Cómics: una gran herramienta para despertar las ganas lectoras de niños y niñas
Pequeños preguntones 3 min.

Cómics: una gran herramienta para despertar las ganas lectoras de niños y niñas

¿Recuerdas lo que leías cuando eras pequeño o pequeña? ¿Leen tus hijos novelas gráficas y cómics como hacías tú? 

Sigue leyendo este post de Adrián Cordellat en el que te cuenta por qué tus hijos SÍ deberían leer cómics y novelas gráficas. 

ADRIÁN CORDELLAT

Periodista especializado en infancia y Literatura Infantil y Juvenil

@acordellat

La novela gráfica está de moda. Lo está para el público adulto, toda vez que ha sido reconocida como un género 100% literario, una herramienta tan válida como la prosa para contar realidades e historias e, incluso, para hacer periodismo. Y lo está para el público infantil, que en los últimos años ha visto cómo se multiplicaban en cantidad y calidad los títulos y colecciones de cómics y novelas gráficas para todas las etapas de la infancia, incluso para los prelectores y primeros lectores (a partir de 6 años).

Ha costado, la verdad, porque en España el género siempre ha arrastrado el estigma de ser una lectura «menor», quizás porque con frecuencia se ha asociado el cómic al poco texto, a las ediciones baratas, al humor más burdo, a la venta en el quiosco de la esquina. 

los mejores comics infantiles

«Es una guerra bastante antigua, y también pasa con la novela de género o la prensa deportiva. Puede que exista cierto desconocimiento, pero hoy en día no creo que una persona que lee habitualmente crea que Tintín es una lectura menor. También es cierto que hay cómics que tienen más enjundia que otros. Pero también depende de las ganas y el momento. No debería ser un problema si es una lectura mayor o menor. Me parece que es bueno leer variado y sin demasiados prejuicios», me aseguraba en una entrevista en El País el reconocido autor de cómic infantil Artur Laperla, autor de la saga Félix y Calcita, perteneciente a la colección Mi Primer Cómic de Beascoa. 

mi primer comic

Te recomendamos

Superados esos prejuicios hoy el cómic y la novela gráfica infantil son dos géneros en clara e imparable ascensión. Mi hija de 8 años y sus compañeros de clase los devoran, los comentan e intercambian. Mi hijo de cinco años, que aún no sabe leer, se pasa el día visionando cómics cuyo argumento luego te explica con bastante acierto. Y ese, precisamente, es uno de los primeros motivos por los que los cómics y las novelas gráficas son extraordinarias herramientas para acercar a niños y niñas a los libros: no precisan de la capacidad de lectura para ser disfrutados en solitario, ya que la observación de las ilustraciones ofrece a los pequeños una total autonomía para seguir las historias.

Para ellos es como ver una película de dibujos animados en versión original con subtítulos. Igual no entienden lo que se dice, pero lo pueden interpretar en función de lo que sucede, de las expresiones que ven en los rostros personajes (una clase magistral de educación emocional), de los trazos que indican velocidad, movimiento; de los símbolos y señales que pueblan las páginas (notas musicales, bombillas, signos de interrogación, etc…), de la recurrente presencia de interjecciones y onomatopeyas, y de otros miles de recursos visuales que forman parte tanto de los cómics como de nuestro día a día y de nuestro modo de comprender el mundo.

CÓMICS A PARTIR DE 3 AÑOS

De hecho -volviendo al cine-, ese es otro punto a favor de los cómics y novelas gráficas, su similitud con el lenguaje cinematográfico, al que la mayoría de los pequeños, en una sociedad puramente visual como la nuestra, están mucho más acostumbrados. Al igual que sucede con las películas, los cómics están repletos de juegos de planos, de personajes que miran a cámara y se dirigen directamente al espectador/lector, tienen ritmo, imágenes siempre secuenciadas y contextualizadas por las precedentes. Se suele decir que niños y niñas hacen oído con el inglés viendo películas en V.O.S.E. Parafraseando esta extendida idea, podríamos decir que los pequeños también adquieren experiencia lectora leyendo -o simplemente visionando- cómics y novelas gráficas. 

Poco texto, lectura rápida

Uno de los hándicaps que normalmente perjudicaban al cómic y la novela gráfica a ojos de padres y madres (y también de docentes) era la escasez de texto en comparación con una novela infantil. Sin embargo, lo que parece una desventaja podría ser justo todo lo contrario: y es que el poco texto hace que su lectura sea mucho más ágil y que los niños y niñas los acaben con mayor rapidez, demandando nuevos títulos que cada vez pueden ser más complejos e, incluso, incluir más texto. 

CÓMICS A PARTIR DE 7 AÑOS

En ese sentido, los cómics y las novelas gráficas son un puente fantástico entre el álbum ilustrado y la novela infantil. Sin ese puente, el tránsito entre los álbumes, en los que la imagen tiene el peso de la historia, y las novelas, en las que ese peso recae en el texto, es difícil de asimilar para muchos niños y niñas, que se podrían quedar por el camino. Con los cómics y novelas gráficas, sin embargo, se les facilita ese tránsito, se les ofrece una herramienta que se encuentra a medio camino entre unos y otras (más cerca de álbumes o novelas según la complejidad y el nivel de texto del cómic en cuestión). Es decir, que los cómics, a su manera, son un empujón para que luego los pequeños, sin necesidad de abandonar este género, busquen y acepten con el tiempo libros cada vez más complejos en los que el texto adquiere gran parte del protagonismo.

No deja de ser un proceso lógico. ¿Podría un niño aprender a multiplicar sin saber sumar y restar? Seguramente sí, pero todo es mucho más fácil si antes ha ido construyendo una base sólida y creando puentes entre otras operaciones matemáticas más sencillas. Lo mismo ocurre con la literatura. ¿Puede un niño o niña amar las novelas y leerlas con fruición sin haber leído antes álbumes ilustrados y cómics? Sí, por supuesto que sí, pero estoy seguro que le será mucho más fácil llegar a amar la lectura, en general, independientemente del género, si desde pequeño ha ido sentando unas bases, disfrutando de unos géneros que, de forma lógica y secuencial, le han ido acercando a otros más complejos. Y ahí, en esa lógica, el cómic y la novela gráfica adquieren un protagonismo y una importancia fundamentales. 

CÓMICS A PARTIR DE 12 AÑOS

Cómics y novelas gráficas para todas las edades

Si aún no lo has hecho, te invitamos a conocer algunas de las series de la colección Mi primer cómic de Beascoa, como Félix y Calcita, La tribu chatarra o Súper Caribú, ideales para niños a partir de 4-5 años. Los lectores más experimentados, a partir de 8 años aproximadamente, quizás se quieren dejar seducir por sagas adictivas como Los diarios de Cereza o Lulú y Nelson. Los y las adolescentes encontrarán historias que les interpelan en novelas gráficas como Corazón oscuro, Pumpkinheads. La última noche, Normal y Mix, o la versión en novela gráfica de un clásico de la literatura como Matar a un ruiseñor. Y para los amantes de los clásicos, que nunca falten Calvin & Hobbes o Mortadelo y Filemón

Más Populares

Más populares

Artículos relacionados

Lo que verás si lees cómics con tus hijos
¿Hace cuánto tiempo que no lees un cómic? ¿Hace cuánto tiempo que no pasas horas y horas entretenido con una página concreta dejando volar tu imaginación? Desaprende lo aprendido y vuelve a sentirte como un niño. 
Lo que verás si lees cómics con tus hijos
Cómics para fomentar la imaginación
La imaginación no es algo que nazca de forma espontánea. Adultos y niños necesitamos consumir recursos que nos sirvan de referente para generar nuevas ideas, que a su vez sirvan de nuevas lanzaderas para otras ideas más novedosas y complejas, y una de las mejores formas de añadir nuevas ideas es mediante la ilustración. Si quieres saber cómo fomentar la imaginación de tus hijos, sigue leyendo. 
Cómics para fomentar la imaginación
Leer cómics es leer. Beneficios de leer novela gráfica
La lectura de novela gráfica/cómic durante la infancia es algo que, de manera general, se percibe como una lectura de menor nivel. Como si el hecho de que se combinen elementos gráficos y texto, lo convirtieran en una lectura de menor calidad que la de libros sin viñetas, haciéndonos pensar que de ningún modo podrían aportar la misma complejidad o beneficios en el desarrollo de la que pueden ofrecer otro tipo de libros. 
Leer cómics es leer. Beneficios de leer novela gráfica
Añadido a tus libros guardados