Canción de Navidad

Tonya Hurley

Fragmento

GhostgirlNavidad-1.xhtml GhostgirlNavidad-2.xhtml
GhostgirlNavidad-3.xhtml
GhostgirlNavidad-4.xhtml
GhostgirlNavidad-5.xhtml

De vuelta a casa por Navidad

Las fiestas navideñas no son solo una época de diversión, sino también el momento de cumplir con las visitas de compromiso. Al igual que el salmón que nada desesperadamente corriente arriba, nos sentimos impelidos —empujados por la culpabilidad o por las buenas intenciones— a realizar ese viaje, sabiendo perfectamente cómo puede acabar. Aunque preferiríamos estar en una playa, en una pista de esquí o posiblemente en cualquier otro lugar, ya que una visita al hogar familiar puede convertir incluso la reunión más sagrada en un absoluto infierno.

GhostgirlNavidad-6.xhtml

Las lejanas estrellas titilaban en el frío cielo nocturno. La música inundaba el ambiente. Todo el mundo se apresuraba y trajinaba afanosamente, preparándose para el momento más mágico del año. El complejo de apartamentos, con miles de diminutas velas parpadeantes, se asemejaba a un antiguo cementerio cubierto de nieve. Estaba tan hermoso… Tan lleno de paz… Era casi Nochebuena en el Más Allá.

Charlotte Usher estaba sentada en su escritorio, con un montón de trabajos de fin de semestre esperando pacientemente a ser corregidos, cuando por la rendija de su ventana apenas abierta se coló un sonido que la distrajo, empujándola a abandonar la silla por primera vez en todo el día.

—¡Qué es ese ruido! —refunfuñó Charlotte.

Cerró la ventana de un golpe y escudriñó a través de la escarcha del cristal para descubrir el origen de los molestos tonos.

Regresó a su asiento justo cuando otro irritante sonido procedente de la puerta se fundía con el azucarado sonsonete que seguía entrando por la ventana. Era una voz que reconocía. Dejó caer la cabeza sobre las manos y la sacudió.

—¿Es que nadie se da cuenta de que estoy trabajando? —vociferó.

—¡Abre!

Aparentemente no, concluyó al tiempo que surgía un golpeteo desconcertante pero rítmico que venía a añadir un compás de 3 por 4 al barullo circundante.

A regañadientes, Charlotte se levantó de nuevo de la silla y se encaminó con lentitud hacia la puerta, sin mostrar especial interés por qué o a quién encontraría al otro lado. Agarró el pomo y abrió.

—Es Nochebuena, ¿vas a trabajar todo el día? —preguntó Eric, ataviado con una chaqueta de cuero tachonada, vaqueros, botas altas negras, el pelo engominado hacia atrás y un gorro de Papá Noel ne

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados