.

Los tres que estaban en el despacho trataron de recuperarse del susto. Se miraron y se entendieron al vuelo. No se les ofrecían más que dos posibilidades. O proceder a una ejecución sumaria de Catarella o hacer como si nada.

Eligieron la segunda de tácito acuerdo.

—Lamento repetirme, pero no creo que sea tan fácil identificar al propietario del caballo —dijo Fazio.

—Por lo menos tendríamos que haber fotografiado al animal —añadió Galluzzo.

—¿No hay un registro de caballos como el de automóviles? —preguntó Montalbano.

—No lo sé —contestó Fazio—. Además, tampoco sabemos qué clase de caballo era.

—¿En qué sentido?

—En el sentido de que no sabemos si era de tiro, de cría, de monta, de carreras...

—Los caballos se señalan —intervino a media voz Catarella, quien, como el comisario no le había indicado que entrara, se había quedado delante de la puerta con los sobres en la mano.

Montalbano, Fazio y Galluzzo lo miraron con aire de desconcierto.

—¿Qué has dicho? —preguntó Montalbano.

—¿Yo? No hi dicho nada —contestó Catarella, temiendo haberse equivocado al abrir la boca.

—¡Pero si acabas de hablar ahora mismo! ¿Qué has dicho que hacen los caballos?

—Hi dicho que se señalan, dottori.

—¿Y con qué?

Catarella pareció dudar.

—Cuando se señalan, yo no sé con qué, dottori.

—Bueno, deja el correo y vete.

Dolido, Catarella depositó los sobres en el escritorio y se retiró mirando al suelo. En la puerta estuvo a punto de chocar con Mimì Augello, que llegaba a toda prisa.

—Perdón por el retraso, pero he tenido que atender al chiquillo que...

—Estás perdonado.

—Y estas pruebas, ¿qué son? —preguntó, al ver encima de la mesa la cuerda y las colillas.

—Han matado un caballo a golpes —dijo Montalbano. Y le refirió toda la historia—. ¿Tú entiendes de caballos? —le preguntó al final.

Mimì rió.

—Basta con que un caballo me mire para que me lleve un susto, ¡o sea, que ya ves!

—Pero en la comisaría, ¿hay alguien que entienda?

—Me parece que no —dijo Fazio.

—Pues entonces dejémoslo correr, de momento. ¿Cómo ha acabado la historia con Pepè Rizzo?

Era una historia de la que se ocupaba Mimì. Se sospechaba que Pepè Rizzo era el proveedor al por mayor de los vendedores ambulantes de la provincia, a los que suministraba todo lo que se podía falsificar, de relojes Rolex a las camisetas del cocodrilo, de CVD a DVD. Mimì había descubierto el almacén y la víspera había conseguido de la fiscalía la orden de registro. Al oír la pregunta, Augello se echó a reír.

—¡Hemos encontrado todo el tinglado, Salvo! Había algunas camisas con la misma marca exacta que las originales que me han robado el corazón y...

—¡Quieto! —le ordenó el comisario.

Todos lo miraron sorprendidos.

—¡Catarella!

El grito fue tan fuerte que a Fazio se le cayeron al suelo las pruebas que estaba recogiendo.

Catarella regresó corriendo, volvió a resbalar delante de la puerta abierta y consiguió agarrarse a la jamba.

—Catarella, presta atención.

—A sus órdenes, dottori.

—Cuando has dicho que los caballos se señalan, ¿querías decir que se les marca?

—Justamente eso, dottori.

¡He ahí por qué para los verdugos era tan importante recuperar el cadáver del animal!

—Gracias, ya puedes irte. ¿Habéis comprendido?

—No —admitió Augello.

—Catarella nos ha recordado a su manera que a los caballos les marcan a fuego las iniciales del propietario o la cuadra. Nuestro caballo debió de caer sobre el costado donde tenía la marca y por eso no la vi. Y, para ser sincero, tampoco se me pasó por la cabeza la idea de buscarla.

Fazio adoptó una expresión pensativa.

—Empiezo a creer que, a lo mejor, resulta que los extracomunitarios...

—... no tienen nada que ver —acabó la frase Montalbano—. Esta mañana, después de que os fuerais, me he convencido. Las huellas del carretón no llegan a las chabolas, sino que, al cabo de unos cincuenta metros, se desvían hacia la carretera provincial. Allí seguramente los esperaba una camioneta.

—Me parece comprender —terció Mimì— que han eliminado el único rastro que teníamos.

—Y de esta manera no será fácil llegar al nombre del propietario —concluyó Fazio.

—A no ser que tengamos un golpe de suerte.

Montalbano observó que, de un tiempo a esta parte, Fazio actuaba con desconfianza, hacía las cosas cada vez más difíciles. Tal vez la vejez empezara a pesarle también a él.

Pero se estaban equivocando, y mucho, a propósito del problema de averiguar el nombre del propietario.

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados