Niños altamente sensibles (NAS): cómo acompañarles
Pequeños preguntones 3 min.

Niños altamente sensibles (NAS): cómo acompañarles

¿Es tu hijo o hija especialmente sensible a algunos estímulos como olores, sonidos o luces? ¿Tiene intuición y creatividad y se emociona con facilidad? ¿Siente empatía y sufre cuando se pone en la piel de los demás? 

Sigue leyendo este post de Diana Oliver para saber cómo acompañar a un niño o niña altamente sensible.

DIANA OLIVER

Periodista especializada en infancia

@dianaoliver.es

La Real Academia Española recoge hasta diez acepciones para la palabra «sensible». Me quedo con la cuarta: «Capaz de apreciar algo o de reaccionar emocionalmente ante ello». 

Algunas personas, ya desde la infancia, muestran un elevado grado de sensibilidad a los estímulos. Es decir, su capacidad de sentir es mucho mayor y son más conscientes de lo que sucede a su alrededor. No es ni mucho menos una patología sino que se trata de un rasgo de la personalidad que comparte alrededor del 15% de la población. 

Lo que ocurre es que cuando dicho rasgo se manifiesta en la infancia, no siempre es acompañado de la mejor manera debido a su desconocimiento. «Son niños y niñas que tienen una forma de percibir y de sentir muy intensa. Ven, escuchan y huelen como si tuviesen amplificadores incorporados en los sentidos, por eso en ocasiones se sienten muy abrumados ante los estímulos que los rodean. Además, gozan de una empatía extrema, por eso pueden sufrir más de la cuenta a la hora de ponerse en la piel de los demás. Son creativos, intuitivos e imaginativos y suelen estar muy atentos a las necesidades de los otros», explica Susanna Isern, escritora, psicóloga, madre de tres hijos y autora de La armadura de Hugo, un álbum ilustrado que cuenta la historia de un niño con una sensibilidad extraordinaria. Una sensibilidad que, en ocasiones, le hace sufrir, lo que le lleva a ponerse una armadura para evitarlo. 

Te recomendamos

Interior del libro La armadura de Hugo

A la autora, la idea de tratar el tema de los niños y niñas más sensibles en un álbum ilustrado le pareció fantástica, ya que esto le permitiría ayudar a esos niños y a sus familias a entender este rasgo. «Al pensar en una trama, enseguida llegó a mi cabeza la imagen de un niño que vestía una armadura para dejar de sufrir. En un primer momento busqué información sobre los niños altamente sensibles: libros, artículos, casos… Quería que mi historia reflejara fielmente la realidad de estos pequeños y que a la vez tuviera fantasía. Me puse en la piel de un niño sensible y me dejé llevar para escribir el relato», cuenta a través de correo electrónico. 

Sentirse comprendidos

Aunque cada vez hay más información acerca de la existencia de las personas altamente sensibles (PAS) y de los niños altamente sensibles (NAS), esta sensibilidad sigue siendo un rasgo poco conocido. Muchas familias tienden a confundir la alta sensibilidad con alguna patología o con algún problema de comportamiento y acaban emprendiendo un periplo por un sinfín de especialistas. Es por ello que es fundamental conocer las características de la alta sensibilidad. Desde la Asociación de Personas con Alta Sensibilidad de España (APASE) ofrecen información y recursos como un test de orientación realizado por la doctora e investigadora en psicología Elaine N. Aron, pionera en el estudio del rasgo de la personalidad, para determinar si se es una persona con alta sensibilidad; una herramienta que puede ser muy útil para las familias con hijos o hijas que puedan presentar determinados indicios. Porque sentirse comprendidos y acompañados es tan necesario como recibir amor, alimento o protección.

Características habituales que presentan los niños altamente sensibles:

  • Tienen una sensibilidad enorme ante estímulos externos, como sonidos, olores o luces brillantes. 
  • Se agobian mucho en determinados contextos como las aglomeraciones de gente o los lugares ruidosos. 
  • Muestran una enorme empatía, lo que a veces les hace sufrir mucho.
  • Son muy perfeccionistas, por lo que manifiestan un elevado sentimiento de frustración cuando algo no les sale como esperan. 
  • Su estado emocional es un volcán, mucho más que en niños que no presentan este rasgo. 
  • La alta sensibilidad es un rasgo que se transmite genéticamente por lo que es muy probable que detrás de un niño con alta sensibilidad haya un adulto que también tenga este rasgo.

Ilustración de La armadura de Hugo

    Libros como La armadura de Hugo ayudan a visibilizar la alta sensibilidad: puede haber personas que descubran que sus hijos son así a raíz de su lectura y también los adultos se pueden ver reflejados. «Me han llegado varios casos de personas que se han identificado como PAS en edad adulta y han logrado comprenderse mucho mejor a sí mismos. No hay que olvidar que la sensibilidad es un rasgo que se transmite genéticamente», cuenta Isern.

      Además, en este caso, el libro busca potenciar la sensibilidad como una don y una gran virtud y no como un defecto, algo que para su autora era muy importante destacar porque cree que a nivel social está muy presente la idea de que la sensibilidad es algo negativo. Que el protagonista del cuento sea un niño tampoco es casualidad: «Todavía hoy en día a los varones se les exige ser mas “fuertes” y “valientes”. En algunos casos se les permite menos llorar y no se les deja ser sensibles porque  supuestamente eso es una cosa de niñas».

        ¿Qué podemos decirle a las familias que puedan sospechar que su hijo o hija tiene este rasgo de personalidad? Susanna Isern lo tiene claro: «Que abran sus sentidos y su corazón, que traten de empatizar y comprenderlos lo mejor posible desde el respeto, la aceptación, la paciencia y el amor. Es importante que las emociones de estos niños sean validadas y nunca cuestionadas por aquellas personas que los rodean». 

          Una forma de sentir el mundo que debemos aprender a acompañar, porque ¿quién dijo que fuera fácil?

          «La armadura de Hugo», de Susanna Isern e ilustrado por David Sierra

          La armadura de Hugo, de Susanna Isern

          Hugo es un niño con un don: tiene la capacidad de percibir el mundo de una forma asombrosa. Sin embargo, a veces, eso le juega malas pasadas. Algunos niños de la clase no lo entienden y se ríen de él. Un día Hugo encuentra la forma de protegerse de lo que le hace daño: ¡poniéndose una armadura! Pero ¿esto le servirá para acabar con sus problemas? ¡Te animamos a que lo descubras!

          Este álbum escrito por Susanna Isern e ilustrado por David Sierra Listón está disponible en castellano y catalán. 

          Más Populares

          Más populares

          Artículos relacionados

          Conocer y respetar los ritmos en la infancia: cada niño es único y diferente
          ¿Todos maduramos al mismo ritmo? ¿Se puede forzar el proceso de maduración de cada uno? Dentro de un patrón que va a darse con seguridad, pero antes o después, ¿es necesario adelantarlo, precipitarlo o forzarlo? Sigue leyendo para conocer los consejos de Alejandra Melús que te permitirán respetar los tiempos de tus hijos a la hora de crecer y desarrollarse socialmente. 
          Conocer y respetar los ritmos en la infancia: cada niño es único y diferente
          ¿Le damos suficiente importancia a las emociones de nuestros hijos?
          A veces damos muchas cosas por supuesto, creemos que nuestro hijo siente rabia y que «ya se le pasará», quizás está enfadado por «tonterías infantiles» o simplemente le vemos triste e intentamos distraerle sin ahondar en sus sentimientos. Si te ha pasado algo de esto, sigue leyendo, que hoy hablamos de emociones. 
          ¿Le damos suficiente importancia a las emociones de nuestros hijos?
          Acompañamiento emocional en la infancia a través de la lectura
          La educación está en constante cambio. Es cierto que hay aspectos que se llevan trabajando e inculcando desde hace décadas, pero hay otros valores que son cambiantes y van teniendo más relevancia cada día gracias a las investigaciones, estudios y a las necesidades que van surgiendo, como es el caso del desarrollo emocional, el cual es esencial a lo largo de la vida. Sigue leyendo si quieres que te recomiende algunos libros que hablan sobre emociones. 
          Acompañamiento emocional en la infancia a través de la lectura
          Añadido a tu lista de deseos