Aprender a cuidar la autoestima desde la infancia
Pequeños preguntones 3 min.

Aprender a cuidar la autoestima desde la infancia

¿Qué concepto tienes de ti mismo? ¿Y tus hijos? ¿Se valoran a sí mismos? 

La autoestima no es innata en nuestros hijos, sino que se forma con el desarrollo, las experiencias y la validación que le demos los adultos a diferentes aspectos como el físico, emocional o las capacidades del niño. 

Sigue leyendo este post de Diana Oliver para saber más sobre la autoestima y cómo quererse más de forma sana. 

DIANA OLIVER

Periodista especializada en infancia

@dianaoliver.es

Nos hablan a menudo de lo importante que es tener una buena autoestima, pero no siempre sabemos lo que supone y lo que significa. Si consultamos la Real Academia de la Lengua, nos devuelve una definición muy básica: «Valoración generalmente positiva de sí mismo». La palabra tiene miga porque esa valoración de nosotros mismos, esa aceptación de lo que somos, y de cómo somos, no solo tiene un impacto en la plenitud de nuestra vida, también influye en cómo nos relacionamos con los demás. La infancia es el momento clave para asentar las bases de una buena autoestima porque con ella aprenden a respetarse a sí mismos y también a los demás; una herramienta que les será útil a lo largo de toda su vida. 

Te recomendamos

Quiérete mucho

Tania García
«Una buena autoestima es la base que todas las personas necesitamos para ser felices y convertirnos en quienes deseamos ser». Por la aclamada autora de Educar sin perder los...
«Una buena autoestima es la base que todas las personas necesitamos para ser...
Resérvalo ya arrow_forward Lo quiero Ver detalle

Tania García, graduada en Educación social e investigadora socioeducativa con más de dos décadas dedicadas a la educación, ha analizado todos los aspectos que conforman la autoestima: de qué depende, cuáles son sus enemigos, cómo protegerla y fomentarla. El resultado son las más de 400 páginas que conforman Quiérete mucho, una guía muy práctica y amena para que los adultos podamos alimentar la autoestima de los niños y niñas, sin olvidar la propia. Porque, como apunta Tania García, «lo normal es que las personas adultas de hoy en día no tengan una autoestima alta porque la educación emocional que hemos recibido durante nuestra infancia ha sido nula». Como siempre, la información es clave.

quiérete mucho tania garcía

Fomentar una autoestima sana pasa inevitablemente por respetar al 100 % las necesidades emocionales de nuestros hijos e hijas

El desarrollo de la autoestima en la infancia

Es importante fomentar una autoestima sana ya en la infancia porque en esta etapa se asientan las bases de lo que será el resto de nuestra vida. «En nuestros primeros años de vida construimos nuestra personalidad, lo que somos y cómo nos vemos interiormente. La manera en la que nuestras madres y nuestros padres nos demuestran esto impacta a todos los niveles de nuestra vida de ese momento, así como, a su vez, en nuestra vida futura», señala Tania García. 

Nuestra autoestima moldea nuestra forma de ser y esto, además, influye en nuestras relaciones, en nuestras decisiones, en nuestra forma de expresarnos. Para la experta es importante saber que fomentar una autoestima sana pasa inevitablemente por respetar al 100 % las necesidades emocionales de nuestros hijos e hijas y que esto es, a su vez, vital para el correcto desarrollo de una persona.

 ¿Es posible sentar las bases de esa autoestima si nosotros, sus adultos de referencia, no hemos hecho un trabajo previo? «Es imposible», responde la autora de Quiérete mucho. Los niños y niñas aprenden a través del ejemplo de sus figuras de referencia y de su entorno. «Tenemos que tener en cuenta que realmente somos ejemplo para nuestros hijos e hijas, el espejo en el que se miran. Lo que hacemos, cómo nos comportamos y, por supuesto, cómo nos tratamos; sirve de referencia directa para ellos y ellas. Si los adultos nos culpabilizamos por todo lo que pasa a nuestro alrededor, si cuando nos miramos al espejo nos decimos cosas feas, si no ponemos límites a las demás personas, si no nos valoramos, si no nos respetamos y aceptamos, nuestros hijos e hijas acabarán integrando todo esto como algo normal». 

El problema estriba en que los adultos no tenemos una autoestima sana porque no hemos recibido una educación emocional a lo largo de nuestra infancia. También las costumbres educativas y de crianza eran otras. Tania García considera que justo por esto es tan importante hacer un análisis acerca de nuestra infancia, de cómo hemos sido tratados: «No se trata de culpabilizar a nuestros propios padres, ellos intentaron hacerlo de la mejor manera que supieron, pero es necesario un trabajo sobre nuestro propio pasado para aceptarlo y mejorar nuestra autoestima, mejorando por ende la de nuestros hijos e hijas».  

quiérete mucho

Somos ejemplo para nuestros hijos e hijas, el espejo en el que se miran

Los enemigos

Además del papel del ejemplo, hay dos elementos que influyen en la autoestima de niñas y niños: las etiquetas y las comparaciones. Para Tania García todas las etiquetas son perjudiciales, da igual si se trata de «la inteligente», «el niño problemático» o «la lectora». «Todas las etiquetas siembran en las niñas y los niños unas expectativas de comportamiento y de actitudes que provocan que sientan constantemente la presión de ese rol que le ha sido impuesto, privándoles de su propia esencia», explica. 

Las comparaciones son también dañinas para la autoestima. «Cada persona merece ser tratada por su propia singularidad, ya que todos somos personas únicas y, por tanto, ningún niño o niña merece ser comparado con su hermana, con su primo o su compañero de clase porque duerma mejor, sea mejor deportista o saque más sobresalientes». 

Pero ¿qué hacemos con lo que no podemos controlar? Con todo aquello que sucede alrededor de los niños y niñas y que va más allá de su familia: los comentarios de otros niños y niñas, los abuelos y abuelas, los amigos… Tania García considera que podemos controlarlo poniendo límites respetuosos y asertivos a aquellas personas que ponen en riesgo la autoestima de nuestros hijos e hijas y, por tanto, su correcto desarrollo emocional. Para poder hacer esto cree que es necesario que trabajemos nuestra propia autoestima, ya que uno de los indicadores de una baja autoestima es que nos cueste o sea imposible decir «no» o poner límites a las demás personas, aunque nuestro bienestar y el de nuestros hijos e hijas estén en juego. «No podemos ver como normal que familiares o amigos ataquen su autoestima. Debemos defender los derechos de nuestros hijos, sea la situación que sea», apunta. 

quierete mmucho

Las etiquetas provocan que los niños y niñas sientan la presión de ese rol que le ha sido impuesto

Superar el adultocentrismo para alimentar el amor propio

Tania García define el «adultocentrismo» como el modo de tratar a la infancia que aún domina nuestra sociedad. «Es darles un trato de inferioridad por el mero hecho de ser niñas y niños, traduciéndose en muchos comportamientos negativos para el desarrollo de la infancia pero naturalizados socialmente». No es fácil escapar de las prácticas adultocéntricas. Muchas veces es muy complicado porque están muy integradas en nuestra forma de ser y actuar. La experta anima a los adultos a detectar este hecho con conocimiento y aprendizaje, pero también haciendo caso a nuestra lógica y a nuestro corazón. «Muchas madres y muchos padres me encuentran tras llevar meses o años buscando a alguien que les ayude a educar como realmente sienten que deben hacerlo. Socialmente están mal vistas acciones como abrazar a nuestros hijos cada vez que nos lo piden, prestarles nuestra ayuda en todo momento, la pidan o no, o algo tan de sentido común como acordar el menú que comeremos en familia», explica. 

Al contrario de lo que el adultocentrismo ha instalado desde hace décadas en nuestra sociedad como algo normal (el castigo, el rechazo de las emociones, tratar con inferioridad a los niños y niñas…), los ejemplos anteriores de comportamiento son, para Tania García, algunos de los que deberíamos llevar a cabo con nuestros hijos y que desde hace ya varios años están demostrados por la ciencia como correctos. «El adultocentrismo se esconde en muchas pequeñas cosas y la única manera de detectarlo para el beneficio emocional de nuestros hijos e hijas es a través del conocimiento y la escucha de nuestro corazón y nuestra razón», concluye. 

El ejemplo, las etiquetas y las comparaciones condicionan nuestra autoestima desde la infancia

«Quiérete mucho», de Tania García

Quiérete mucho tania garcía

Cada vez sabemos más acerca del bienestar emocional y su impacto en la calidad de vida, a presente y a futuro. Sabemos, por ejemplo, que influye mucho cómo se ha desarrollado nuestra vida durante la infancia: el cuidado que hemos recibido, el amor, la atención, los recursos… La primera etapa de nuestra vida marca el resto. Por eso es fundamental protegerla. Comprenderla. Saber acompañarla. Y uno de los asuntos clave es el de la autoestima de los niños y niñas. En su nuevo libro, Quiérete mucho, Tania García ofrece a las familias y a todas aquellas personas interesadas en el desarrollo infantil herramientas e información para entender los distintos aspectos que conforman la autoestima. De una forma muy práctica entenderemos qué es realmente la autoestima, por qué es importante quererse, cuáles son los tipos de autoestima que existen o cómo podemos ayudar a los niños y niñas a fortalecer su amor propio, entre otros.

¿Qué hay que sea más importante que el amor a uno mismo? 

Más Populares

Más populares

Quiérete mucho
  • ¡En oferta!
  • -5%

Quiérete mucho

9788418045936
Tania García
«Una buena autoestima es la base que todas las personas necesitamos para ser felices y convertirnos en quienes deseamos ser». Por la aclamada autora de Educar sin perder los nervios.
17,26 € 18,17 €
Creo en ti Creo en ti 2
  • ¡En oferta!
  • -5%

Creo en ti

9788448852788
Anna Morató García
El nuevo libro de cuentos de Anna Morató, autora del best seller infantil De mayor quiero ser... feliz.
16,40 € 17,26 €

Artículos relacionados

¿Cuánta confianza tienen tus hijos en sí mismos?
Para que nuestros hijos tengan confianza en sí mismos, primero hemos de demostrarles que nosotros confiamos y creemos en ellos. ¿Quieres saber cómo reforzar su autoconfianza? Sigue leyendo. 
¿Cuánta confianza tienen tus hijos en sí mismos?
Acompañamiento emocional en la infancia a través de la lectura
La educación está en constante cambio. Es cierto que hay aspectos que se llevan trabajando e inculcando desde hace décadas, pero hay otros valores que son cambiantes y van teniendo más relevancia cada día gracias a las investigaciones, estudios y a las necesidades que van surgiendo, como es el caso del desarrollo emocional, el cual es esencial a lo largo de la vida. Sigue leyendo si quieres que te recomiende algunos libros que hablan sobre emociones. 
Acompañamiento emocional en la infancia a través de la lectura
Cuentos para fomentar la autoestima
¿Es la autoestima una cuestión solo de adultos, o nuestros hijos también pueden tener una alta consideración de sí mismos? ¿Dónde está el límite entre la autoestima y la egolatría? Sigue leyendo este post para descubrir los beneficios de la autoestima y cómo potenciarla en nuestros hijos e hijas y que estén así más cerca de la felicidad. 
Cuentos para fomentar la autoestima
Añadido a tus libros guardados