Libros para educar en el aliento y no en el halago
Pequeños preguntones 5 minutos

Libros para educar en el aliento y no en el halago

¿Es beneficioso el refuerzo positivo constante a la hora de educar a nuestros hijos?

Hoy Alejandra Melús nos explica la diferencia entre «aliento» y «halago» y cuándo emplear cada uno para que la educación no dependa de refuerzos externos.

ALEJANDRA MELÚS

Experta en Atención Temprana y primera infancia

@melusalejandra

A la hora de acompañar la infancia de nuestros niños y niñas tendemos a educar del modo que nos educaron a nosotros o, por lo contrario, siguiendo un modelo totalmente contrario a este. Una de las cuestiones que nos sigue preocupando es si debemos educar o no con premios, con el refuerzo continuo, donde le digamos al niño o a la niña lo que hace o no bien. A veces confundimos términos como disciplina positiva con no poner límites y decirle a nuestros niños solamente aquello que hacen bien, y todo esto nos lleva a tener dudas que se transmiten en el modo de acompañar la infancia de nuestros pequeños de manera inevitable.

En muchas de las conferencias que ofrezco a familias y profesionales que acompañan a niños y niños, surge el debate sobre si educar en el halago o en el aliento es o no adecuado. Pero, ¿cuál es la diferencia?

Halagar es resaltar al otro lo que hace, lo que está bien, ofreciendo, por lo tanto, un refuerzo externo a su comportamiento, y no interno como es el caso del aliento. Esto tiene como consecuencia que siempre acabe buscando el refuerzo del exterior, la aprobación de lo que hace, en lugar de buscar en sí mismo este estímulo y emoción.

Claves para educar en el aliento

• Impulsando: ser la mano donde se agarren si necesitan ayuda o consejo, pero nunca ponerles límites respecto a nuestras creencias o nuestras propias vivencias o limitaciones.

• Acompañando: hay que comprender que nuestros hijos se van a marcar unas metas diferentes a las nuestras y debemos respetarlas y comprenderlas, dándoles la mano en aquello que nos necesiten.

• Estando presentes: mostrarnos disponibles cuando nos necesitan, estar conectados, jugar, dialogar, mirarnos a los ojos, compartir tiempo juntos…

• Respetando: comprender que nuestros hijos no nos pertenecen y que tienen sus propios gustos y opiniones. Debemos poder compartir nuestras diferencias pero siempre validando las diferentes opiniones y respetándoles.

• Apoyando: podemos ser sus raíces, el punto de seguridad donde se apoyen e impulsen, pero no caminar el camino por ellos.

• Dando alas: es fundamental que les dejemos volar, siendo conscientes de lo que pueden lograr con esfuerzo, motivación y perseverancia. Debemos enseñarles a luchar por sus metas y a trabajar en sus objetivos, a esforzarse, ser constantes y luchadores.

• Confiando: es esencial que trabajemos la confianza tanto nuestra en ellos como de ellos en sí mismos. Si no les alentamos, sentirán que no les vemos capaces de hacer por ellos mismos, y esto es una desmotivación enorme para cualquier objetivo que se propongan. Un padre o una madre que cree en su hijo, le proporciona unas alas enormes para crecer en autoestima y alzar el vuelo.

• Motivando: si algo le cuesta o le supone un gran reto a mi hijo, debo ser apoyo y motivación para él. Resaltemos sus cualidades y virtudes y hagámosles creer en sí mismos, confiar en sus capacidades y en sus metas.

• Admirando: querer a nuestro hijo tal y como es, con sus virtudes y defectos, tal y como nos quiere él a nosotros. Comprender que él nunca será yo, ni yo nunca seré él, y así, podamos amarnos de manera incondicional.

Te muestro algunos de mis títulos favoritos donde podemos encontrar estos valores que acabo de mencionar:

Un cuento de Rafa Guerrero que nos ofrece todas las herramientas posibles para desarrollar un apego seguro, tan necesario y clave para poder crecer educándonos en el aliento. El vínculo y el amor incondicional son las llaves maestras para poder crecer libres y con confianza.

  • ¡En oferta!
  • -5%
  • Fuera de stock

¿Me acompañas?

Un cuento para trabajar el apego seguro y los vínculos entre padres e hijos desde el respeto, el cariño y los buenos tratos.

Seis nuevos cuentos de la Anna Morató que hablan sobre la capacidad del ser humano, sus valores, su poder de relacionarse, de sentir, de superación… Una recopilación de títulos que nos dan herramientas para desenvolvernos en la vida con una actitud y pensamiento positivos, donde las claves de la felicidad no son ni tener problemas sino saber enfrentarnos a ellos.

  • ¡En oferta!
  • -5%

De mayor quiero ser... feliz 3

Anna Morató García

El esperadísimo tercer volumen del éxito De mayor quiero ser... feliz. Seis nuevos cuentos con nuevos aprendizajes sobre la felicidad que nos acompañarán toda la vida.

Se trata de una recopilación de varios cuentos donde aprender a gestionar y acompañar nuestras emociones y las de nuestros niños y niñas, con situaciones cotidianas y del día a día.

  • ¡En oferta!
  • -5%

Cuentos molones para educar en positivo

Isabel Cuesta (Una Madre Molona)

Daniel Pérez (Marido)