El heredero (Familia Reid 1)

Johanna Lindsey

Fragmento

Creditos

Título original: The Heir

Traducción: Rosa Pérez

1.ª edición: octubre 2015

© Ediciones B, S. A., 2013

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

ISBN DIGITAL: 978-84-9069-202-8

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

Contents
Índice de contenido
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32
33
34
35
36
37
38
39
40
41
42
43
44
45
46
47
48
49
50
51
52
53
54
55
56
heredero-2

Para Alex   

y las sonrisas que ablandan el corazón   

heredero-3

1

Estaban junto a la ventana, contemplando el inhóspito jardín ajado por el invierno por donde paseaba la muchacha. Era pequeño, aunque la casa era grande y se hallaba en una elegante zona de Londres; sencillamente, ninguna de las casas de la manzana disponía de terreno suficiente para dedicarlo a esos menesteres.

Lady Mary Reid, su anfitriona, se había esmerado en su pequeña parcela de tierra, a diferencia de la mayor parte de sus vecinos, quienes no tenían otra cosa que césped.

Y ellas sabían que podrían encontrar a su sobrina, Sabrina, que adoraba estar al aire libre en cualquier época del año, en aquel pequeño trozo de tierra.

Las dos mujeres contemplaron a Sabrina, pensativas y en silencio. Alice Lambert tenía el ceño fruncido. Su hermana Hilary, que le llevaba un año, parecía bastante abatida.

—Creo que nunca había estado tan nerviosa, Hilary —le susurró Alice a su hermana.

—Ni yo, ahora que lo dices —respondió Hilary con un interminable suspiro.

Físicamente, costaba creer que fueran hermanas. Hilary se parecía a su padre: alta, delgada en extremo, con el cabello castaño y sin brillo y los ojos azul claro. Alice era casi idéntica a su madre: de baja estatura y entrada en carnes, pero con una lustrosa mata de pelo castaño y unos ojos azules con reflejos violetas.

Eran hermanas, pero no se llevaban demasiado bien. A menudo discutían. No obstante, por una vez, estaban de acuerdo. Su sobrina, a la que habían criado práctica

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados