Cuentos para educar en positivo
Pequeños preguntones 3 min.

Cuentos para educar en positivo

¿Cuántas veces te ha podido la desesperación y has gritado a tus hijos?

¿Cuántas veces les has castigado o dejado sin hacer su actividad favorita «para que aprendan»?

Sigue leyendo si crees haber probado todos los métodos de comunicación entre tus hijos y tú. Te falta uno: la educación en positivo. Y funciona. 

EQUIPO PENGUIN KIDS

Entendemos de libros que molan

La forma de educar cambia varias veces de una generación a otra. No es raro escuchar a una persona mayor decir alguna barbaridad que hoy nos parece impensable. Y como a los límites no hay que llegar bajo ningún concepto, los padres y madres nos frustramos, gritamos y casi nos convertimos en nuestros hijos cuando les da una pataleta. 

Todo lo que merece la pena en esta vida no se consigue siguiendo el camino fácil. Educar es complicado y no basta con tener paciencia. 

Todos y todas seguimos por redes o en algún blog a una familia ideal. Niños educados, padres y madres con tiempo para hacer un montón de cosas, planes todos juntos y sonriendo, platos llenos de verduras... y miramos a nuestro alrededor y solo tenemos juguetes por el suelo, rabietas a la hora de comer, berrinches a la hora del baño, formas de expresión que no han aprendido en casa, cambios de humor inesperados... ¿te suena? 

Educar no es fácil. Nuestros hijos no vienen con un manual y es complejo entender algunas situaciones que nosotros, como adultos, damos por hecho, pero para ellos todo es nuevo, incluso los sentimientos y las emociones.

CUENTOS_MOLONES_PARA_EDUCAR_EN_POSITIVI

Te recomendamos

Dinos, de todas estas cosas, cuál es la que controlas más:

  • Cómo abordar los enfados y validar emociones. Lo primero es ponerse en el lugar de nuestros hijos y entender por qué se sienten así. ¿Cómo? Validando sus emociones y permitiéndolas para buscar una solución. 
  • Cómo enfrentarte a las rabietas y a pedir perdón de forma sincera haciendo uso de la empatía. La mejor manera de entender a los demás es ponerse en su lugar. De esta forma, el perdón será sincero, no solo una formula manida. 
  • Establecer normas. Han de ser firmes pero con cariño, es decir, no ceder, pero tampoco enfadarse ni levantar la voz.

¿Ninguna? No te preocupes, nadie nace con los conocimientos necesarios para afrontar una educación en positivo y la paciencia necesaria para no fracasar en el intento. 

cuentos-molones-para-educar-en-positivo

Conoce a Una Madre Molona y Marido

Los cuentos de Una Madre Molona y Marido están basados en anécdotas reales que han ocurrido en su propia casa desde que empezaron a educar en positivo. Además, al final de cada cuento, facilitan una guía para padres y madres con la explicación y cuáles son las técnicas escogidas para afrontar los diferentes problemas que tratan en cada historia. 

cuentos_molones:para_educar_en_positivoIsabel y Daniel son padres de tres hijos. La paternidad puso sus vidas del revés, como nos ha pasado a todas y a todos, porque antes de nacer nuestros hijos nos enseñan cómo será el parto, cómo cambiar pañales y qué postura han de tener para dormir, y sin embargo nadie nos enseña a cubrir otras necesidades igual de básicas: sus emociones. 

cuentos-molones-para-educar-en-positivo

Más Populares

Más populares

Artículos relacionados

Cuentos molones para educar a padres e hijos
¿Ser padre o madre no es como esperabas? Tranquilo, todos hemos pasado por ese momento en el que hay llantos, gritos y desesperación por ambas partes. Y es que ser padre no es fácil, pero sí se puede hacer más llevadero si sabes cómo educar desde el respeto. Pero respeto por ambas partes, empezando por aceptar que los peques también tienen emociones y lo único que quieren es ser comprendidos.  Sigue leyendo si quieres conocer algunos consejos de Armando Bastida, el enfermero y pediatra que todos querríamos tener en casa las 24 horas del día. 
Cuentos molones para educar a padres e hijos
Cinco consejos para gestionar el enfado de nuestros hijos
Que nuestros hijos se enfaden es normal, pero podemos aliviar y prevenir futuros disgustos si les ayudamos a gestionar sus emociones. Descubre cómo.
Cinco consejos para gestionar el enfado de nuestros hijos
¿Le damos suficiente importancia a las emociones de nuestros hijos?
A veces damos muchas cosas por supuesto, creemos que nuestro hijo siente rabia y que «ya se le pasará», quizás está enfadado por «tonterías infantiles» o simplemente le vemos triste e intentamos distraerle sin ahondar en sus sentimientos. Si te ha pasado algo de esto, sigue leyendo, que hoy hablamos de emociones. 
¿Le damos suficiente importancia a las emociones de nuestros hijos?
Añadido a tus libros guardados